Sociedad

AGROMODELO Y EDUCACIÓN PÚBLICA

Cuando el brazo de Monsanto censuró manuales de educación ambiental para docentes

AAPRESID revela modus operandi que permitió manipular contenido de manuales escolares para ocultar información sobre riesgos sanitarios, ambientales, sociales y económicos del agromodelo argentino.

Martes 7 de marzo | Edición del día

AAPRESID (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa) se autodefine como una ONG sin fines de lucro, no obstante puede verse en su página web la profusión de publicidad empresarial. Además, es junto a los diarios Clarín y La Nación, propietaria de ExpoAgro, una muestra anual a la cual concurren entidades y empresarios vinculados a los negocios, para realizar operaciones comerciales por varios millones de dólares, fortalecer y propagandizar el modelo, planear estrategias y presentar nuevas tecnologías que permitan aumentar la rentabilidad. También concurren habitualmente altos funcionarios, legisladores y ministros de provincias y la nación.

Se trata, en verdad, de un grupo de personas que funciona primordialmente como lobbysta del modelo de agricultura transgénica importado desde EEUU en el año 1996, con la llegada de la semilla de soja genéticamente modificada patentada por la corporación Monsanto, resistente al herbicida Round-Up producido por la misma.

A comienzos del año 2011 el Ministerio de Educación de la Nación y la Secretaría de Ambiente de la Nación editaron 350 mil Manuales de Educación Ambiental para Docentes en los cuales científicos convocados al efecto describen los peligros ambientales y sanitarios de la agricultura química y la minería a cielo abierto, entre otras actividades.

Comienza la operación

El 20 de abril del mismo año el responsable del suplemento rural del diario Clarín publicó un artículo titulado “Los chicos, rehenes de guerra” en el cual expresa su oposición a que se hagan públicos los efectos que el modelo agrario provoca en la salud y el ambiente.

Pocos meses más tarde, el 19 de agosto de 2011, el XIX Congreso Anual de AAPRESID llevado a cabo en la ciudad de Rosario, en presencia del Ministro de Agricultura de la Nación Julián Domínguez, el gobernador Hermes Binner y el intendente de la ciudad Miguel Lifchitz, el presidente de la entidad reclamó “evitar su nociva divulgación”, en explícita alusión a la distribución de los manuales

Minuto 6:00. Presidente de AAPRESID se refiere a los manuales escolares de educación ambiental para "evitar su nociva divulgación".

La distribución de dichos manuales, elaborados para los niveles Inicial, Primario y Secundario, quedó trunca apenas iniciada, y simultáneamente fue quitado el vínculo de la página oficial de la Secretaría de Ambiente de la Nación que permitía descargarlos gratuitamente.

La revelación

Durante el transcurso del XXI Congreso de AAPRESID, realizado en el mes de agosto del año 2013 también en la ciudad de Rosario, el programa radial Hombres de campo entrevistó a su vicepresidenta, María Beatriz Giraudo, empresaria agropecuaria, quien ha sido señalada como lobbysta de Monsanto y cuyo nombre se especuló pudo ir a la cabeza del INTA con la nueva administración de Macri a finales de 2015. En esta entrevista de 2013 relató cómo se urdió la operación para detener la distribución de los manuales y modificar otros libros de texto escolares provocando un relajamiento en las alertas y prevenciones, especialmente grave desde que existen datos oficiales vg. en el Ministerio de Salud de Santa Fe y la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario -entre muchas otras- del vínculo entre agroquímicos y afecciones agudas, así como con el fuerte incremento de las tasas de cáncer en poblaciones rodeadas de cultivos transgénicos.


María Beatriz Giraudo, vicepresidenta de AAPRESID.

Lo que sigue es la transcripción íntegra y textual del reportaje:

Hombres de campo: -Y vamos a seguir con el ámbito cultural. Vamos a seguir porque esto es un tema que preocupa, y mucho que tiene que ver con los libros, que tiene que ver con los manuales, que tiene que ver con la educación y que es lo que se está manifestando en las escuelas primarias, que es lo que se les está dando a conocer a los chicos y por eso vamos a hablar con María Beatriz Giraudo, quien es vicepresidente de AAPRESID. María Beatriz, gracias por atendernos, Hombres de campo la saluda.

María Beatriz Giraudo: -Hola, qué tal. ¿Cómo están ustedes? Gracias por llamarnos.

Hombres de campo: -María Beatriz, ¿Qué es lo que ustedes encontraron, como decía Jorgelina, en los libros de texto del secundario?

María Beatriz Giraudo: -Sí. Los estaba escuchando y ojalá hablaríamos de esas historias tan gratas. Esto ya hace más de tres años. En realidad, empezó el movimiento porque todos los padres empezamos a tomar conocimiento de, lamentablemente, no solo a nivel primario sino a nivel secundario también, en los distintos niveles educativos, qué era lo que se estaba transmitiendo en los manuales de estudio de lo que era la realidad del modelo agropecuario argentino, de cómo eran las formas de producción, cómo eran las formas de trabajo que elegían las personas en el campo. Y la verdad es que la distorsión es tremenda, y entonces empezamos a tener distintas reuniones. Primero entre privados, comentando e intercambiando acerca de esta temática que, como ya les digo empezó con un manual, un compendio de quinto grado, pero después cuando empezamos a revisar nos dimos cuenta que estaba en todos los niveles, y entonces, bueno, empezar estas reuniones para ver qué se podía hacer al respecto. La verdad que rápidamente, con una gestión que agradecemos de Paula Marra, y en ese momento Silvina Gvirtz era la ministra de Educación de la provincia de Buenos Aires, nos pusieron rápidamente en contacto con las editoriales y tuvimos una reunión muy interesante en ese sentido, donde tomamos contacto de cómo se llegan los contenidos a las editoriales, cómo se manejan y cómo definitivamente tienen que responder a una currícula establecida. Avanzamos en ese sentido con la idea de acercar la realidad de la producción agropecuaria y contenidos para poder tenerlos en cuenta. Tuvimos una reunión con la Cámara Argentina de Publicaciones y con los titulares de las distintas editoriales, avanzando muy rápidamente pero lamentablemente todo esto se vio opacado. Todo este avance, con una masiva edición. Estamos hablando de 350 mil ejemplares que la Unidad de Coordinación de Educación Ambiental, que depende del Ministerio de Educación de la Nación, había preparado para distribuir a colegios, a lo largo y a lo ancho del país, donde la embestida contra el campo era aún más importante, o el nivel de error acerca de cómo abordar la temática se profundizaba entonces. Bueno, tuvimos directamente una reunión donde participamos desde AAPRESID con el ministerio, con el mismo Ministro de Educación de la Nación “Simeone” (sic). Estuvo presente el Minagri a través del secretario de agricultura Lorenzo Basso, la Unidad de Coordinación Ambiental que había editado este manual y, bueno, como siempre estas reuniones en la medida de que se toma contacto con la realidad de la información y todo, son buenas oportunidades pero el máximo nivel que se logró fue que en estos, en esta repartija de estos compendios se iba a incluir un “dossier” de lo que era la realidad del modelo de producción agropecuaria en Argentina ofrecido por las instituciones que estábamos preocupadas por la temática. Hasta ahí los máximos avances de la mano, como esto venía muy lento, ACSOJA se encargó de cubrir económicamente una revisión de todos los manuales que están hoy en el ámbito educativo. Y les diría que, como resultado positivo, lo que se logró es, al menos, impedir que estos 350 mil ejemplares se difundieran, y creo que no llegaron a ser 90 mil los que tuvieron su entrega.

Hombres de campo: -Concretamente, ¿cuáles eran, digamos, los conceptos de estos manuales? ¿Qué fue lo que a ustedes les preocupaba?

María Beatriz Giraudo: -Mirá, básicamente la distorsión en la tecnología aplicada. Cero conocimiento de las buenas prácticas agrícolas de la mano de la siembra directa, todo lo que tiene que ver con la rotación de cultivos, uso de fertilizantes. En cuanto a la rotación de cultivos adjudicaban al productor el monocultivo sojero y lo asociaban a los “pooles” de siembra, desconociendo la cultura de desarrollo sustentable que ostenta Argentina que lamentablemente no nos lo podemos apropiar todos los ciudadanos del país como un modelo que es líder en el mundo y que, bueno, que por falta de políticas de gobierno que acompañen este uso tecnológico no lo podemos llevar a cabo.

Hombres de campo: -María Beatriz, ¿Vos recordás concretamente algunos párrafos así para que la gente y nosotros nos demos cuenta de cuál era el tenor del error?

María Beatriz Giraudo: -Mirá, básicamente lo que se está diciendo lamentablemente no tengo ahora abierto justamente los párrafos pero se los puedo facilitar como para que los puedan compartir con su audiencia, pero el eje del problema es el ataque a los “pooles” de siembra, el ataque al monocultivo sojero como si fuera una decisión del productor que tiene ambición de lucro excesivo y no una problemática de reglas claras para poder poner en práctica todo el esquema de rotación para mantener a los suelos fértiles, el esquema de terrateniente versus cooperativa y asociativismo.

Hombres de campo: -Claro. María Beatriz, si te parece podemos compartir. En este caso tengo un párrafo de uno de los manuales de Ciencias Sociales de quinto grado, editorial Santillana. Lo que menciona aquí: El título es Desde el suelo hasta el río, y plantea lo siguiente. Dice: “Observá el esquema de esta página. Ahí se pude ver...”, justo en este momento tengo una fotocopia. No lo puedo detallar con profundidad pero básicamente es un campo donde se puede ver un avión. Dice: “Observá el esquema de esta página. Podrás ver un avión que está fumigando y el producto que utiliza además de contaminar el aire se introduce en la capa subterránea de agua. Después el agua contaminada llegará a un río y afecta a los peces que viven allí y a las personas que viven cerca y usan el agua de ese río. Así es como una actividad relacionada con la agricultura provoca un problema ambiental”. Así es lo que dice uno de los libros que de verdad, leerlo, ya causa escalofríos.

María Beatriz Giraudo: -Sí. Les iba a comentar justamente ese último eje antes de que vos empezaras, y el otro eje es el de la contaminación con un abordaje totalmente basado en el desconocimiento. Se habla de fumigaciones cuando en el campo y en la agricultura se hacen pulverizaciones y no tiene en cuenta para nada el uso responsable ni las clases toxicológicas, o sea, creo que el nivel de desconocimiento es en etapas muy anteriores, más allá de que es necesario una revisión a fondo de toda, de todo, de realmente de toda la actividad agropecuaria, pero nosotros, lo que les quería contar es que desde AAPRESID, como veíamos que el tiempo pasaba y realmente no teníamos soluciones porque, no solo el ámbito agropecuario sino por ejemplo la Asociación de Empresas Argentinas AEA también ellos están preocupados y trabajando en este tema, y la verdad que nosotros abogábamos por hacer un trabajo en conjunto dónde pudiéramos realmente, desde todas las actividades, poder verter la información cierta de lo que se hace y para que llegue de esa manera los contenidos de los distintos niveles educativos, pero nosotros desde AAPRESID lo que hicimos es instalar el proyecto Aula AAPRESID como la forma rápida de llegar a las escuelas y poder contar... A través de este proyecto nosotros no damos cátedra en ningún lado sino que contamos lo que hacemos en la actividad agropecuaria, instalamos un debate donde tanto alumnos como educadores y hoy en día ya distintos representantes de distintas organizaciones y de la sociedad en su conjunto tienen la posibilidad de preguntarnos, intercambiar, contarnos sus dudas, contarnos sus reclamos, hacernos sus quejas, y nosotros podemos dar respuesta desde el ámbito que realmente nos dedicamos a esta actividad y podemos contar el día a día de la misma. Pero sin duda que esto amerita un trabajo profundo y a conciencia porque es una picardía, que, no es que el campo sea lo más importante del país, pero sin duda que es un motor esencial para todo el engranaje del desarrollo de la nación, y producimos alimento no sólo para nuestro país sino para el mundo, y realmente no poder sentirnos orgullosamente un país agroalimentario con lo que eso significa a nivel global es una picardía que nos estamos, insisto, perdiendo no solo los productores agropecuarios sino toda la ciudadanía.

Hombres de campo: Sí. La verdad que sí... María Beatriz, queremos agradecerle mucho por este espacio. De verdad ha sido muy importante dialogar acerca de esto y, bueno, ojalá que de alguna manera se pueda revertir esta situación en cuanto a la información que se le da a los chicos, ¿no? La información… Los chicos crecer con este tipo de contenidos totalmente erróneos y muy lejos de la realidad.

María Beatriz Giraudo: -Sí. Totalmente. Y bueno, invitarlos a que sigamos trabajando juntos en este sentido. No bajemos los brazos, y sin duda que la mejor manera es que los que hacemos las cosas cada uno en nuestra actividad, que somos los que conocemos la realidad del día a día, poder brindarnos para que éste conocimiento de la realidad llegue más rápido a destino.

Hombres de campo: -Claro, María Beatriz. Gracias, hasta la próxima.

María Beatriz Giraudo: -A ustedes. Hasta luego.

Hombres de campo: María Beatriz Giraudo es vicepresidenta de AAPRESID y estaba en diálogo con nosotros aquí, en Hombres de campo.






Temas relacionados

Educación pública   /    Transgénicos   /    Ecología y Medioambiente   /    Monsanto   /    Santa Fe   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO