Internacional

MEDIO ORIENTE

Cruce entre Estados Unidos y Rusia por armas químicas en Siria

La Casa Blanca informó sobre un “potencial” ataque con armas químicas del presidente sirio, Bashar al-Assad. Rusia consideró "inaceptable" cualquier amenaza contra su aliado Siria.

Martes 27 de junio | 10:29

La Casa Blanca advirtió al presidente sirio, Bashar al-Assad, que él y su Ejército "pagarán un precio alto" si llevan a cabo un ataque con armas químicas. La advertencia llego luego de que Estados Unidos dijo tener razones para creer que tales preparativos estarían en marcha.

El comunicado del gobierno estadounidense se difundió a última hora de este lunes, y asegura que, unos preparativos que Siria está llevando a cabo son similares a los que emprendió antes del ataque químico del 4 de abril que causó la muerte a decenas de civiles. Luego de ese ataque, sin prevía investigación concluyente del quién fue el responsable por el mismo, el presidente Donald Trump ordenó una incursión con misiles contra una base aérea siria.

Te puede interesar: Ataque de Estados Unidos a Siria: un mensaje con múltiples destinatarios

"Estados Unidos ha identificado posibles preparativos para otro ataque con armas químicas por parte del régimen de Assad” dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que para rematar la intencionada especulación aseguró “que probablemente resultaría en el asesinato en masa de civiles, incluyendo niños inocentes",

La agencia Reuters asegura que funcionarios de la Casa Blanca no respondieron a las solicitudes de comentarios respecto a posibles planes de Estados Unidos o sobre los datos de inteligencia que motivaron la declaración respecto a Siria.

La advertencia estadounidense llevó a una rápida respuesta del gobierno ruso. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró este martes que su gobierno considera "inaceptable" cualquier tipo de amenaza de Estados Unidos contra el "liderazgo legítimo" de Siria.

Al mismo tiempo desde Moscú consideran "igualmente inaceptable e inadmisible la utilización de materiales químicos".

Desde el Kremlin respondieron así a la advertencia lanzada anoche por el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que acusó al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, de estar preparando un nuevo ataque con armas químicas en Siria y sostuvo que, de ocurrir, Damasco pagaría "un alto precio".

"No sabemos en qué se basa esta declaración y, desde luego, rechazamos categóricamente que se usen las palabras "otro ataque", porque a pesar de todas las exigencias de la parte rusa no hubo una investigación internacional imparcial sobre la anterior tragedia con el empleo de sustancias químicas tóxicas", afirmó Peskov.

El gobierno estadounidense no detalló en el comunicado dónde ni cuándo ha detectado esos "potenciales preparativos" del régimen sirio para un nuevo ataque con armas químicas. La advertencia vuelve a mostrar que desde la Casa Blanca se comportan de manera impredecible y es quizás una de las muestras más claras de que el liderazgo de la principal potencia mundial efectivamente se ha vuelto difícil de prever desde la llegada de Trump, reforzando un posible escenario, no solo el aumento de las tensiones internacionales, sino el inicio de conflictos de mayor magnitud que pueden tener consecuencias mundiales.

Te puede interesar: Hacia una nueva etapa de la situación mundial








Temas relacionados

Estados Unidos   /    Guerra en Siria   /    Rusia   /    Siria   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO