Mundo Obrero

INAUGURACIÓN EN MONDELEZ

Cristina está contenta con Beldent, pero sus trabajadores mastican bronca

El viernes pasado en el marco de una nueva cadena nacional por la inauguración de la central eléctrica de Rio Turbio, previamente la presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló en teleconferencia con la Planta de Mondelez, (la ex Stani). Opina un trabajador.

Tomás Suárez

Obrero de Móndelez planta Victoria (ex Stani)

Martes 8 de septiembre de 2015 | Edición del día

El viernes pasado, en medio de una nueva cadena nacional, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló en teleconferencia con la Planta de Mondelez, (la ex Stani) ubicada en la localidad de Victoria, Partido de San Fernando. Allí se inauguraba una nueva línea de Beldent Infinit. Fue un anuncio más para la tribuna: la nueva línea de producción todavía no está en funcionamiento.

Desde la planta conversaron con la presidenta, Augusto Costa, secretario de Comercio, y uno de los dirigentes de La Cámpora que se mezclaba con la primera línea de gerentes de esta multinacional yanky. Este “militante nacional y popular” hablaba como un verdadero CEO, un gerente, contando que la inversión para esta nueva línea fue de 16 millones de dólares y que va a sustituir importaciones por 10 millones de dólares, siendo Argentina el primer país en America Latina de consumo per cápita de chicles sin azúcar. Y que la misma se da en el marco de inversión de 100 millones de dólares en los últimos 4 años. Pero como dice uno de los trabajadores “su discurso está lleno de falsas verdades cuando afirma que es produccion nacional , todos sabemos que es una multinacional extranjera”.

Beldent industria nacional, ganancias norteamericanas

Costa le comentó a la presidenta que el 90 % de los productos de la firma son fabricados y comercializados en el país. Lo que no dijo es que las enormes ganancias de esta multinacional son giradas al exterior. En nuestro país facturan anualmente 5.600 millones de pesos, ocupando los primeros lugares en ventas de chicles, bebidas en polvo, gelatinas y segundos en chocolates y caramelos. El gobierno “Nac & Pop” habla de “sustitución de importaciones”… de la mano de las multinacionales extranjeras. Mientras que la mayoría de los trabajadores que fabrican esos dulces y golosinas tienen la categoría inicial y no llegan con su salario a cubrir la canasta familiar.

Los trabajadores masticamos… bronca

Cristina Kirchner dijo que ahora vamos a poder masticar tranquilos “Beldent industria nacional”. Perolos trabajadores hace años que lo único que masticamos es bronca. La mayoría nos encontramos flexibilizados y discriminados con un convenio a la baja (Mantecol) con respecto a los trabajadores de mayor antigüedad, se trabajan los sábados y los domingos turnos rotativos sin tiempo de descanso y disfrute para la vida.

La Presidenta saludó la generación de 40 nuevos puestos de trabajo (flexibilizados), pero en los últimos años la empresa viene realizando despidos encubiertos con retiros voluntarios y despidos discriminatorios, destruyendo aproximadamente la misma cantidad de puestos de trabajo que se generaron. Muchos de los despidos se trataban de casos de trabajadores rotos por los ritmos de producción que generan todo tipo de enfermedades laborales como tendinitis, hernias de disco, etc. Encima de rompernos ni siquiera respetan los certificados de nuestros médicos. Esta nueva línea de Beldent automatizada sin dudas le dejara enormes ganancias a la empresa pero junto con ellas un reguero de trabajadores rotos que no dudaran en echar a la calle como mano de obra descartable.

Más de 10 años de crecimiento y no se revirtió las condiciones menemistas de flexibilización laboral en la planta. Esto no hubiese sido posible sin la complicidad del STIA de Rodolfo Daer, quien firmo a espaldas de los trabajadores estas condiciones de trabajo a favor de los empresarios.

Unidos y organizados

A pesar de su discurso nacional no es este el único ejemplo de beneplácito del gobierno con empresas norteamericanas. Ya vimos la entrega a la Chevron de nuestros recursos naturales o su accionar en la gran lucha de los indomables de Lear contra los despidos. Allí empresa, burocracia sindical, fuerzas represivas y el gobierno estuvieron unidos y organizados para reventar a los trabajadores.

Siempre estuvieron del lado de la multinacionales, pero como dice uno de los trabajadores de la planta “el único camino es la organización y la lucha para que no avasallen nuestros derechos, para terminar con la discriminación, con el convenio trucho ,para la igualdad de las mujeres, para no convertirnos en material descartable ,para trabajar ocho horas cinco días y nada más, para poder tener una comisión interna y un sindicato combativo y antiburocrático como nos merecemos los trabajadores, exijamos un plan de lucha por nuestros derechos, contra este gobierno que se arrodilla frente a las multinacionales y contra el futuro gobierno que venga con Scioli, Macri y Massa, que van a querer descargar la crisis sobre los trabajadores”.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO