Política

OPINION

Cristina Kirchner en campaña electoral: sus silencios y “olvidos” en las redes sociales

La ex presidenta, entre el armado electoral del peronismo y una campaña antimacrista que silencia el rol del peronismo en estos casi 17 meses de Cambiemos. Los senadores que votaron a los jueces de la Corte Suprema.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Jueves 4 de mayo | Edición del día

Mientras mantiene la incógnita sobre su posible candidatura para las elecciones legislativas, la ex presidenta Cristina Kirchner desarrolla por estos días una intensa actividad política. Para algunos, se trata de la preparación del terreno para su postulación en la Provincia de Buenos Aires. Para otros, en cambio, la ex mandataria busca apuntalar a su propia tropa contra el macrismo y para la disputa interna del peronismo.

Más allá de estas especulaciones, de las cuales todo el arco político está pendiente para ver cómo queda conformado el escenario electoral, lo cierto es que Cristina Kirchner se ubica con un perfil alto en la actual coyuntura política.

Por un lado, lejos está de ser ajena a las discusiones por el armado electoral. Este martes por la noche, a tan solo 50 días del cierre de listas y antes de emprender una gira por Europa, participó de una reunión con dirigentes peronistas. Estuvieron presentes entre otros Juan Cabandié, Máximo Kirchner, Fernando Espinoza, Martín Insaurralde, Leonardo Nardini, Gustavo Menéndez, Verónica Magario, Walter Festa, Juan Pablo De Jesús, Jorge Ferraresi, Mario Secco, Pablo Zurro, Eduardo "Wado" De Pedro, Andrés "Cuervo" Larroque, Ariel Sujarchuk, Francisco "Paco" Durañona, Juan Ignacio Uztarroz, Juan José Mussi, Gustavo Arrieta, Mariano Cascallares, Alberto Descalzo, Hugo Corvatta y Fernanda Raverta.

El portal web kirchnerista “El Destape” difundió una poco verosímil versión según la cual “no fue una cena dedicada a la ´rosca´ electoral”. Muy por el contrario, otras lecturas apuntaron a subrayar que la representatividad del encuentro buscó mostrar fortaleza para intentar que el randazzismo desista de ir a las PASO, y así perfilarse hacia una lista de unidad del peronismo.

Lo que sí es cierto es que la discusión sobre las listas va acompañada de un perfil político de campaña contra el macrismo, donde priman los silencios y los “olvidos”.

Una campaña llena de “olvidos” desde las redes sociales

Por otro lado, la ex presidenta se muestra por estos días muy activa desde las redes sociales, desde donde ensaya un discurso de campaña electoral que apunta a intentar capitalizar el descontento con el macrismo.

La “amplitud” en el armado de las listas electorales tiene su correlato en un discurso político plagado de silencios que intentan ocultar el verdadero rol del peronismo en la oposición durante estos casi 17 meses de Gobierno de Macri.

Desde este ángulo se explica que en cada denuncia contra el macrismo que hace Cristina Kirchner desde las redes sociales haya temas que brillan por su ausencia: la discusión sobre el rol de los senadores del PJ-Frente para la Victoria que le votan al Gobierno nacional las leyes de ajuste y entrega; la responsabilidad de Alicia Kirchner y otros gobernadores sobre la situación del pueblo trabajador en sus provincias; o la tregua que los dirigentes sindicales kirchneristas le ofrecen al macrismo. Todos ellos son baluartes indispensables de la gobernabilidad macrista. Es que para el kirchnerismo en la oposición nunca se trató de derrotar los planes de ajuste de Cambiemos, sino de capitalizar el descontento de forma electoral, mientras siguen avanzando los despidos o el deterioro de los salarios.

La última muestra de esta política fue este miércoles alrededor del debate sobre el fallo de la Corte Suprema que resolvió a favor de la aplicación del “2x1” para permitir la reducción de tiempo de cárcel a los condenados por delitos de lesa humanidad.

Desde las redes sociales, Cristina Kirchner afirmó que “cuando el campo popular se debilita, se fortalece el contrario y se empieza a perder lo que se había ganado”. También afirmó que “los 2 nuevos jueces de la Corte Suprema votaron equiparar el Terrorismo de Estado con los delitos comunes”.

El problema es que Cristina Kirchner “olvidó” mencionar que esos “2 nuevos jueces de la Corte Suprema” recibieron la aprobación de sus pliegos por parte de un Senado donde el bloque mayoritario es el del PJ-Frente para la Victoria. El pliego de Horacio Rosatti (quien además fue ministro de Justicia durante la presidencia de Néstor Kirchner) fue aprobado con 29 votos de este espacio, mientras que el de Carlos Rosenkrantz recibió 26 votos por parte de este bloque legislativo. Dicho de otro modo, sus pliegos jamás hubieran sido aprobados sin los votos del PJ-Frente para la Victoria, que levantaron sus manos junto a los de Cambiemos y otros bloques políticos. La tercera jueza que avaló el polémico fallo de este miércoles, Elena Highton de Nolasco, había sido propuesta de Néstor Kirchner el 9 de junio de 2004. Asimismo, también es lícito preguntarse cuántos años “atrasaban” en materia de derechos humanos los nombramientos de César Milani o Sergio Berni bajo los gobiernos de la ex presidenta. Quizás todo esto no ayude a fortalecer el “campo popular”, y en cambio contribuya bastante al avance de la derecha.

No es el único ejemplo de campaña basada en silencios de los últimos días. El martes por la noche Cristina Kirchner también había usado las redes sociales para difundir un video en el cual se compara al neoliberalismo de Macri con el menemismo y la Alianza de Fernando de la Rúa. En un ingenioso trabajo de archivo, se encuentran en el video evidencias contundentes de las similitudes discursivas entre aquellos gobiernos y el actual respecto de sus promesas y engaños de mejoras para el pueblo trabajador que vendrían de la mano de las inversiones extranjeras. Pero una vez más la ex presidenta hizo gala del olvido. En su presentación del video por supuesto que no mencionó el rol de su ex candidato presidencial Daniel Scioli, quien nació a la vida política de la mano de Carlos Menem, o de hombres de su extrema confianza como Oscar Parrilli, quien fuera el defensor del proyecto de privatización de YPF en la Cámara de Diputados en los primeros años de la década del ´90. Tampoco hizo referencia Cristina Kirchner a los múltiples referentes kirchneristas que fueron parte de la Alianza de Fernando de la Rúa, como Martín Sabbatella, Diana Conti, Débora Giorgi o Nilda Garré, entre otros, o al hecho de que durante el kirchnerismo las principales empresas de servicios públicos continuaron privatizadas, se mantuvo la precarización laboral que el neoliberalismo había conquistado para las clases dominantes, o se batieron récords de pago de deuda externa al costo del deterioro de la salud y la educación. Esa “herencia” a Macri no le resulta tan pesada.

Para el 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, Cristina Kirchner también había usado las redes sociales para desplegar su discurso. En esa ocasión había publicado un video con un discurso suyo de diciembre de 2014 en el cual depositaba en los trabajadores la esperanza para resistir a quienes quisieran “restaurar” un orden conservador. Extraño relato por parte de alguien que terminaba un año en el cual ella misma había enviado una y otra vez al ex carapintada Sergio Berni a reprimir a los obreros de Lear, lo mismo que sufrieron a lo largo de sus gobiernos los choferes de la Línea 60, trabajadores de Kraft, Mafissa, Casino Flotante y tantos otros. La lucha de los trabajadores además requería entonces, y lo sigue requiriendo ahora, expulsar a la burocracia sindical de los sindicatos, incluyendo a las cúpulas gremiales que adherían a Cristina Kirchner, como en ese entonces el jefe del SMATA Ricardo Pignanelli, o ahora referentes como Roberto Baradel, que se encuentra de tregua con María Eugenia Vidal a pesar de la enorme voluntad de lucha demostrada por cientos de miles de docentes de la Provincia de Buenos Aires.

Para citar un último ejemplo, nos referiremos a Santa Cruz. Como viene informando La Izquierda Diario, desde hace casi dos meses que los trabajadores de la provincia se encuentran en un fuerte plan de lucha contra el duro ajuste que implementa la gobernadora Alicia Kirchner. Como respuesta encontraron la represión el viernes 21 de abril, seguida de una operación mediática, reproducida por Cristina Kirchner en las redes y apoyada por el propio presidente Macri, que intentó transformar a los manifestantes en supuestos violentos atacantes de la residencia de la mandataria provincial.

Contra los ataques del macrismo y contra los falsos opositores que le dan la gobernabilidad, este 1º de Mayo el Frente de Izquierda levantó una tribuna de apoyo a todas las luchas, y para pelear por un programa para que la crisis la paguen los capitalistas. Miles de luchadores obreros, juveniles y del movimiento de mujeres se sumarán en los próximos meses a una campaña electoral que levantará esta perspectiva.






Temas relacionados

Horacio Rosatti   /    Carlos Rosenkrantz   /    Frente de Izquierda   /    Mauricio Macri   /    Corte Suprema   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO