PUNTA ALTA - AJUSTE EN SALUD

Crisis en el Hospital Naval Puerto Belgrano: Suspenden varias prestaciones

En el marco de un profundo ajuste y deshuase del Estado, el cese casi total de las prestaciones en los servicios de salud en el Hospital Naval Puerto Belgrano, el mas importante del partido de Coronel Rosales, es solo una arista mas de la descarnada insensibilidad social de los diversos gobiernos cuya prioridad hoy es cumplir los mandatos del FMI y los "mercados" en desmedro de la salud y la vida del pueblo trabajador.

Jueves 19 de septiembre | Edición del día

El Hospital Naval Puerto Belgrano es el único del Distrito de Coronel Rosales que cuenta con Servicios de alta complejidad como Neonatología, Terapia Intensiva, Unidad Coronaria, entre otros de calificada profesionalidad.

Dentro de la aparatología, cuenta con Tomógrafo y Resonador Magnético, y en cuanto a infraestructura, instalaciones con capacidad operativa capaz de dar cobertura a otras instituciones como ocurrió desde Octubre de 2018 hasta Febrero de 2019, cuando Servicio de Lavandería asistió al Hospital Municipal de Bahía Blanca, mientras se desarrollaron los trabajos de reparación del Lavadero del citado nosocomio.

También el HNPB cumplió un rol trascendental durante la Guerra de Malvinas como
receptor de todos los excombatientes.
Actualmente presta servicios a unos 33000 afiliados al IOSFA ( Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas ), en un Distrito con una población cercana a los 67000 habitantes.

La Cronología

En los últimos días y ante este inminente desenlace, la conducción de la Asociación de Trabajadores del Estado seccional Punta Alta, convocó a dos asambleas, realizándose la última el lunes 16 de este mes, la cual resolvió una concentración y marcha a la sede del IOSFA local, con la entrega de un petitorio a las autoridades exigiendo la inmediata reanudación de los servicios y la garantía de la recuperación estructural del HNPB.

La protesta se realizó en la mañana del 18 de Septiembre, con la asistencia de menos de un centenar de afiliados, en el marco de un plan de lucha
del conjunto de los Trabajadores Civiles de las FFAA, que determinó huelgas para los
días 18, 19 y 23, 24 del corriente mes.

Fuimos recibidos por un funcionario de menor rango quien se limitó a recibir el escrito y se comprometió a elevarlo y brindar una respuesta en los próximos 10 días. En síntesis, una respuesta burocrática a una acción debilitada por la propia conducció sindical, que se niega a tomar la determinación de abrir un debate profundo en el que las bases podamos ser protagonistas de las decisiones, con asambleas resolutivas en los lugares de trabajo y acciones que liguen el reclamo de los trabajadores civiles con el conjunto del pueblo trabajador rosaleño, perjudicado por el recorte en el hospital.

La movilización se desplegó en correcto orden, con previo aviso del recorrido a las
autoridades, lo que no las privó de acompañarnos y fotografiarnos en todo momento.

En conclusión continúa dictado el estado de alerta y movilización y con nuestra única certeza, que es la incertidumbre en cuanto al futuro del HNPB.

La crisis Laboral

Es imprescindible entender que a la emergencia sanitaria se suma la crisis laboral de los mas de 400 trabajadoras y trabajadores que cumplimos nuestra labor en el HNPB.

De la totalidad de los y las trabajadoras, actualmente mas del 50%, unos 210, son
contratados, modalidad de precarización y explotación impuesta por el Estado empleador en la década de los ´90, reforzada durante el kirchnerismo y aprovechada por el macrismo para despedir fácilmente, cesando contratos. Esto contó con la complicidad de los sindicatos que no toman las demandas de los y las contratadas, quienes viven una realidad de inestabilidad, convirtiéndolos en variables de ajuste en caso de achique y profundización del modelo de explotación.

Esta modalidad fue aplicada en el HNPB durante la gestión K y aprovechada por el
Gobierno actual que se ocupó de profundizar, restringiendo las bacantes al Estado
Nacional hasta el 20 de Diciembre del año en curso, aún mas allá de la finalización de su mandato. Es preciso señalar que un compañero/a contratada le requiere al Estado empleador la misma inversión de dinero que un trabajador de planta, lo que reafirma nuestra certeza de que la continuidad de los procesos de precarización laboral tiene como fin solo la explotación y la esclavización de nuestro pueblo trabajador,convirtiéndonos en meras mercancías al servicio del sistema capitalista.

Como hemos dicho no solo debe ocuparnos la lucha por recuperar los servicios y
prestaciones profesionales del HNPB, sino por preservar y reconstruir el potencial
laboral del HNPB, mediante una fuerte estrategia clasista y el despliegue de un
contundente plan de lucha que ponga fin a estos retrocesos históricos para nuestra clase.
A este esquema de precarización y vulnerabilidad que se expone a los y las compañeras contratadas debemos sumar la contínua sangría que se produce en las y los trabajadores de planta ya que a las bajas producidas por toda causa se antepone el congelamiento de los ingresos, poniendo en serio riesgo la capacidad operativa del Nosocomio.

Ante esta clara maniobra de destrucción de las estructuras del Estado, de la cual eluden dar respuestas tanto el gobierno actual de Mauricio Macri como Alberto Fernández, quien dice que va a cumplir con el FMI pagando la deuda sin descargar su costo sobre el pueblo, sin explicar cómo, creemos que es impostergable poner en pie un plan de lucha contundente para garantizar la atención segura y gratuita en el HPNB con todas sus prestaciones, no solo acudiendo a la justicia sino también poniendo a la acción de los usuarios y trabajadores en el centro de las medidas, con paros contundentes, tomas, asambleas, y las medidas que discutamos democráticamente quienes estamos directamente afectados por el recorte en salud.

En cuanto a los ataques que estamos recibiendo los trabajadores a nuestros derechos, convocar de manera urgente a asambleas resolutivas que garantice a las bases votar un plan de lucha que permita reconstruir el tejido laboral de los
Trabajadores civiles de las FFAA.
Invertir las prioridades de nuestras exigencias poniendo como reclamo central el pase a planta de todos los y las compañeras contratadas del Estado Nacional.
Cumplimiento estricto de la baja vegetativa, con el descongelamiento inmediato de las vacantes.
Recomposición inmediata de nuestros ingresos, garantizando que ningún Trabajador perciba un salario por debajo de la línea de pobreza. ( Actualmente mas del 60% de los Trabajadores del Estado somos pobres según los propios datos oficiales ).







Temas relacionados

Punta Alta   /    Provincia de Buenos Aires   /    Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO