Internacional

CATALUÑA CRISIS POLITICA

Crisis en CIU, crisis del gobierno catalán

Este miércoles se formalizó una grave crisis en CIU, entre Unió Democràtica de Catalunya, por un lado y Convergència. Esto abre una crisis de magnitud en el gobierno catalán.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Jueves 18 de junio de 2015 | Edición del día

En otro artículo, ya comentaba que la consulta de Unió Democràtica de Catalunya había desatado una serie de “temblores” políticos en Catalunya. Las réplicas que se están dando en las últimas horas suben en la escala Richter y prometen romper los máximos.

La dirección oficial de UDC ha decidido anunciar la salida inminente de los cargos políticos de Unió que integran actualmente el Gobierno de Artur Mas. Esta es la respuesta al ultimátum que Convergència había lanzado el lunes pasado para que Unió definiera si apoyaba la independencia o no y si se sumaba a la “hoja de ruta” acordada con Esquerra Republicana (ERC). Cada vez más se acerca la ruptura de la federación Convergència i Unió (CiU). Esta ruptura parcial y sopesada, por ahora, no es una ruptura de la Federación, ni tampoco de los grupos parlamentarios de Madrid y Catalunya, “según lo anunciado” por Ramón Espadaler.

La mayoría de la dirección de Unió -cada vez más- estaba interpelada por el proceso soberanista y la política del President Mas. La proximidad de las elecciones del 27S y la Hoja de ruta de CDC y ERC obligaba a Unió a definirse sobre qué hacer. Con la consulta se trataba de fortalecer un polo que obligara a buscar el diálogo con el Gobierno español antes de hacer nada. Sin embargo, el resultado tan parejo ha tenido un efecto contrario. La dirección de Durán i Lleida y Espadaler está cuestionada y es cuestión de tiempo, más bien poco, que se parta la formación.

En primer lugar, la dirección tomó la decisión de irse del Gobierno dividida: 16 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones. Segundo, el sector crítico, liderado por Antoni Castellà, ha anunciado que se negarán abandonar cualquier cargo político, desafiando la postura de la dirección, y pide un Congreso Extraordinario. Como si esto fuera poco, un sector de la juventud denominado Unió de Joves per la Indepèndencia (UJI) ha denunciado al líder de la juventud de Unió por haber posicionado a la rama juvenil a favor de la dirección oficial sin debate previo interno. Cada noticia nueva en Unió enseña que las armas están en alto en UDC.

Los próximos temblores

Si ésta crisis continúa acabará provocando la ruptura de CiU, la herramienta política más importante que ha construido la burguesía catalana desde la transición. Mientras tanto el President Artur Mas anunciará la “lista del President” el próximo sábado. El President no concurrirá a las elecciones del 27S con las siglas de CiU, sino que lo hará con dicha lista elaborada junto a su círculo más íntimo. En esta participarán importantes personalidades catalanas y dirigentes políticos de diferentes partidos. Este es un intento de superar las crisis-ruptura que hay dentro de la, por ahora existente, CiU, y de lograr cambiar los resultados electorales desastrosos que le prometen las encuestas.

En lo inmediato Mas tendrá que afrontar una remodelación de su Gobierno. ERC ya se ofreció a integrar el Gobierno y continuar con el apoyo parlamentario que ya ofrece. Para nada es descartable que la remodelación integre consejeros de ERC, críticos de UDC y, obviamente, de la propia CDC.

Igualmente, esto no es más que un capítulo más de la profunda crisis económica, social y del régimen políticos que está atravesando el Estado Español y que tiene también sus manifestaciones en Catalunya. El artículo al que me refería antes acaba diciendo “Éste verano, también promete ser movido en la escena política catalán”. Aún no llegó el verano boreal, aunque las temperaturas políticas son inusualmente altas y batirán récords.

La gran ventaja que tienen estos políticos de la burguesía es que los sindicatos y la izquierda política no invitan a los trabajadores a movilizarse en las calles para enfrentar a los partidos políticos de los ricos. Ni los sindicatos CCOO y UGT, a los que hace años que no se les escucha; ni los partidos de la izquierda como las Candidaturas d’Unitat Popular (CUP), Iniciativa per Catalunya i Verds (ICV) o Podemos están llamando a aprovechar la grave crisis del Régimen para acabar con el Gobierno antiobrero y de los peores recortes sociales. Si CCOO, UGT y la izquierda llamaran a los trabajadores y el pueblo a movilizarse en las calles contra los políticos neoliberales y de los recortes otro gallo cantaría.







Temas relacionados

Unió Democràtica de Catalunya    /    CiU   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO