Sociedad

SALUD PÚBLICA

Crisis Intensiva: renuncias y falta de personal en el Hospital Castro Rendón de Neuquén

En las últimas semanas se produjeron tres renuncias en el área de Terapia Intensiva y la situación en el área de Pediatría General sería acuciante por la falta de pediatras para cubrir los centros periféricos.

Martes 29 de noviembre | 00:29

Las renuncias de los profesionales terapistas estarían relacionadas con los bajos salarios que perciben en el sector público. La Terapia Intensiva Pediátrica del Castro Rendón es la de mayor complejidad del sistema público de salud. Todos los inviernos se ve desbordada por las afecciones respiratorias de una cada vez mayor cantidad de niños y niñas en situación de alta vulnerabilidad social y de salud. Además se realizan en ésta terapia cirugías cardiovasculares a niños y niñas con afecciones cardíacas graves.
En el área de pediatría general por su parte, el Hospital Castro Rendón se esta viendo directamente afectado por la falta de pediatras en los Centros de Salud, lo que significaría que la demanda de la población de los diferentes barrios neuquinos deberá ser atendida en éste hospital, o tendrán que afectarse pediatras de las áreas de mayor complejidad para cubrir la falta de pediatras en el primer nivel de atención. La demanda de atención ya desborda al personal existente tanto en los hospitales cabeceras como en los centros de salud. La naturaleza del problema que afecta tanto a trabajadores como a pacientes es la falta de inversión en los diferentes niveles de atención del sistema de salud.

El contexto de este salto en la crisis de atención de la salud de los chicos y chicas, es el desencanto por las condiciones laborales y salariales del sector de salud pública y que no afecta solo al sector médico. Desde hace varios años el sector de enfermería tampoco se ve seducido por la oferta de trabajo, contratación y salario. Asimismo en las áreas psicosociales, técnicas y de servicios generales los recargos, las horas extras y el doble empleo son una muestra acabada de la sobrecarga laboral como opción para aumentar los ingresos y cubrir las necesidades básicas de cada trabajador de salud. Población y trabajadores comparten una obvia realidad contextual, la de vivir en una de las provincias mas caras del país y un año de aumentos de precios, y sin aumentos salariales que acompañen la inflación.

Todas estas variables son producto de una política consciente del gobierno y las clínicas privadas: el negociado con la salud. Se concreta con el vaciamiento, que consiste en dejar de invertir presupuesto en el sector público y hacer negocio con las derivaciones al privado ya sea de pacientes para internar, o para estudios.

Es de esperar que la situación esté llegando a extremos preocupantes ya que el gobernador Omar Gutiérrez y el actual Ministro de Salud Dr. Ricardo Corradi Diez (médico que históricamente perteneció al sector privado de la salud), no muestran una reaccion acorde a lo que se les ha alertado por las vías jerárquicas correspondientes por parte de autoridades de servicios y centros de salud. Lo más grave es que la negación de las autoridades es seria, porque lo que está en riesgo es que los niños y niñas no sean atendidos como corresponde, afectando la accesibilidad a la salud y por ende a la vida.

Mientras se producen estas renuncias, los gremios representados en el sector salud están llevando adelante medidas de reclamo salarial y denuncia de la situación de falta de personal.

Hasta ahora el gobierno ofreció un cronograma de mesas de diálogo. El día viernes 25 el gobierno debía concretar una reunión con el gremio ATE, encuentro que fue suspendido por el Ministro de Gobierno Mariano Gaido. Una actitud que ante las situaciones que se están viviendo en hospitales y centros de salud, no muestra la mas mínima empatía con los reclamos de salud.




Temas relacionados

Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    Neuquén   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO