Sociedad

SOCIEDAD

Cortes de luz: el sistema eléctrico, al límite

Los efectos de la desinversión, negocios a corto plazo y despilfarro de fuentes energéticas, las causas profundas de los apagones que sufren decenas de miles de familias.

Andrés Arnone

Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA)

Jueves 2 de marzo | 11:03

Los fenómenos de los apagones, además de ser consecuencia del vaciamiento de las empresas privatizadas, están relacionados con el despilfarro propio del capitalismo y la falta de perspectiva estratégica en planificar un cambio de matriz hacia energías y recursos renovables. Esta situación de defasaje creciente entre consumo y provisión es parte de las contradicciones que el capitalismo nos expone, sin poder resolverse dentro del mismo.

Déficit en distribución y en la producción

Esta semana estuvimos viviendo la combinación de las crecientes olas de calor en todo el pais y la falta de planificación por parte del Estado y el vaciamiento de Edenor, Edesur y otras empresas privatizadas. El resultado fueron múltiples apagones que afectaron a miles de personas. El martes más de 150.000 hogares se quedaron sin luz y, hasta al día de hoy, 34.888 seguían en la misma situación. El viernes pasado una central generadora en Dock Sud quedó fuera de servicio, pero la mayor cantidad de veces, los cortes fueron causados por fallas en las líneas de transmisión o transformadores

Todo esto en el marco de que la demanda eléctrica alcanzó un nuevo récord histórico de 25.595 MW a las 15:15 el jueves 23 de Febrero, cuando se llego a 40°C de térmica en el AMBA, uno de los puntos de mayor consumo con 9716 MW. Para cubrir ese consumo no alcanzaron los centrales generadoras instaladas en el país, por lo que se tuvo que importar de los países vecinos, quienes por el momento poseen excedentes.

¿Qué cosas de esta crisis son propias de Argentina y qué otras comparte con el resto del mundo? Todo el sistema energético, la industria y comercio, además del transporte, está pensado no para satisfacer las necesidades humanas elementales, sino para el beneficio de ganancia de una minoría de propietarios en el menor tiempo posible. Los momentos de crisis son evidencia de ello.

Te puede interesar: La larga cuesta abajo del petróleo en America Latina

“La culpa es del aire acondicionado a 19°C”

En las publicidades del Gobierno de Macri se intenta responsabilizar al “consumidor final” de la causa de la crisis energética, poniendo como ejemplo el uso del aire acondicionado, ¡Como si el “consumidor” fuera responsable de decidir las condiciones de producción, los distintos procesos y productos que cruzan toda la economía!

Si muchos de los bienes de uso no son los más eficientes, durables o “amigables con el ambiente”, es justamente por decisión de los empresarios industriales. Por otro lado, si para sobrevivir a una ola de calor, necesitamos 3 ventiladores o un aire acondicionado, tenemos como responsables a los empresarios inmobiliarios, que construyeron millones de viviendas sin sistemas de refrigeración natural subterránea u otras soluciones de arquitectura bioclimática. En estos términos, el ámbito hogareño, sobre todo las familias trabajadoras, están “obligadas” a utilizar de forma poco eficiente el 40% de la electricidad producida a nivel nacional. El restante 60% de energía eléctrica es utilizada según las decisiones y para el beneficio de los grandes empresarios de la industria y comercio, en la fabricación y distribución de productos que muchas veces se diseñan con el objetivo de ser de mala calidad o descartable.

Otra actividad de despilfarro energético es la megaminería, como ocurre en La Alumbrera, que además de contaminar millones de litros de agua, consume tanta electricidad como toda la provincia de Catamarca junta.

Con respecto al derroche en la obtención de fuentes de energía. Para obtener petróleo o gas mediante el fracking (también contaminante), se gasta casi tanta energía para extraerlo desde el fondo del la roca fracturada, como la que luego se obtiene del mismo. Esto sucede cuando se podría utilizar esos mismos recursos para construir generadores de energía eólica con rendimientos energético 20 veces superior a los del fracking.

Por el lado del trasporte, en Argentina se realiza mayormente en camiones, gastando 7 veces más energía que el ferrocarril y 15 veces más que la navegación por ríos o canales artificiales. Todo este sinsentido energético está amparado por el Estado.

Cuello de botella y apagones

Ante esto, cuando hay escasez de energía o de inversiones en infraestructura de distribución, el Estado no actúa como representante de la “ciudadanía en general” sino de los empresarios, priorizando la provisión de energía para los polígonos industriales, grandes comercios, etc., relegando las zonas residenciales, dejando a su suerte a miles de personas.

Si queremos pensar un sistema energético sustentable debe pensarse antes una economía por fuera de los intereses de los grandes propietarios, que son los grandes consumidores y derrochadores de energía. Es que el capitalismo necesita una expansión continua cada vez mayor para no entrar en crisis, con el consumo energético que esto significa, y vemos que esa velocidad de expansión no puede sostenerse con fuentes de energía de lenta reposición o en declive. Es por esto que cada vez será mas necesaria la expropiación y gestión bajo control obrero y de usuarios del todo el sistema energético y de los medios de producción, reconfigurándolo de pies a cabeza para que los trabajadores no seamos los que paguemos con nuestra salud y nuestras vidas la voracidad de los capitalistas.








Temas relacionados

Cortes de luz   /    Edesur   /    Ecología y Medioambiente   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO