Mundo Obrero Chile

CONGRESO SINACAR

Correos Chile: se viene Congreso del Sindicato Nacional de Carteros

Este 7, 8 y 9 de mayo se llevará a cabo un nuevo Congreso del organismo sindical, a realizarse en el recinto vacacional de Quinteros. Se espera que la instancia congresal esté cruzada por discusiones internas sobre la entidad, la frustrada negociación colectiva y la situación nacional que afecta a los trabajadores.

Viernes 5 de mayo

Se viene el congreso del SINACAR 2017

Este 7, 8 y 9 de mayo se llevara a cabo un nuevo congreso del Sindicato nacional de Carteros en el recinto vacacional de Quinteros.

A pesar de no haber una tabla común y no haber convocado a asambleas preparatorias en las distintas provincias y regiones, se espera que la instancia congresal este cruzada tanto por la situación interna de Correos, donde se destacan los planes de productividad de la gerencia, como la frustrada negociación colectiva 2016, donde gran parte del petitorio se perdió en mesas de dialogo, postergando una vez más nuestras demandas. Sin duda todos estos puntos tendrán como telón de fondo la situación nacional, con el surgimiento de distintos movimientos como No + AFP, o la misma crisis de la CUT y el desprestigio del sindicalismo de acuerdos por arriba.

A levantar asambleas de sala, para que se exprese la base

La posibilidad de que en este congreso logre un jugar un papel importante la voz de la base, es que efectivamente se puedan garantizar las asambleas y constituir petitorios por sala.

Es un momento sin duda para reflexionar sobre nuestras condiciones laborales y el cómo mejorarlas; desde el inicio de esta administración los cambios en Correos se han acelerado bruscamente sin tomar en cuenta la opinión de los trabajadores. La cantidad de PPI ha aumentado exponencialmente, mas pega, mas pega, pero la misma paga; la búsqueda de vender una imagen de una empresa autosustentable, pero sin ser capaces de entregar bolsos y ropa nueva de trabajo, colegas con la misma ropa de hace más de 10 años, trabajando en recintos hacinados, negándose a invertir en infraestructura en las salas de cartero.

Mientras la presidenta del directorio Lysette Henriquez, con sus sueldos millonarios, puesta por el gobierno de la Nueva Mayoria, se jacta en la prensa de que buscaran el endeudamiento antes de pedir que el Estado financie el sistema postal, los trabajadores de correos siguen con sueldos bases estancados hace décadas, la problemática de las jubilaciones es el reflejo profundo de la continuidad política de una administración afín al Chile de los empresarios que nos dejó la Dictadura.

Una negociación inconclusa y una estrategia que no dio al ancho

El petitorio de la negociación del 2016 si tuvo la fortaleza de que la base logro imponer que se incluyeran parte de las demandas más sentidas que habían sido arrastradas durante años, como lo es la discusión de la jornada laboral y el sábado optativo, el aumento del sueldo base, el aumento de la estancada renta variable, el ppi a 100 pesos todo evento, el derecho a uniformes, vestimenta y calzado de trabajo, así como mejor equipamiento y herramientas de apoyo etc.

La contradicción estuvo en que este petitorio fue zanjado desde las alturas, en acuerdo entre dirigentes, sin dejar participar a la base, ni al cuerpo de delegados de la organización de la lucha por nuestras demandas como fue la experiencia del 2013.

Y es que si el 2013, los trabajadores sacamos conclusiones que unidos en el cuerpo de delegados, sin importar diferencias sindicales, éramos más fuertes para organizarnos frente a la intransigencia de Pablo Montaner, en una lógica distinta los dirigentes de los sindicatos sacaron conclusiones propias.

Desde principios del 2014 venimos escuchando que la estrategia de la federación es el “Dialogo Social”, es decir buscar acuerdos con la empresa sin generar mayores problemas, dejando de lado la necesidad de imponer nuestra fuerza como trabajadores frente a los actos de injusticia, de tozudez y prepotencia de una gerencia que administra una empresa que le pertenece a todos los chilenos.

Las demandas de los trabajadores del 2016 quedaron frustradas, dejando gran parte de nuestro petitorio en mesas de dialogo que tenían un plazo no mayor a 3 meses. Pero ya sabemos la verdad. Solo se pueden jactar de las bicis eléctricas y parte del equipamiento que aún no llega a la periferia. Nuestras demandas fueron postergadas, un bono de antigüedad sujeto a productividad para aumentar la producción al ritmo de la gerencia. La estrategia del dialogo social entierra la perspectiva de confiar en nuestras propias fuerzas y nos desorganiza frente a los planes de la gerencia.

El problema del Sindicalismo en Correos, es el problema del Sindicalismo en la CUT

La crisis de la CUT alcanza proporciones históricas. De agosto acarrea una profunda crisis de legitimidad al explotar la verdad sobre los padrones inflados y sindicatos fantasmas con los que las cúpulas se aseguraban los cargos a través del voto ponderado, dejando a la base sin derecho a elegir nada. El congelamiento de distintos gremios, y vaciamiento de otros es el resultante de este escándalo.

La dirección de la CUT fue incapaz de presentar una directiva legitimada para este primero de mayo, y no es solo la corrupción y el rol burocrático de las cúpulas PC, PS y DC, lo que esta en cuestión, si no, justamente su rol oficialista de fomentar un sindicalismo pro gubernamental, sosteniendo la reforma laboral de Bachelet que niega el derecho a huelga a los contratistas, además de aislar la lucha de los mineros de escondida, y negarse a formar parte activa del movimiento nacional de trabajadores más grande que hemos tenido en Chile desde la vuelta a la democracia, como es NO + AFP que lucha contra las jubilaciones de hambre que le imponen a nuestro pueblo, los empresarios, los banqueros y sus parlamentarios.

En Correos somos parte de la CUT, de hecho uno de los dirigentes, F. Olivares del Sinacar iba en la lista de la DC-PS. Las lógicas de cómo funciona el sindicalismo en correos, están totalmente conectadas, es por eso que está planteada la necesidad de recuperar nuestros sindicatos, fortalecerlos desde la base peleando por el fuero a los delegados, avanzar por el sindicato único independiente del gobierno, para defender los derechos de los trabajadores y conquistar nuestras demandas.

La lógica de los acuerdos con los gobiernos o administraciones de turno a espalda de los trabajadores es lo que hace crisis tanto en la CUT como el Correo. Hoy en día, frente al surgimiento de un nuevo sindicalismo se hace necesario que los trabajadores dentro y fuera de la CUT peliemos por un Encuentro Nacional por una Nueva Central Única, que unifique a toda la clase trabajadora chilena, para enfrentar el Chile de los empresarios y sus políticos patronales.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Correos de Chile   /   Congreso

Comentarios

DEJAR COMENTARIO