Política Estado Español

GÜRTEL CORRUPCIÓN

Correa apunta y dispara al Partido Popular

Ha llegado el turno en el juicio de la Gürtel para el principal inculpado, Francisco Correa. Una sesión de acoso y derribo contra el PP de Aznar y su complejo engranaje corrupto.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Viernes 14 de octubre

A una semana del inicio del juicio por el caso Gürtel, llegó el turno de testificar de Francisco Correa, el principal investigado de una de las mayores tramas de corrupción encubiertas durante años. Y lo hacía apuntando fuerte contra el Partido Popular.

Francisco Correa ha declarado este jueves que durante el boom del ladrillo con Aznar en Moncloa, las grandes obras públicas fueron adjudicadas a cambio de grandes cantidades de dinero en “negro” y que el propio Correa se encargaba de distribuir a Luís Bárcenas, ya fuera en su propio domicilio o en la misma sede central de Partido Popular en calle Génova.

En ese sentido, Correa ha admitido que no sabe la cantidad exacta que ha llegado a entregar al extesorero del PP correspondiente de gestionar obras públicas, “puede ser que haya sido mil, que haya sido más o menos, no lo tengo contabilizado. Lo que es cierto es la práctica y esa práctica es correcta”, sentenciaba.

Durante las casi cuatro horas de declaración, Correa ha tenido tiempo también de poner en la picota a otros nombres importantes del PP madrileño como Jesús Sepúlveda o al que durante años fue mano derecha de Esperanza Aguirre, Alberto López Viejo.

Por su parte, Luís Bárcenas, el protagonista de otro de los mayores escándalos de corrupción e investigado como pieza aparte de la propia Gürtel, utilizó uno de los recesos para negar que hubiera recibido en ningún momento dinero proveniente de Francisco Correa.

Lo novedoso que tiene la declaración de Correa es que, por vez primera, el principal investigado de la trama implica directamente al Gobierno de José María Aznar con el dinero y los regalos a cambio de las adjudicaciones. Y ha querido ser meridianamente claro cuando ha afirmado que las comisiones que entregaba a Bárcenas provenían de “carreteras, autopistas y obras del Ave”. Y todo ello aún pendiente de la segunda sesión en la que debe comparecer el propio Correa.

Sin embargo, todo esto ya no sorprende a nadie. El juicio de la trama Gürtel viene a poner al desnudo -por si hacía falta alguna demostración más- que la práctica de la corrupción sistemática, no solo del PP, sino del mismo Régimen del 78 y sus principales partidos, es parte fundamental del sistema capitalista español.

Recordemos que el PSOE, el otro “gran” partido del bipartidismo, tampoco está exento del lastre de la corrupción. Basta mencionar el caso de los ERE de Andalucía y la imputación de sus dos ex presidentes, José Antonio Griñán y Manuel Chaves.
Por si fuera poco, las declaraciones del caso Gürtel vienen a poner en un mayor apuro al partido socialista en su decisión de abstenerse en una sesión de investidura que daría un Gobierno en minoría al Partido Popular. Pese a todo, el diputado socialista Pedro Saura ha delcarado este jueves que “lo que está pasando ya lo conoce todo el país”, quitando hierro al asunto de si la propia trama Gürtel podría complicar la abstención.

Por todo ello, es probable que la crisis de gobernabilidad quede zanjada el próximo 29 de octubre con la investidura de Mariano Rajoy. Pero la crisis orgánica del Regimen del 78 seguirá sin duda abierta, involucrando cada día a los políticos capitalistas en nuevos casos de corrupción, mientras millones de personas sobreviven a duras penas entre el paro y la precariedad laboral.




Temas relacionados

Trama Gürtel    /   Política Estado Español   /    Régimen del ‘78   /   Corrupción   /   PSOE   /   Partido Popular (PP)

Comentarios

DEJAR COMENTARIO