Mundo Obrero

Coronavirus y lucro: cuando la salud privada se vuelve ganancia

Desde el anuncio del decreto de “aislamiento social preventivo y obligatorio”, empleadas y empleados administrativos del sector privado de la salud de la Plata denuncian trabajar sin condiciones mínimas de seguridad

Martes 24 de marzo | 13:47

Son miles los y las trabajadoras de distintos sectores que deben cumplir con sus tareas en condiciones de suma precariedad y sin el resguardo y la seguridad mínima frente a la epidemia de Coronavirus y a sabiendas que el sector privado privilegia la ganancia por sobre la vida de sus trabajadores.

Así lo viene denunciando La Izquierda Diario y hoy son los trabajadores y trabajadoras administrativas del sector privado de la salud quienes alzan su voz.

“Como es de público conocimiento, las instituciones privadas de salud históricamente han priorizado la parte empresarial por sobre la asistencial. Así funcionan. No obstante, en éstos momentos su postura se acrecentó hacia un lema, que podría ser su frase de cabecera: ´Hay que facturar´.

Si bien en el DNU se afirma que quedan exceptuados de dicha medida, aquellos y aquellas que formen parte del personal de sanidad, ¿qué rol cumplimos quiénes no podemos asistir ni guiar a pacientes? Convirtiéndonos en vectores de contagio -tanto para nuestras familias como para la sociedad en general- al hacernos trasladar de nuestras casas al trabajo y viceversa, no respetando reglas mínimas de aislamiento (trabajamos entre 6 y 8 personas por oficina y no contamos con el metro de distancia sugerido), se pone en riesgo la salud pública, solo por capricho de quienes en estos momentos especulan con generar ingresos.

Sí, así es. Los consultorios externos en clínicas, sanatorios y hospitales privados, tanto en Buenos Aires como en la ciudad de La Plata, siguen funcionando, generando una oferta para quiénes, estando en sus casas, en vez de respetar el aislamiento social, deciden ir a realizarse chequeos y controles de rutina. Asimismo se siguen realizando cirugías que no resultan vitales, como por ejemplo cirugías estéticas, estudios de rutina ejemplo colonoscopias, etc.

Es de suma importancia detallar las condiciones de trabajo, los recursos ya se están agotando, no hay alcohol en gel, tampoco alcohol líquido. No se permite el uso de barbijos pese a estar en permanente contacto con pacientes con síntomas o como se detalló, con pacientes que concurren cuando deberían estar cumpliendo el aislamiento decretado.

Los trabajadores y las trabajadoras que tenemos mayor exposición, cabe resaltar, innecesaria, son quienes están en atención al público, ya que en la mayoría de estas prestadoras de salud, los puestos asignados para esas tareas, no poseen ningún tipo de barrera de protección.

Por último y no por ello menos importante, ante el planteo de lo mencionado a coordinadores, jefes y/o autoridades máximas, surgen las amenazas, el amedrentamiento y maltrato psicológico constante”.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Sistema de salud   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO