Internacional

INTERNACIONAL

Corea del Norte responde con un gran desfile militar y se mantiene la tensión en la región

Luego del envío del portaaviones Carl Vinson que ordenó Donald Trump a la península de Corea, el régimen Kim Jong Un muestra sus misiles en un masivo desfile militar y asegura estar listo para la guerra.

Sábado 15 de abril | Edición del día

La tensión no cede. En pocos días el presidente norteamericano bombardeó una base aérea militar en Siria, envió una flota armada hasta los dientes a las aguas coreanas, y tiró la “madre de todas las bombas” contra túneles del ISIS en Afganistán. Parecieran ser más demostraciones de fuerza que un verdadero propósito de escalar en conflictos armados que tendrían consecuencias impredecibles. Pero la idea de “tensar la cuerda” puede ser muy riesgosa.

El líder norcoreano Kim Jong Un respondió hoy al envío del portaaviones Carl Vinson con un enorme desfile militar en el centro de Pyongyang, con miles de soldados y civiles, y mostrando un equipamiento militar cada vez más sofisticado entre el que se cuenta un tipo de proyectil nunca antes mostrado en público que podría tener alcance intercontinental.

Además de mostrar misiles de alcance medio Musudan y los misteriosos y temidos KN-08 y KN-14, que se lanzan desde plataforma móvil y que aún no se ha probado con éxito, desfilaron ante la plaza Kim Il-sung varios de los últimos desarrollos del régimen como el Pukguksong-1 y Pukguksong-2, exhibidos en público por primera vez. El primero de ellos es un misil balístico lanzado desde submarino (SLBM) y el segundo, un proyectil de alcance medio que se dispara desde plataforma móvil y que fue probado en febrero y abril.

Kim no habló durante el festejo anual, que conmemora el nacimiento en 1912 de su abuelo, Kim Il Sung, fundador del país, pero sí lo hizo Choe Ryong Hae, considerado el número dos del régimen.

Choe advirtió que Corea del Norte respondería a cualquier amenaza planteada por Estados Unidos y acusó a Trump de "crear una situación de guerra" en la península coreana al enviar tropas estadounidenses a la zona. "Responderemos a una guerra abierta con una guerra abierta y a una guerra nuclear con un ataque nuclear a nuestro estilo", dijo.

El desfile, se realizó en medio de especulaciones de que Corea del Norte esté preparando su sexta prueba nuclear o un lanzamiento importante de misiles, como su primer vuelo de prueba de un misil capaz de llegar al territorio continental estadounidense.

El viernes se emitió un comunicado del Estado Mayor norcoreano en el que se afirma que "Será el mayor de los errores de cálculo, si Estados Unidos nos trata como a Irak y Libia, que viven destinos miserables como víctimas de agresión, y Siria, que no respondió de inmediato a pesar de haber sido atacada".

Pyongyang también ha expresado su descontento por las maniobras anuales de primavera que celebran los ejércitos estadounidense y surcoreano, y que considera un ensayo de invasión.

Sin embargo, funcionarios de Estados Unidos dijeron el viernes a The Associated Press que el gobierno de Trump se ha decidido por una política basada en aumentar la presión sobre Pyongyang a través de China, el único aliado importante de Corea del Norte, en lugar de las opciones militares para intentar derrocar al régimen de Kim.

Una fuente militar de Estados Unidos, que solicitó anonimato para comentar los planes, dijo que Washington no tiene previsto emplear la fuerza militar contra Corea del Norte por una prueba nuclear ni un lanzamiento de misil.

El despliegue militar de casi tres horas estuvo acompañado por un desfile civil. Al grito de Manse (¡Viva!) miles de ciudadanos desfilaron junto a carrozas que mostraban mensajes como "Hacia la victoria" o "La vida entera por la patria y el pueblo".

Las celebraciones continuaron durante toda la tarde en la emblemática plaza Kim Il-sung y el centro de la capital.








Temas relacionados

Corea del Norte   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO