Mundo Obrero

Córdoba: paritarias docentes y algo más

La trampa de la cláusula gatillo. Miedo e incentivo para no invertir en la educación. Trabajadores sin derechos en las escuelas. Una propuesta para defender a la educación y los trabajadores.

Noé Silbestein

Delegado departamental UEPC | Agrupación Docentes D-Base

Jueves 8 de febrero | Edición del día

El gobierno nacional quiere imponer paritarias que se parezcan lo más que sea posible al 15% sin cláusula gatillo. Con ese horizonte como referencia procuran empobrecer a los trabajadores sindicalizados, lo que repercutirá en aquellos que están precarizados.

El gobierno de Schiaretti, que es un neoliberalismo con “sensibilidad social”, ha diseñado una estrategia consistente en un aumento lo más chico que se pueda con cláusula gatillo. Hablan del punto fuerte, que es la cláusula gatillo que, dicen, va a garantizar el poder adquisitivo del salario. Es una versión más abstracta, pero igualmente perversa de “van a perder plata pero no poder adquisitivo”. La cláusula gatillo, que carece de sentido si el aumento es igual o superior a la inflación, es el soporte de un aumento pequeño. Con poca plata en el bolsillo los trabajadores no podrán consumir demasiado, de modo que los precios no van a subir tanto y el gatillo, si se activa, se activará por unas migajas, como se vio en 2017.

Poniéndole PROA a una escuela sin derechos

El gobernador, un puntal de la Fundación Mediterránea, entiende que el problema con los docentes es que no hay ni miedo al despido ni incentivos para hacer las cosas. En esa concepción coincide con el ministro de Educación y con los actuales dirigentes de UEPC.

Hace unos años echaron a andar un experimento: las escuelas PROA. Se trata de escuelas en las que se invierte una cantidad de dinero que no se pone en ninguna escuela pública de la provincia y cuyos docentes son interinos, pero nunca titulares. Además, no ingresan por el puntaje que tienen en una lista de orden mérito sino que ingresan por un mecanismo que combina experiencia y proyecto. Ese proyecto debe ser evaluado “cualitativamente”, abriendo así las puertas a la discrecionalidad en el acceso. No hay duda que a los docentes de las escuelas PROA les gustaría, de mínima, ser titulares.

Si le preguntáramos a todos los docentes en qué les gustaría que las escuelas públicas que todos los cordobeses conocemos se parezcan a las escuelas PROA seguro que nos responderán en la cantidad de dinero que se invierte en ellas. A las escuelas públicas se les otorga montos que no llegan ni por asomo a un sueldo de maestro para que se mantenga el edificio funcionando todo el año. Está claro que hace falta más inversión. Sin embargo, el gobierno que exime de pagar impuestos a los call center y a las automotrices, que protege a las grandes patronales agropecuarias y hace obras como el Hotel Ansenuza o los gasoductos de “trabaja bien y cobra poco” Odebrecht, ese gobierno, no quiere poner plata en educación.

Que ningún docente llegue a su puesto sólo por un reconocimiento objetivo de su propio mérito, que además en muchos casos no pueda ser titular: tal es la “arquitectura” del miedo. Y que se valoren el presentismo, la capacitación que realiza el docente a su propio costo, la matrícula que tiene al comienzo y al final del año (la llamada “retención”), podrían ser algunos puntos de la “arquitectura” de los incentivos.

Y hay más

Hace pocos días tomó estado público la escandalosa precariedad en la que están quienes se desempeñan como auxiliares escolares. No se les reconoce ni la más elemental relación laboral, ni siquiera una locación de servicios como a los monotributistas. Son, sencillamente, personas que cobran un plan social.

Todo el andamiaje de inclusión social del gobierno anterior (CAI, CAJ, Fines y tantos más), que estaba basado en contratos totalmente por fuera del estatuto, fue desmontado en su casi totalidad por el nuevo gobierno sin costo alguno. Esto ha significado en los últimos dos años centenares de compañeros que se quedaron sin trabajo. Y miles y miles de niños, sin esas ofertas educativas. Esto muestra la importancia de pelear para terminar con el trabajo precarizado.

Párrafo aparte merecen quienes se desempeñan en las empresas de limpieza de las escuelas (y de los hospitales). Los bajos salarios, pagados cuando a los propietarios de esas empresas les queda cómodo, se suman a condiciones pésimas de trabajo y a otros atropellos como haber estado trabajando en más de una oportunidad sin ART, sin obra social ni aportes previsionales.

Cómo defender a la educación y a los trabajadores de la educación

Un buen comienzo sería unir a todos los docentes con los demás compañeros de trabajo en las escuelas para pelear por paritarias y algo más. Porque hay mucho más para defender. Además de lo ya mencionado, hay un intento de reformar el secundario en el sentido de lo que está intentando Rodríguez Larreta. Esta avanzada intenta separar la educación en dos circuitos (el privado y el de quienes “caen” en la escuela pública), el más desfavorecido de los cuales tendrá menos derecho a la educación. Eso va de la mano de regalarles a los empresarios trabajadores gratuitos y de echar a miles de docentes.

Como se ve, no sólo podemos unirnos los docentes con los demás compañeros que trabajan con nosotros en las escuelas, sino también con la comunidad educativa. El desafío es no pelear separados. En este momento en Córdoba están peleando los trabajadores de Ciencia y Técnica, de FADEA, del INTI, de Plascar.

El gobierno nacional tuvo que poner la reforma laboral en el freezer producto de la lucha del 14 y el 18 de diciembre, incluidos los cacerolazos. Luchar sirve, a condición de que se haga seriamente. Por eso es elemental exigir a la conducción de UEPC que rompa su romance con Schiaretti, que confíe en los docentes y que promueva asambleas escolares, zonales y toda instancia de coordinación con la comunidad educativa y con los demás trabajadores en lucha; que llame a un plenario de delegados de base para votar un plan de lucha contundente.
Tenemos por qué pelear. Tenemos con qué ganar.








Temas relacionados

Monserrat   /    Juan Schiaretti   /    Agrupación Docentes D-Base   /    UEPC   /    Docentes   /    Paritarias   /    Córdoba   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO