Mundo Obrero

Córdoba: para la UOM somos trabajadores pobres, pero los metalúrgicos no nos resignamos

“Aprovechen las suspensiones para hacer changas mientras se pueda”, dicen quienes deberían luchar por nuestro salario y condiciones de trabajo.

Martes 30 de abril | 00:19

Al compadre Juan Miguel no le pagan el jornal
y aunque no haiga de comer lo mesmo hay que trabajar.
El dotor y el comesario siempre le hablan de la ley
que hay que rispetar lo ajeno aunque no haiga de comer.
Pero un día habrá de ser q’esto se ha de terminar
Cuando canten estas coplas los hombres del arrozal.
“Coplas al compadre Juan Miguel”
Alfredo Zitarrosa

Somos trabajadores metalúrgicos, somos los que salimos de trabajar, y volamos rápido de la fábrica, pero no para ir a estar con nuestras familias, no para ir a hacer lo que nos gusta. Volamos rápido del laburo para poder terminar esa changuita que arrancamos en la semana, para poder aprovechar el día y que no nos gane el sueño. Para salir a ver cómo nos la podemos rebuscar para llegar a fin de mes.

Como dijo cínicamente nuestro sindicato: los trabajadores metalúrgicos somos pobres. “Aprovechen las suspensiones para hacer changas mientras se pueda”, dicen quienes deberían luchar por nuestro salario y condiciones de trabajo.

Algunos de nosotros ya supimos lo que era changuear en los 90 y después del 2001, algunos entramos a laburar contratados y por consultoras en el gobierno anterior. Con los años parecía que uno iba a poder aflojar, que no íbamos a tener que pasarnos la vida en el laburo, que era de pibe nomás para arrancar y después uno iba a poder tener su tiempito para descansar, para pasarla en familia o para leer a lo mejor.

Y de repente te dicen que hay menos guita, que la mano viene mal, y hasta que podés quedar en la calle. Entonces la pensás y después de todo el día, de las 8 horas parado sin aflojar, aguantando los ritmos y las exigencias, de estar despierto desde las 5 de la mañana, te vas para el otro laburo, para la casa de ese familiar que tenía que hacer un arreglito, te vas a lo de algún vecino que te comentó que tenía un trabajito.

Todo se va un poco más lejos, y nos parecemos al burro y la zanahoria.

Nos dicen que de nuevo tenemos una gran crisis, que otra vez algo habremos hecho mal porque somos nosotros los que tenemos que pagar con el futuro de nuestras familias una crisis que supuestamente generamos nosotros, los pobres, los que laburamos bajo todos los gobiernos sin parar.

Eso nos dicen todos los políticos que se presentan a las elecciones, tanto peronistas como los radicales-macristas dicen que si no pagamos otra gran deuda el país va a estar muy mal.

Mientras dicen esto, vemos cómo se van parando las obras de nuestras casas, vemos cómo la universidad les queda más lejos a nuestros hijos, que salen a dar una mano y se ponen a laburar, vemos cómo la cuota del auto se come todo el sueldo, y así nos la rebuscamos para sumar la changa, carga de la doble jornada laboral, la carga de hacer todas las horas extras posibles en la fábrica.

También escuchamos a los patrones y a los sindicatos que salen a coro a decir que si peleamos por nuestros salarios estaremos poniendo en riesgo las fuentes de trabajo, que vamos a empeorar la crisis.

Pero nosotros sabemos bien que llegamos a esta situación por sus formas y recetas, por sus prudencias, porque los sindicatos se abrazaron a todos los gobiernos de turno. Sabemos que fueron ellos los que “trabajaron” (no hemos visto a un sindicalista trabajar en décadas) para que en el país estemos cada vez peor, garantizaron salarios y condiciones de trabajo precarias bajo el gobierno anterior, y ahora dejaron que el salario casi desaparezca, miraron por la ventana el saqueo a los jubilados, y se siguen perdiendo miles de puestos de laburo. Ahora están negociando como sería la reforma laboral. Gremios como el Smata Córdoba ya la hicieron pasar en un escritorio chico en la provincia y pulverizaron el convenio colectivo de las automotrices.

Los sindicalistas les hacen todos los favores a los gobiernos de turno porque no quieren perder sus cómodos sillones en el gremio, a nosotros nos verduguean las patronales y nos exigen cada vez más, y hoy trabajamos por la mitad o menos del sueldo. A ellos no les importa porque viven como los patrones y no se acuerdan cómo era un puesto de trabajo.

En Córdoba, Schiaretti promueve los planes Primer Paso y otros que no son más que trabajo gratis para los empresarios y sueldos de miseria para la juventud y la gente que no consigue laburo, no podemos aceptar esto como una mejora para los trabajadores. Al final es cierto, “Juan hace” lo que Macri le pide en la provincia, “Juan cumple” con todas las patronales y “Juan sabe” cómo arruinarnos cada vez más a los laburantes.

En un año electoral, los candidatos de los empresarios gritan de un lado y del otro que viene el lobo, los peronistas señalan a Macri y los macristas señalan a los peronistas.

Ellos y sus recetas están frenando y llevando el país a una parálisis donde solo gana la sangría de la timba financiera.

Los trabajadores tenemos que cambiar de receta, no dejarnos extorsionar más con nuestros futuros, tenemos que salir a pelear por nuestro salario, tenemos exigirle en todos los lugares de trabajo un paro a las centrales sindicales para que defiendan los puestos de trabajo, y pedir un aumento acorde a la canasta básica, si no, que se vayan.

El Frente de Izquierda es la única fuerza política que está en todos los lugares de trabajo y estudio, siempre estuvo en todas las luchas de los trabajadores, de la juventud. Que impulsa candidaturas obreras y de la juventud para terminar con los políticos de los ricos para ricos, que quiere de una vez romper con los parásitos del FMI que nos tienen maniatados.

Votemos trabajadores, defendamos las bancas del Frente de Izquierda en la Legislatura, no dejemos que empeñen el país por un poco más de ganancias para pocos. No permitamos que la Legislatura sea una oficina más de Schiaretti donde se haga lo que él quiera, no es lo mismo para nuestras luchas y que nuestra voz se escuche, que las bancas del Frente de Izquierda estén ahí.

En cada barrio, en cada lugar de trabajo y estudio hagamos comités del Frente de Izquierda para organizar una gran campaña para demostrar que hay otra salida y que no nos vamos a resignar.

¡Los trabajadores tenemos que estar con el FIT!







Temas relacionados

Elecciones 2019   /    Juan Schiaretti   /    Juventud Trabajadora   /    Juventud precarizada   /    FIT   /    UOM   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO