Mundo Obrero

Paro de Transporte

Córdoba, la lucha de los choferes de UTA le puso un freno a Llaryora, pero se podía ir por más

Este martes, luego de más de tres semanas de paro llegaron a un acuerdo la municipalidad de Córdoba y la UTA.

Javier Musso

Dirigente del PTS Córdoba

Sergio Folchieri

Trabajador de Volkswagen

Martes 21 de julio | 17:24

El municipio de la ciudad de Córdoba conducido por el peronismo viene desarrollando una ofensiva contra las condiciones de vida de los trabajadores y queriendo debilitar las organizaciones sindicales. Luego de avanzar sobre el recorte salarial de los trabajadores municipales, el ejecutivo y las empresas del transporte tuvieron una ofensiva contra los choferes de UTA, a los que se les adeuda el salario desde mediados de mayo. Su plan fue amenazar con despidos para que los trabajadores acepten una rebaja salarial del 12 %.

El acuerdo firmado en el día de hoy entre las empresas, el municipio y la conducción de la UTA da cuenta de que Llaryora tuvo que retroceder de ese plan y al menos en el papel se garantiza el pago de lo adeudado manteniendo los puestos de trabajo sin reducción del salario básico para los choferes que están activos. Otra conquista muy importante que no figura en el acta pero que al momento de publicar esta nota estaba llegando a las bases, es que después de 3 años los trabajadores fuera de convenio van a estar en planta permanente. Ellos junto a la Comisión de Mujeres fueron protagonistas de está lucha estando en cada acción con su bandera de "32 trabajadores fuera de convenio". Un importante triunfo de su lucha que se organizó desde abajo y que salió a la luz en este conflicto.

Te puede interesar: Emergencia en transporte: Llaryora quiere garantizar el negocio de las empresas

Sin embargo, el malestar sigue entre las bases del transporte ya que este acuerdo que firmó la conducción de manera inconsulta cuando la lucha de los trabajadores y sus familias estaba muy fuerte, habilita a que se descuenten los viáticos y el laudo de los choferes que no pueden trabajar por ser población de riesgo o de quienes tengan que rotar en sus puestos de trabajo, lo que implica una reducción salarial encubierta. Por otro lado, el pago del salario a partir de agosto queda supeditado a la llegada de los subsidios nacionales sin fecha clara de cobro, quitándole responsabilidad a las empresas. Junto con esto las empresas pueden disponer de las licencias de los trabajadores y el medio aguinaldo de junio será pagado en tres cuotas a partir de agosto.

Desde el punto de vista del acuerdo queda una sensación contradictoria porque si por un lado se logró frenar el plan de una mayor ofensiva que tenían las empresas y municipalidad obteniendo una conquista importante como el pase a convenio de los precarizados, había fuerzas para seguir luchando. Luego de masivas movilizaciones, cortes y acciones durante el paro de tres semanas, se podía seguir peleando para no resignar ningún derecho. Una vez más la conducción de la UTA Córdoba actuó por fuera de la decisión de las bases sin hacer ni una asamblea para firmar este acuerdo, dándole la espalda a miles de choferes que con su organización desde las bases impusieron el paro y todas las medidas de lucha.

Te puede interesar: Lunes agitado en el centro de Córdoba por piquetes móviles de choferes

Los choferes y sus familias: protagonistas de una gran lucha

Está lucha recién comienza porque el acuerdo es por tres meses, porque hay muchas demandas que no estuvieron contempladas en el acuerdo, porque el mes que viene los trabajadores pueden estar en la misma situación sin cobrar sus salarios. Sin embargo, el triunfo que implica el pase a planta de los compañeros que estaban fuera de convenio da fuerza para profundizar la organización con importantes lecciones para sacar de este conflicto y que son un ejemplo para miles de trabajadores de la provincia.

En este primer "round" se destacó la organización desde las bases, centralmente de los trabajadores de las empresas ERSA y Aucor que masivamente se reunieron en la punta de línea hace 3 semanas y le impusieron a la conducción que le dé cobertura a la retención de servicios que habían iniciado y que luego se extendió al resto de las líneas de transporte urbano. Esa organización desde las bases se combinó con acciones de lucha permanente para que el paro sea activo, con una gran demostración de fuerzas el viernes pasado cuando en el Concejo Deliberante se votaba la emergencia en el sistema de transporte.

Te puede interesar: Se aprobó la emergencia en transporte, contra los trabajadores y los pasajeros

Por otro lado, nació la Comisión de Mujeres que fueron protagonistas en todas las movilizaciones, mostrando que la lucha no es sólo de los trabajadores sino de sus familias para defender sus derechos. Un gran ejemplo que tiene sus antecedentes en importantes luchas de la clase trabajadora cordobesa desde la lucha de Iveco, Volkswagen, Valeo y recientemente en Minetti, compañeras que apoyaron activamente y fueron parte de esta lucha de los choferes y sus familias.

Te puede interesar: La Comisión de Mujeres dice presente en el conflicto de UTA Córdoba

También muchos choferes comprendieron, como también sucedió durante el conflicto de municipales, que los políticos que se dicen "amigos del pueblo" durante las elecciones como es el caso del peronismo cordobés, cuando los números no cierran siempre ajustan al pueblo trabajador mientras se beneficia a los grandes empresarios. En este caso a los del transporte que han hecho grandes negociados con el transporte recibiendo miles de millones de pesos en subsidios sin rendir cuentas a la sociedad del dinero público recibido. Contra este negociado, desde la banca del Frente de Izquierda con la concejal Laura Vilches planteamos una salida opuesta proponiendo la estatización del servicio de transporte bajo control de trabajadores y usuarios para aportar a un programa de salida de fondo a la crisis que atraviesa el sistema producto de décadas dónde se priorizó la ganancia de los empresarios y no el derecho de los usuarios y trabajadores.

Te puede interesar: El Frente de Izquierda rechaza la emergencia de Llaryora y busca la estatización del servicio de transporte

Estos iniciales pero importantes pasos en la organización desde abajo tienen que consolidarse construyendo una agrupación Anti burocrática, independiente de los gobiernos y las empresas para darle continuidad a está lucha que la conducción quiere terminar firmando la paz social por tres meses. Una agrupación que integre a las familias y que se proponga llegar a todos los trabajadores del transporte en el camino de recuperar el sindicato y en lo inmediato recuperar todos los derechos de los trabajadores, coordinando con todos los sectores del pueblo laburante afectado por las medidas de ajuste ya que tenemos los mismos enemigos.

Al servicio de este gran desafío, partiendo de este gran ejemplo de lucha, nos ponemos a disposición desde la banca de Laura Vilches y desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas.







Temas relacionados

Martín Llaryora    /    Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)   /    Córdoba   /    Choferes   /    Paro del transporte   /    Laura Vilches   /    UTA   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO