Sociedad

CÓRDOBA / EDUCACIÓN

Córdoba: con el cierre de cursos Schiaretti ataca a la educación pública

El 2018 arrancó con el cierre de muchos cursos, lo que excluye a niños y adultos de algunas ofertas educativas y deja docentes en la calle.

Noé Silbestein

Delegado departamental UEPC | Agrupación Docentes D-Base

Jueves 22 de marzo de 2018 | Edición del día

Esta política va de la mano con lo que ya viene haciendo el gobierno: la exclusión de muchos niños del PAICOR, la precarización del personal docente y no docente de las escuelas, como las auxiliares docentes o las compañeras de limpieza, y las condiciones edilicias pésimas de muchos establecimientos. Todo esto se explica desde el ahorro de dinero y una política pobre para la población más pobre. La contracara es una política rica para pooles de siembra, constructoras, automotrices y call center.

Secreto y cierre

El gobierno de Schiaretti, cuyos funcionarios hablan de la inclusión, en la práctica cierra cursos de las escuelas a las que concurren los sectores más vulnerables. El argumento es cuantitativo si no pueden sostener una matrícula de 15 o 20 alumnos, el curso se cierra. Y como ir a la escuela todos los días está relacionado con las condiciones de alimentación, vivienda, acceso a bienes económicos y a bienes culturales, lo que se hace es darle menos oportunidades a quienes tienen menos recursos. Esto va a contramano de la defensa de los derechos humanos, particularmente de los derechos de las y los niños y adolescentes.

El gobierno tiene una estrategia para no hacerse cargo: responsabilizar a los docentes. Por eso en las escuelas en que se decidió el cierre se hizo en el más estricto secreto, acaso precedido por un rumor. No se convocó a un trabajo conjunto a los docentes porque el gobierno que cierra cursos construye la imagen de docentes expulsores.

El argumento del ministerio es: el Estado protege la educación pública, y actúa en protección de los estudiantes desde una política de inclusión. Los docentes, que sólo quieren aferrarse a un trabajo estable y cobrar su sueldo, no les interesa lo que pasa con los estudiantes.

Semejante falacia sólo puede existir en la cabeza de gente que no da clases. Cuando el 13 de marzo en la legislatura Delia Provinciali esbozó esta línea argumentativa, la docente y legisladora por el PTS-FIT Laura Vilches le respondió: “La profesionalidad de los docentes, Delia Provinciali, se pone en juego todos los días, cuando cada uno de los docentes inventamos mil y una estrategias pedagógicas, a pesar de las capacitaciones bastante pobres que recibimos los profesores, que son un poco básicas en cuanto a los contenidos, aunque sean parte de los acuerdos nacionales o de los estudios de los ministerios. Las he hecho a todas, las sigo a todas, y modifico todo lo que hay que modificar, como muchos de nuestros compañeros docentes”.

Defender la educación pública empieza por defender la oferta educativa existente

Empiezan a llegarnos denuncias no sólo de capital sino también del interior. Estamos ante una política de Estado, que no es sólo cerrar cursos, sino también sumar trabajo no pedagógico a los docentes. Y pareciera que para los funcionarios del ministerio nada estimula más que el miedo al desempleo. Por eso el cierre de cursos tiene el efecto disciplinador del miedo. El miedo como método.

Esto se busca hacer extensible a otros ámbitos de la docencia, hay escuelas enteras funcionando con docentes interinos, ocurre en las escuelas dependientes de la Dirección de Jóvenes y Adultos, a cargo de la familia Brene, o en el nivel Superior y ahora también en las escuelas modelo de la gestión schiarettista: las escuelas PROA. El gobierno nacional y el provincial echaron durante dos años a centenares de docentes de los programas socioeducativos, que no tenían estabilidad laboral. La novedad es que ahora se pretende comenzar un ataque sobre los docentes de la educación obligatoria.

Por eso es urgente defender la oferta educativa existente para defender la educación pública. Se ha hecho de la escuela un ámbito lleno de controles y vaciado de ámbitos institucionales de articulación pedagógica. Es la libertad de pensamiento, el debate colectivo, el verdadero fundamento de una mejor educación. Eso no es compatible con la exclusión de los estudiantes ni de los docentes. La educación debe ser defendida como un derecho. Como señaló Laura Vilches: “Pareciera que para Schiaretti el Estado no tiene que garantizar derechos, sino que tiene que ahorrar plata. Ahora también se suma a la meritocracia macrista y le echa en cara a los docentes que no pueden retener estudiantes. Es un acto de caradurez total por parte de un gobierno que tiene al 50% de los niños de la provincia con necesidades básicas insatisfechas. Dice que defiende los derechos humanos pero le niega educación a los sectores más vulnerables”.

Política pública e información no publicada

Decíamos al comienzo de esta nota que hay muchos cursos que están siendo cerrados. Los docentes los denuncian a través de las redes sociales, pero oficialmente no hay datos. Hay muchas preguntas para hacer y por esa razón la legisladora Laura Vilches se reunió con trabajadores de la educación en la legislatura y producto de esa reunión se presentó en el día de ayer un pedido de informes.

P.de i. Cierre Cursos by La Izquierda Diario on Scribd







Temas relacionados

Cierre de cursos   /    Educación pública   /    Juan Schiaretti   /    Unión por Córdoba   /    Ministerio de Educación   /    Laura Vilches   /    Córdoba   /    Educación   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO