Juventud

CÓRDOBA / NOCHE DE LOS LÁPICES

Córdoba: Los lápices de nietas de desaparecidos escriben Santiago Maldonado

Somos Victoria e Isabela, nietas de desaparecidos en la dictadura. Este 16 de septiembre, a 41 años de la noche de los lápices, queremos que los secundarios volvamos a las calles

Victoria Marconetto

Nieta de desaparecido Militante del PTS

Isabela Mercau

Estudiante secundaria y nieta de desaparecido

Viernes 15 de septiembre | 12:55

Como nietas de desaparecidos no queremos hablar en esta convocatoria solo sobre pasado, buscamos reivindicar la lucha de esos compañeros que no se organizaban por puntos parciales, sino que querían transformar esta sociedad de raíz. Por eso, para levantar sus banderas, no nos podemos quedar solamente en el dolor ni dejar que nos venza el recuerdo vacío.

Hoy nos sobran los motivos para luchar: luchamos por esos pibes cuando decimos que, como no hay perdón ni olvido, seguimos peleando para que se abran los archivos de la dictadura y por la perpetua para todos los genocidas.

La pelea por los desaparecidos nos hierve la sangre. Nos lleva a alzar la voz desde lo más profundo. Por eso, luchar contra la impunidad y denunciarla no va a tener el límite que quiere ningún gobierno. No lo tuvo cuando hace once años denunciamos la desaparición de Jorge Julio López y el silencio del gobierno de turno.

Cuando decimos que Julio López fue un monumento a la impunidad, decimos que su desaparición expresó un estado de situación en el cual las botas todavía pisaban fuerte y la conveniencia del oficialismo lo encubrió, llegando a decir en la voz de Aníbal Fernandez que "estaba en la casa de la tía". No, no estaba en la casa de la tía, así como santiago nunca estuvo en Chile o en Entre Ríos.

Como la impunidad genera más impunidad, hoy nos toca gritar para que Santiago Maldonado aparezca, mientras una nueva teoria de los dos demonios en los medios de comunicación hegemónicos criminaliza al pueblo mapuche.

A Santiago se lo llevó la gendarmería de Bullrich. Aunque no quieran que se hable de esto en las aulas, nosotros lo sabemos y no nos van a callar.

Por todo esto, la mejor forma de responder es no permitir que Santiago Maldonado sea otro monumento a la impunidad. La única forma de hacerlo es siendo miles a 41 años de la noche de los lápices y cuando se cumplen once años de la desaparición de Jorge Julio López.

Para que las botas no sigan pisando, porque el "Nunca Más" no es una frase vacía: pongamos en pie un fuerte movimiento este 16 y 18 de septiembre. Con esa fuerza con la que las y los estudiantes secundarios en Buenos Aires tienen tomados 27 colegios contra una reforma del gobierno que mercantiliza la educación y apunta a precarizar a la juventud. Para que se escuche este grito: que los lápices siguen escribiendo y hoy escriben Santiago Maldonado.






Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Noche de los Lápices   /    Opinión   /    Libertades Democráticas   /    Córdoba   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO