Sociedad

SOCIEDAD

Córdoba: elevan a juicio la causa de fumigaciones en el barrio Ituzaingó Anexo

Lo resolvió la Cámara de Acusación de Córdoba. Hay seis personas acusadas de “contaminación dolosa con agroquímicos”. Sería la primera vez que en el país se juzga ese delito.

Miércoles 17 de junio de 2015 | Edición del día

El año pasado, el juez de Control Carlos Romero había ratificado la elevación a juicio dispuesta por la Fiscalía de Instrucción del Distrito III contra los acusados por fumigaciones concretadas en 2004 y en 2007. A los seis imputados les quedaba esta última posibilidad de recurrir la resolución ante la Cámara de Acusación, y la petición fue rechazada.

En la fundamentación, Romero consideró que estaba “debidamente probado que las pulverizaciones realizadas el 2 de marzo de 2004” cerca del barrio Ituzaingó Anexo, y las del 21 de enero y el 19 de febrero de 2007 en el campo de soja y maíz explotado por Tecnocampo SA pusieron “en peligro la salud de la población de los barrios aledaños a los campos pulverizados”. Señaló que por “su calidad de explotadores agropecuarios e ingenieros agrónomos”, los imputados “conocían la clase de toxicidad de los agroquímicos que aplicaban”.

Dos de los acusados actuales, el productor agropecuario Francisco Parra y el aeroaplicador Edgardo Jorge Pancello, habían sido condenados en 2012 a tres años de prisión por mala aplicación de agrotóxicos en el año 2008 en Ituzaingó Anexo. En ese momento no se llegó a probar la relación entre las fumigaciones y las enfermedades que hubo en el barrio.

En esta nueva causa hay cuatro imputados más, vinculados a la aplicación negligente de plaguicidas en 2010, en unos campos ubicados en la localidad de Los Cedros, a muy corta distancia del barrio cerrado Las Quintas Country Golf. Se trata del aeroaplicador Gustavo Alejandro Peralta Amaya, los propietarios de la empresa Tecnocampo que aplicó los plaguicidas –Javier Eduardo Amuchastegui y Fernando Ramón–, y la ingeniera agrónoma Alejandra del Carmen Mendizabal Pizarro.

Raúl Montenegro, presidente de la FUNAM, calificó al juicio como “innovador porque por primera vez se enjuicia a una ingeniera agrómoma”. Montenegro agregó: “Aunque resulte sorprendente, los ingenieros agrónomos nunca evalúan la calidad y cantidad de residuos de plaguicidas que ya acumuló históricamente el campo que va a ser pulverizado, ni conocen los plaguicidas que ya almacenan en sus cuerpos los bebés, niños y adultos potencialmente expuestos. El daño de las nocivas pequeñas dosis de plaguicidas al sistema hormonal y al sistema inmune de las personas no forma parte de los elementos que estos profesionales tienen en cuenta”.

Algunos vecinos de Ituzaingó lamentaron que no estén en el banquillo los funcionarios públicos de Agricultura y de Ambiente de la Provincia, ni tampoco el Senasa, que es el organismo que autorizó plaguicidas con información principalmente aportada por las empresas.

En el barrio Ituzaingó Anexo, ubicado al sudeste de la capital provincial, fallecieron 272 personas, 82 por tumores, a lo que deben sumarse unas 150 personas que padecen distintos tipos de cáncer.







Temas relacionados

Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO