Mundo Obrero

MOVIMIENTO OBRERO

Conversaciones obreras en la Zona Norte (GBA)

Una charla sobre cómo impulsar La Izquierda Diario en las fábricas y barrios.

Jueves 21 de julio de 2016 | Edición del día

Luego del XV Congreso del PTS, en la zona norte del Gran Buenos Aires, se reunieron algunos referentes obreros del PTS para intercambiar acerca de las resoluciones de dicho Congreso y la posibilidad de sumar cientos de corresponsales trabajadores a La Izquierda Diario. Javier "Poke" Hermosilla y Juan Centurión, de Kraft, Rubén Matu de Lear, Roberto Amador, de Madygraf (despedido de Gestamp) y Javier "Mancha" Aparicio de Volkswagen fueron los protagonistas de este encuentro.

En el intercambio de opiniones, ida y vuelta, se fue dando un debate alrededor de distintos temas: La Izquierda Diario como herramienta para organizar grupos de obreros, aumentar nuestra influencia y fortalecer la construcción del partido. Los temas y propuestas surgen: cómo lograr que cientos o miles de nuevos compañeros difundan o escriban para el diario, que crezca lo que llamamos una “red de colaboradores”. Qué relación tiene ese trabajo con los locales partidarios y las fábricas. De allí va surgiendo la necesidad de juntarse periódicamente para pensar cómo está el movimiento obrero y cómo desarrollar la influencia política y sindical del PTS.

El diario y el partido

El “Mancha” arranca: “hay que pensar cómo el diario nos sirve para formar y explicar nuestras ideas de manera simple a un montón de compañeros que empiezan a militar”.

“Roby” opina: “para mí, hay que pensar que cuando lanzamos La Izquierda Diario (LID) lo pensamos más en cómo llegar al sector de votantes del Frente de Izquierda (FIT) y ahora, además de la influencia, lo relacionamos con la construcción de partido, aprovechando también la crisis del kirchnerismo. Por lo que vos decías “Mancha”, para mí con LID podemos lograr que escriban cientos de trabajadores lo que piensan, para que podamos hacer un debate político y avanzar mucho más políticamente. Lo que puede lograr LID y que lo plantearon mucho los compañeros que venían del kirchnerismo, es que te permite abrir un diálogo y pensar qué debates políticos hacer”.

Acto seguido, el que responde es el “Mancha”: “hay que elaborar un plan más estratégico de los lugares y gremios donde queremos avanzar, los que ya tenemos peso, los que queremos abrir. Por ejemplo, podemos hacer un equipo obrero que tome LID con todo y que pensemos todas las iniciativas, qué “redes” tenemos, la lucha política y la construcción del partido pensando LID como herramienta, donde expresemos las ideas y las voces del mundo obrero, para mí está bárbaro”.

La posibilidad de organizar cientos de colaboradores

En relación al rol de LID como un verdadero organizador de la actividad política, se discutió en el Congreso la posibilidad de tener miles de colaboradores en todo el país que escriban cotidianamente en el diario.

Juan Centurión arrancó señalando que: “con todo lo que venimos discutiendo alrededor de LID se ve más claramente la posibilidad de conseguir más reporteros o colaboradores. Yo tengo amigos y conocidos que te pueden hacer llegar a distintos lugares de trabajo. También es importante pensar cómo se enfoca esto para que la gente se acerque a los locales, a mí siempre me sorprende un amigo que me dice que él puede aportar para el local, porque quiere ir ahí a comer asado con otros compañeros de trabajo. Y eso está bueno, tener una relación con los locales y colaboradores para el periódico. A mí el periódico en la fábrica es una de las cosas que me ayudó a hablar con mucha más gente, y te ayuda a tener relaciones con gente por fuera de la fábrica también. Y todos estos compañeros tienen primos, hermanos, que hay que preguntarles dónde trabajan y cómo podemos llegar”.

El “Matu” agrega que: “de alguna manera es parecido a la campaña por las PASO, cuando fueron las candidaturas obreras. Uno se movió sobre sus amigos, su familias, sus redes, sobre otra gente que por ahí no conocía. Para mí esto es algo parecido, buscando las “redes” que le ayuden a llegar a más y más gente. El tema es cómo cada compañero se siente parte y hacemos un trabajo más amplio. Para mí con la apertura de los locales se va en ese sentido y a la vez si metemos LID, y logramos tener en 200 fábricas corresponsales, que se escriba sobre las fábricas, que nos pasen datos pero a la vez que escriban sobre la problemática de los barrios y demás, si se logra una militancia en esa instancia, eso mismo nos va a llevar a otra gente, se va a extender, porque si yo escribo me gusta que me lean. Entonces es re expansivo”.

El “Mancha” asiente y agrega: “Para mí habría que hacer como un mapa de todas los lugares de trabajo en los que tenemos conocidos. Tener claro qué cantidad de fábricas hay y en cuáles podemos tener alguien qué nos pueda decir qué pasa en cada lugar. Además no sólo es escribir, se puede mandar el audio y transcribirlo y eso después se difunde en la fábrica y los barrios a un montón de laburantes de distintos gremios”.

“Poke” da un ejemplo de cómo funciona eso: “con el caso de la lamentable muerte del compañero Walter en Volkswagen, un laburante de mi sector era vecino de él y venían a trabajar juntos y me contaba que había visto la noticia en nuestro diario”.

Entre los corresponsales y las editoriales obreras

Así se fue originando un debate sobre la expansión de los corresponsales y la idea de realizar editoriales o columnas obreras con más análisis y reflexión. Este debate se sintetizó tomando en cuenta los distintos niveles y alcances que se puede tener con el trabajo con LID. Para “Roby”, “lo que tenemos que tener son ‘antenas’, si nosotros logramos que nos manden de distintas fábricas cosas acerca de lo que pasa, podemos hacer en la semana una o dos notas que cuenten la situación de como está el movimiento obrero, que es lo que se está discutiendo en la zona”.

Y surge el debate:

  •  Mancha: en los casos que pueden ser noticias individuales darle con todo, pero después cosas puntuales que vos tenés de una red de corresponsales dentro de las fábricas te permite hacer una editorial buena de cómo está la situación del movimiento obrero y eso te permite pensar política”.
  •  Matu: “eso está bien, pero yo lo que digo es que si lo enfocamos sólo en hacer editoriales suplantamos a los colaboradores”.
  •  Mancha: “está bien, pero son las dos cosas. El compañero que escribe, escribe, pero nosotros si nos llegan informaciones de 50 fábricas de la zona de lo que está pasando y de todo eso lo agarramos y hacemos un análisis para hacer una editorial y nos permita orientar la política también”.
  •  Matu: “eso sí, me parece bien. Y no tiene que perder valor el compañero que transmite la información, que la difunda entre sus conocidos, su familia”.
  •  Roby: “no se contrapone, si nosotros logramos tener toda esa información, para ver qué es lo que está pasando en el movimiento obrero, lo que te permite es tener una política y pensar también campañas políticas”.
  •  Matu: “claro, nosotros tenemos que pensar diferentes niveles, yo tengo acuerdo con lo que decís vos, que hay que pensar y reflexionar en editoriales. Ahora, eso lo podemos hacer si tenemos una extensa red de corresponsales organizados alrededor del diario y que escriban sobre los temas que quieran y militen sobre eso porque a lo que apostamos es a que pase eso y que difundan sobre lo que escriben en sus familias, trabajo, colegio, etc”.
  •  Juan: “esa es la discusión que le vamos a dar nosotros a las propias redes, lo que vos vas a influenciar, porque por ahí hay compañeros que no van a escribir pero lo difunden y lo cuentan a otros”.
  •  Matu: “todos los que estamos acá podemos llegar a mucha gente, Poke por ejemplo si consigue que muchos de esos compañeros escriban sobre su situación en los barrios y no tanto de Kraft, pero sí sobre los problemas que tengan, eso nos multiplica. Si tenes una sección de denuncias obreras, y entran más obreros se van a sentir identificados porque van a decir mirá todos los que somos y eso incentiva a otra gente a escribir. Es un medio que no tiene techo”.
  •  Poke: “además hay que tener en cuenta que hoy todo el mundo está con celular y eso permite que haya una mayor difusión y llegada. Por ejemplo a mí se me acercan y me comentan ‘tengo un pariente que la está pasando mal en tal lado’, con el diario podemos aprovechar mucho para expresar esas denuncias. Mucha gente te acerca inquietudes”.

    Llegando al final de la charla

    Hacia el final de la charla fueron repasando algunas de las ideas que se habían tirado para ir avanzando: una fue lanzar preguntas por whatsapp sobre el tarifazo, que durante la semana recogió muchos testimonios y fueron publicadas como notas en el diario. También surgió la idea de entrevistar a periodistas de medios gráficos y televisivos, una sección que sea “obreros entrevistan a periodistas” dijeron y también comenzó a avanzar ese proyecto en la semana. La otra cuestión fue mantener este tipo de reuniones. El “Poke” lanzó la idea: “yo lo que propongo es juntarnos todos los lunes, para pensar todas estas cosas, depende los horarios a veces podrán algunos y a veces otros”. El “Mancha” agregó: “para arrancar hay que empezar a pensar una red de corresponsales, dónde tenemos gente conocida qué le digamos: ‘che mirá vos que laburás en tal lado sabés que estamos haciendo esto con el LID y queremos reflejar lo que pasa en cada fábrica’, y empezar a sumar más gente”. El “Poke” respondió: “sí, hay que decirles si quieren escribir en un diario que tiene más de un millón de visitas por mes”.

    Así el encuentro iba llegando a su fin, con promesa de continuarlo.







    Temas relacionados

    Lear   /    Mondelez-Kraft   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO