Sociedad

CÓRDOBA

Controvertido proyecto de Ley Agroforestal para Córdoba

El proyecto elevado por el oficialismo a la legislatura se aprobaría este miércoles. No hace ninguna referencia a como se compatibiliza esta nueva propuesta con las áreas bajo Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN).

Domingo 30 de julio | Edición del día

El oficialismo impulsa una nueva Ley Agroforestal sin cerrar el capítulo de la Ley de Bosques. Sin un plan de ordenamiento de bosques, el gobierno intenta favorecer, con este nuevo proyecto, los intereses de la industria forestal y agropecuaria a costa de dañar de modo irreversible el delicado balance de las especies nativas.

Las organizaciones ambientales, en alerta, criticaron duramente el proyecto del gobierno. Plantean que no hace ninguna referencia a como se compatibiliza esta nueva propuesta con las áreas bajo Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN), teniendo en cuenta que no existe hasta ahora un nuevo mapa que establezca las áreas de conservación de los bosques nativos. Sumado a lo anterior el proyecto de ley del Plan Provincial Agroforestal carece de un capítulo específico sobre selección de especies arbóreas para la reforestación, lo que podría derivar en forestación o reforestación con exóticas en áreas bajo OTBN.

En el articulado del proyecto no se considera la restauración de bosques nativos, sólo su “enriquecimiento”. Sería clave incorporar la restauración de bosques nativos como parte de un proceso planificado destinado a la recuperación de ecosistemas boscosos nativos que han sido desmontados y sufrido un cambio de uso del suelo.

Al parecer estos puntos críticos no son nada nuevo. Proyectos de ley forestales presentados en 2011 y 2013, al igual que este nuevo proyecto, tampoco contemplan la conservación de la biodiversidad y de los múltiples beneficios ecosistémicos que aportan las formaciones vegetales nativas.

Que hay detrás del “enriquecimiento” de bosques nativos

Existen varios puntos por los cuales esta propuesta sería desastrosa para el ambiente de Córdoba, que hasta hace pocos años sufrió una de las tasas de deforestación más altas del planeta.

Entre los artículos más polémico se destaca el Artículo 6 del proyecto. En el mismo se establece un plazo, nada más y nada menos, que de hasta diez años para que los predios cuenten -como mínimo- con el uno por ciento de su superficie o su equivalente, con cobertura vegetal arbórea o de forestación. Esto se puede incrementar hasta el cinco por ciento, cuando los indicadores y características edafoclimáticas (suelo y clima) del predio y la región así lo aconsejen.

La ley se refiere especialmente a las áreas actualmente sin bosque, sin distinguir si esta situación es producto del desmonte o si son campos donde se pretende implantar árboles donde nunca han existido. La zona agrícola de Córdoba abarca unos 8 millones de hectáreas, por lo que forestar el uno por ciento significa cambiar el uso del suelo de sólo 80.000 hectáreas, en un extenso plazo de diez años. Esto muestra la falta de interés en plantear una verdadera política forestal, que compense los desmontes que ha sufrido la provincia, o que proporcione protección contra la erosión en áreas agropecuarias. La superficie a reforestar debería examinarse en cada caso, y probablemente sea mayor al uno por ciento en áreas que han sufrido desmontes previamente o en zonas amenazadas por la erosión.

La "ganadería bajo sistema silvopastoril" fruto de controversias en el debate sobre el ordenamiento de los bosques nativos, vuelve a aparecer en el proyecto de ley agroforestal. Este nombre encubre la tentativa de las organizaciones ruralistas para avanzar sobre el bosque nativo substituyendo sus estratos de arbustos y hierbas por pasturas implantadas para el ganado. En el caso de la ley agroforestal, este tipo de ganadería es uno de las acciones a promover por la ley, pero no se entinde en qué situaciones: ¿en bosques nativos degradados que se pretende "enriquecer"? ¿En bosques implantados?

Más que "enriquecimiento" la devastada situación ambiental de la provincia exige de restauración ecológica de los ambientes nativos, por lo que uno de los objetivos de la ley debería ser la preservación de la biodiversidad de la flora y fauna nativa, y asegurar la permanencia de los servicios que presta a la sociedad como polinización, protección de cuencas, provisión de agua, etc. La restauración es un proceso más complejo que el "enriquecimiento" y exige invertir en investigación científica básica y aplicada, planes de educación ambiental y forestal.








Temas relacionados

Juan Schiaretti   /    Ley de Bosques   /    PJ   /    Ecología y medioambiente   /    Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO