DECLARACION

Contra la injerencia imperialista del Estado español en Venezuela

El Congreso de los Diputados aprobó exigir nuevas sanciones contra Venezuela. Un nuevo salto en la intervención imperialista de parte de los representantes de las grandes multinacionales españolas.

Sábado 14 de abril | 09:21

La propuesta del partido de la nueva derecha española, Ciudadanos, fue aprobada con 164 votos a favor, gracias al apoyo del gobernante Partido Popular. El PSOE se abstuvo y Podemos votó en contra, pero aun así salió adelante la resolución que exige al gobierno que aplique sanciones a Venezuela.

Así lo celebraba en su cuenta de Twitter el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Los diputados españoles aprobaron también desconocer las próximas elecciones presidenciales y legislativas convocadas para el 20 de mayo.

El PP y Ciudadanos vienen encabezando una campaña ofensiva contra el gobierno de Venezuela, de la que también son parte dirigentes del PSOE como Felipe González o Zapatero -este último bajo un discurso “dialoguista”-, todos con el discurso de combatir la “tiranía” y defender los “valores democráticos”. Un nivel de hipocresía imperialista inaudita, cuando en el Estado español hay en este momento decenas de presos políticos del ex gobierno catalán por el solo hecho de haber intentado realizar un referéndum por el derecho a decidir y por una República. Mientras, en el Estado español se persigue a activistas y periodistas por poner un tuit, bajo la antidemocrática “Ley mordaza” y se acusa de “rebelión” y “terrorismo” a aquellos que ejercen su legítimo derecho a la protesta cortando calles.

La decisión del Congreso de los Diputados llega la misma semana que el gobierno español y el Rey Felipe VI recibían con honores a representantes de la monarquía saudí, a los que España vende armas para alimentar su guerras y masacres de los pueblos. Albert Rivera, Rajoy y el Rey no tienen ningún problema con los miles de presos, decapitados y torturados en las cárceles saudíes, porque solo tienen “ojos” para Venezuela.

Todo esto demuestra que los únicos intereses que defienden los imperialistas españoles son los de sus propias multinacionales, con jugosos negocios en América Latina, lo que quieren encubrir en un cínico discurso de defensa de la “democracia”.

En momentos en que una verdadera catástrofe económica y social se cierne sobre el pueblo de Venezuela con una hiperinflación descontrolada, desabastecimiento, hambre y una fuerte caída de las condiciones de vida, los militantes de la Corriente Revolucionaria de los Trabajadores y Trabajadoras (CRT) desde el Estado español rechazamos la injerencia imperialista del gobierno español, de la UE y Estados Unidos, que solo busca profundizar esta situación, para abrir el paso a salidas “de fuerza”. Ya lo vimos en la visita a América Latina que hizo el ex Secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, que en el caso de Venezuela llegó a alentar al golpismo por parte de las Fuerzas Armadas.

La situación en Brasil, donde el golpista gobierno de Temer y el partido judicial han avanzado en una nueva escalada golpista con el encarcelamiento de Lula, muestran la dinámica de los partidos de la derecha más conservadora aliados al imperialismo en América Latina.

Pero rechazar la injerencia imperialista del Estado español, de ningún modo significa apoyar acríticamente al gobierno de Maduro, como hace gran parte de la izquierda española. En el caso de Podemos, han pasado de una defensa acrítica del gobierno de Chávez a un apoyo a la “mediación” de Zapatero, que es funcional a la injerencia imperialista en la región.

El proyecto de un “socialismo del siglo XXI” con empresarios y sin romper todos los lazos que atan al país con el imperialismo ha mostrado su fracaso, con consecuencias catastróficas para el pueblo venezolano. Ni la cúpula chavista, ni las fuerzas armadas “nacionalistas” represivas, ni los políticos de la derecha aliados al imperialismo pueden ofrecer una salida favorable para el pueblo trabajador.

La lucha de los trabajadores para dar una salida progresiva ante la crisis social solo puede venir de sus propias fuerzas. Como plantean nuestros compañeros de la LTS en Venezuela: “La tarea de la izquierda que se reclama obrera y socialista, es ayudar a poner en pie un polo de trabajadores, independiente del chavismo como de los partidos empresariales, que levante un programa de salida obrera a la crisis.”

Te puede interesar: Venezuela: elecciones presidenciales entre la catástrofe económica y la injerencia imperialista






Temas relacionados

Estado español   /   Venezuela   /   Ciudadanos   /   Podemos   /   Mariano Rajoy

Comentarios

DEJAR COMENTARIO