Juventud

HUMO DULCE

Consejos básicos para el autocultivo

Llega la primavera y muchos usuarios de cannabis piensan en plantar el suyo propio, ya que están cansados de fumar esa cosa de mala calidad y dañinas para la salud que venden en las calles. Por eso en el último tiempo, en Argentina gana terreno el autocultivo, aunque la actual legislación lo prohíbe y estigmatiza al consumidor. Así fueron perseguidos muchos cultivadores, como Matias Faray uno de los últimos casos más conocidos, y hasta los locales de “cultura cannábica” conocidos como “Grows Shops” en donde se venden los insumos para el autocultivo, que también se consiguen en cualquier vivero o casa de electricidad en el caso del cultivo indoor (interior con luces dentro de armarios).

Jueves 16 de octubre de 2014 | Edición del día

El reclamo por la legalización por parte de unos sectores o la despenalización por parte de otros, gana cada vez más fuerza, como se expresó en la última Marcha Mundial de la Marihuana, que en Buenos Aires reunió a más de 150 mil personas que marcharon desde Plaza de Mayo hacia el Congreso con una gran columna de humo dulce.

Para quienes quiera empezar con el autocultivo, dejamos una guía sencilla que sirve para los cultivos interior y exterior. Solo falta conseguir unas semillas y arrancar. Buenos humos!

GERMINACION

Preparación del sustrato (tierra): Si bien se puede usar la misma tierra que para cualquier planta, el sustrato básico recomendando para el cultivo de cannabis, es 30% humus de lombriz, 20% perlita, 10% vermiculita, 20% tierra y 20% resaca o turba. Puede conseguirse en un Grow Shop o en cualquier vivero cerca de casa.
Germinación: Para saber si la semilla es apta, se presiona entre las yemas del índice y pulgar. Si resiste es apta. Luego poner entre dos servilletas de papel húmedas las semillas, y estas dentro de dos platos para que no entre luz. Controlar que estén húmedas diariamente. Una vez que se asoma la radícula (colita blanca) de las semillas, se debe pasar a tierra. En un vasito de plástico o telgopor con agujeros en el fondo, con la radícula hacia abajo, se entierra 0.5 cm bajo la superficie y luego se riega. Para el autocultivo en exterior, se recomienda hacer este proceso en los meses de agosto o septiembre, para que la planta pueda obtener todo el esplendor del sol de la primavera y el verano.

VEGETATIVO

Duración de 2 a 4 meses

Fotoperíodo: En cultivos indoor se recomiendan 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad. En exterior varia gradualmente.
Transplante: Una vez que las raíces de las plántulas colonizaron el sustrato (se asoman por el fondo del vaso) se debe transplantar a una maceta mas grande.
Se rellena la maceta nueva con el envase anterior dentro, para luego al retirarlo, dejar el agujero del tamaño exacto.
Apoyar la palma de la mano en la superficie de la tierra con los dedos rodeando el tallo

Girar la maceta para que el pan de sustrato salga sin desarmarse. Evitar la incidencia de la luz solar directa sobre las raíces
Nutrientes de crecimiento: Durante el periodo vegetativo la planta crece en tamaño y desarrolla la estructura necesaria para mas adelanta iniciar la floración. En esta etapa el nutriente mas requerido es el nitrógeno (N) que utiliza para la creación de brotes, tallos y troncos. A no ser que se usen contendores grandes, al mes la planta habrá consumido casi la totalidad de los nutrientes y será necesario transplantar o suministrárselos mediante enmiendas orgánicas o abonos líquidos. El nitrógeno se consigue en cualquier Grow Shop.
Podas: Durante el periodo vegetativo puede ser necesario podar la planta por cuestiones de seguridad, de espacio o gusto. Se pueden hacer el corte “FIM” (se corta el 90% de la yema -punta de la planta-, para que del punto inicial crezcan tres o mas ramas nuevas) o el corte “APICAL” (se corta la yema o brote de la punta de la rama para que de ahí crezcan las ramas).

FLORACION

Duración de 2 a 4 meses

Fotoperiodo: En cultivos indoor se recomiendan 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. En exterior varia gradualmente.

Sexado: Cuando la planta alcanza su madurez sexual (entre 45 y 90 días aproximadamente), desarrolla en sus nudos las preflores indicando su sexo. Si no se quitan los machos del cultivo, estos polinizaran a las hembras, que comenzaran a producir semillas y menor cantidad de flores y resina que contienen los cannabinoides buscados para los efectos psicoactivos y medicinales.

Flor macho: Tiene forma ovalada y está compuesta por sépalos, los cuales al abrirse dejan caer el polen.

Flor hembra: Está compuesta de un caliz del cual asoman dos filamentos de color blanco en forma de V, llamados pistilos.

Los machos deben retirarse del cultivo ni bien se los reconoce

Es importante que durante las 12 horas de oscuridad no haya contaminación lumínica por lámparas cercanas.

Nutrientes de floración: Con las semanas los cálices (de las hembras) se multiplicarán comenzando a formar pequeños grupos de flores, conocidos como cogollos. Los nutrientes más requeridos en esta etapa son el fosforo (P)y el potasio (K). Ambos pueden aplicarse mediante abonos líquidos ricos en P y K (preferentemente orgánicos).

COSECHA
Cosecha: Las glándulas que recubren las flores y algunas hojas se llaman tricomas, y son los que contienen los componentes activos (THC, CBD, CBN, etc).

El momento ideal para cosechar es cuando entre el 5% y el 30% de los tricomas vira su tono blanco lechoso a ámbar, o cuando el 70% de los pistilos se ven como oxidados. Una vez que alcanzó el punto de maduración deseado, se corta la planta por ramas o directamente del tronco principal. Cuando más joven se cosechen los cogollos obtendremos efectos más cerebrales que narcóticos.

Manicurado: Luego de la cosecha, se procede a cortar la mayoría de las hojas en un proceso conocido como manicura. Primero se retiran las hojas mas grandes desde la base del tallo y luego las que cubren a las flores(dejando solo las mas pequeñas) para hacerlas menos proclives a contraer moho durante el secado y mejorar el sabor.
Las hojas más pequeñas conviene retirarlas recién al momento de picar la flor, ya que la protegen durante el almacenado.

Secado y curado

Secado: Los cogollos manicurados se cuelgan a secar boca abajo. El proceso debe realizarse en un lugar fresco, oscuro y ventilado. Dependiendo del volumen de las flores y las condiciones ambientales, el secado puede demorar entre una o dos semanas. Finaliza cuando el tallo hace un leve crujido al doblarlo.
Curado: Una vez que los cogollos se encuentran esponjosos pero secos en el exterior, es el momento de guardarlos en un frasco opaco y si es posible hermético, para preservar y mejorar aromas y sabores.
Durante el curado, se recomiendo abrir el frasco periódicamente para airearlo y evitar la formación de hongos.






Temas relacionados

Autocultivo   /    Humo dulce   /    Marihuana   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO