UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN

Consejo Directivo de Filosofía: “Quieren convertir a la Facultad en una feria”

En la reunión que sesionó ayer se trató la expulsión de Don Arias, trabajador ambulante.

Sábado 10 de junio | Edición del día

El jueves por la semana sesionó el Consejo Directivo de Filosofía y Letras, cuyo temario preveía mayormente resoluciones académicas. Sin embargo, el desalojo de Hugo Arias, conocido vendedor ambulante, fue un tema de discusión, a pesar de las autoridades.

La decana Mercedes Leal defendió la medida tomada la semana pasada, intentando justificarla al decir que "Don Arias no es trabajador de la Facultad" y que su permanencia en el pasillo "genera responsabilidad civil". Por su lado, la consejera docente Griselda Barale, refiriéndose a la posibilidad del reintegro de Don Arias, sostuvo que “quieren convertir en una feria la facultad”, defendiendo la postura de la necesidad de "limpiar los pasillos".

El amplió repudio que generó la medida hizo que, según las palabras de la decana, retrocedieran en presentar públicamente la normativa de la cual se valen para correrlo. Cabe aclarar que en ningún momento explicitaron el contenido de dicha normativa, mucho menos los motivos para desalojar a Don Arias. No obstante, el Consejo Directivo evaluó la posibilidad de endurecer las normas o pautas que se tomen ante los trabajadores que no forman parte de la Facultad "para preservar la institución", alegaron.

Desde la agrupación Filo a la Izquierda se exigió ante el Consejo que se pronuncie en contra de la expulsión de los trabajadores de la Facultad y a favor del restablecimiento inmediato del espacio de trabajo de Don Arias. "La decisión política de expulsarlo no es causal cuando el mismo día el intendente Alfaro desalojó a la fuerza a trabajadores ambulantes de El Bajo, muestra que los trabajadores sufrimos en carne propia el ajuste del macrismo y todo el arco político que gobierna, como el peronismo o el Frente para la Victoria", afirmó Walter Amaya.

Los actuales consejeros por el estamento estudiantil (La Bolívar) lejos de pronunciarse contra la expulsión o la posición política con respecto a esta problemática, solo pidieron explicaciones. Negando los hechos ocurridos la semana pasada cuando efectivamente se lo corrió a Don Arias, ellos eligieron confiar en la versión de la decana.

“A la decana le preguntamos si tanto le preocupa el trabajo no registrado por qué no se ocupa de los trabajadores que están en negro en el comedor/fotocopiadora, situación que se viene denunciando hace meses. Como si no les bastará esto, el Consejo nos exigió que pidamos disculpas por haber defendido a Don Arias. Nosotros estamos orgullosos de haberlo defendido porque opinamos que el movimiento estudiantil tiene que estar del lado de los trabajadores”, dice Joaquín Gutiérrez de Filo a la Izquierda.

Con la expulsión de Don Arias las autoridades buscan reforzar el sentido común por el cual la universidad tiene que estar ajena a la realidad, ajena a los despidos, desocupación y pobreza. "Si hay pobreza que no se note" parece ser el lema de quienes buscan que la Facultad sea una burbuja, postura que se emparenta con la visión neoliberal que reproduce el macrismo.






Temas relacionados

Mercedes Leal   /    Universidad Nacional de Tucumán   /    Tucumán   /    Universidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO