Internacional

ESTADOS UNIDOS

Congreso de Estados Unidos: el proyecto de ley de estímulo no es una solución para los trabajadores

Demócratas y republicanos parecen estar llegando a un acuerdo en torno al nuevo proyecto de ley de estímulo. Pero como era de esperar, el paquete brinda una ayuda muy insuficiente para la clase trabajadora.

Jueves 17 de diciembre de 2020 | 22:13

Los demócratas y republicanos en el Congreso están cerca de aprobar otro proyecto de ley de estímulo. La medida tiene como objetivo suavizar los golpes de la última crisis económica iniciada con los cierres por el coronavirus y proporcionar más fondos para la crisis de salud que ahora está fuera de control, con más de 300.000 muertes.

El proyecto de ley, si se aprueba como está, ascendería a unos 900.000 millones de dólares, con muy poco de eso destinado a los trabajadores, que es alabada cínicamente por los patrones y los políticos de ambos partidos, como los "héroes" de la catástrofe pandémica.

Los pagos directos a las personas parecen reducirse a la mitad en comparación con los del primer paquete de estímulo aprobado en marzo, de 1,200 a 600 dólares. Ni el proyecto de ley de marzo ni el actual incluye inmigrantes, estudiantes universitarios o aquellos que están en deuda con el gobierno federal. Los beneficios semanales por desempleo también serían recortados, todo “para mantener bajo control el costo de la factura”, informa el sitio Politico. Sin embargo, ya se han entregado miles de millones a empresas, mientras que 19 millones de personas no pueden pagar el alquiler y 10 millones de personas no tienen trabajo . Lo que hemos visto desde el comienzo de la pandemia también es cierto aquí: los trabajadores se ven obligados a pagar por la crisis y por el rescate a los capitalistas.

Si bien los demócratas y republicanos se preocupan por mantener bajos los costos de la ayuda directa y las prestaciones por desempleo, gran parte de la clase dominante lo está haciendo bien. Los negocios están en auge: debido a las enormes sumas que se arrojan a sus bolsillos, muchas corporaciones están registrando ganancias récord . El mercado de valores sigue batiendo récords. Los informes de este nuevo acuerdo de estímulo están haciendo que el mercado de valores suba aún más por anticipación.

Este paquete, en otras palabras, trata de beneficiar a la clase dominante, al igual que el paquete anterior. Este acuerdo entre demócratas y republicanos es una gran amenaza para la clase trabajadora.

Una clave que falta en este paquete de estímulo, al parecer, será la ayuda adicional para los gobiernos estatales y locales. Ha sido un punto de fricción para los republicanos y los demócratas se están inclinando ante sus deseos. Pero es a nivel local y estatal donde ya se están sintiendo algunos de los efectos más duros de la crisis económica.

Se proyecta que los gobiernos estatales y locales enfrentarán un déficit de medio billón de dólares hasta el 2022. Dependen en gran medida de los ingresos por impuestos a las ventas y a la renta, los cuales se han desplomado con los cierres por el covid en el mismo momento en que los costos estatales y municipales han aumentado debido a la crisis sanitaria. A diferencia del gobierno federal, estos gobiernos están obligados por ley a equilibrar sus presupuestos y no pueden pedir prestado para compensar el déficit. Eso significa que el estímulo federal se emparejará con duros ataques contra los trabajadores y sectores oprimidos en esos niveles más bajos.

Los ataques ya han comenzado. El Gobierno demócratas de la ciudad de Nueva York, por ejemplo, aprobaron un presupuesto que recorta los programas sociales. Es solo el primer paso en lo que seguramente será un largo camino de brutal austeridad local. Solo en esa ciudad, el presupuesto de austeridad podría llevar al despido de alrededor de 9000 trabajadores del transporte público.

Algunos miembros del ala progresista del Partido Demócrata elogian este nuevo proyecto de ley de estímulo como una victoria basada en una disposición que se ha eliminado: protección contra la responsabilidad de los jefes cuyos empleados contraigan coronavirus. Por supuesto, esas exenciones de responsabilidad fueron un ataque casi explícito a la clase trabajadora, pero haciendo que el proyecto de ley sea “ligeramente” menos malo dejándolo caer no hace que este proyecto de ley ni siquiera se acerque a una "victoria".

Más exactamente, los capitalistas están tratando de conceder la menor cantidad de concesiones que pueden hacernos y salirse con la suya. El monto en dólares de este proyecto de ley de estímulo es menor que el anterior no por grandes mejoras en la situación -ahora mismo, la pandemia es peor en los Estados Unidos que en cualquier otro momento- sino porque el primer proyecto de ley de estímulo fue aceptado sin luchar. . Si aceptamos la lógica de "aceptar este proyecto de ley porque es mejor que nada", una vez más bajaremos las demandas en beneficio de los capitalistas, lo que significa hacer su trabajo por ellos.

Estamos en medio de una crisis histórica que ha dejado a millones de personas increíblemente vulnerables. Los empresarios han respondido tratando entregar la cantidad más baja de dinero que les sea posible. Sus políticos salen a la televisión y se retuercen las manos sobre la deuda nacional y la necesidad de mantener bajos los costos al mismo tiempo están creando un fondo de 500 mil millones de dólares para las corporaciones. No mostraron ninguna preocupación sobre los costos cuando el Congreso aprobó un presupuesto de defensa de 740 mil millones dólares la semana pasada. En gran parte, no dijeron nada sobre la concesión de un préstamo del gobierno a una mega iglesia para comprar un avión privado.

La clase dominante se está enriqueciendo con nuestro trabajo mientras nosotros enfermamos y morimos en una pobreza miserable.

Tanto los demócratas como los republicanos esperan que, al igual que hicimos en la primavera, estemos de acuerdo con este proyecto de ley porque es mejor que nada . Pero en cambio, la clase trabajadora debe negarse a aceptar este proyecto de ley de estímulo insuficiente e insultante que solo conducirá a más austeridad. Los trabajadores esenciales deben organizarse y retener su trabajo hasta que se apruebe una ley de estímulo real . No podemos permitir que los gobernantes nos obliguen a pagar por su crisis. Este proyecto de ley de estímulo debe ser rechazado.







Temas relacionados

Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Estados Unidos   /    Demócratas   /    Congreso   /    Partido Republicano   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO