Sociedad

INUNDACIONES

Concordia: el modelo Monsanto y las políticas que nos inundan

En Concordia todavía hay 10 mil evacuados y el agua no baja. Las responsabilidades de Monsanto, la industria forestal y los distintos gobiernos. El drama habitacional en Concordia. Entrevista a Facundo Moulins, integrante de la Asamblea Ciudadana.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Miércoles 30 de diciembre de 2015 | Edición del día

Contanos cuál es la situación en Concordia hoy
FM: Hasta hoy son 10 mil evacuados. 8 mil fueron evacuados por bomberos voluntarios, por la gente que en camiones ayudaba, y 2 mil son autoevacuados. Había gente que no quería irse de su domicilio, las noches más difíciles fueron las del 22 y 23. El 24 fue el más crítico, porque se pasó de 4 mil a 10 mil evacuados. Desde ayer no hay nuevos evacuados, el río está estable, con pequeñas oscilaciones.

El problema es que arriba llueve, y no hay nada que lo detenga por la deforestación. Aguas arriba los campos de soja y arroz están todos inundados. Eso muestra a las claras que el agua baja directamente, sin que sea retenida por ningún humedal, ningún bosque, ninguna trampa natural.

En el día de hoy llovió hasta el mediodía y luego se detuvo. Pero seguimos en alerta.

¿Por qué tantos evacuados en Concordia?
La gente está evacuada desde principios de diciembre. Ahora sale en los medios porque los evacuados subieron mucho, pero la cota 12 y 13 ya había sido evacuada. Acá tenemos una ordenanza, que dice que después de la cota 14 no se puede habitar. Pero sucede que en Concordia, como en muchas otras ciudades, hay problemas habitacionales. Tenemos negocios inmobiliarios fuertes, hay construcciones que han sido por debajo de la cota 14. Estoy hablando de viviendas sociales construidas debajo de la cota 14. Entonces esa gente, que hacía dos meses le habían entregado la vivienda, se inundó y debieron evacuarse. El Estado había hecho las casas debajo de esa línea.

El municipio ha comenzado un trabajo de relocalización después de la inundación de 2009, en lugares donde no llegaría el agua. Pero muchos de esos barrios no tenían los servicios públicos indispensables, entonces la gente volvía a sus lugares, porque ahí tenían cerca las escuelas, hospitales, los lugares de trabajo.

Foto: Santiago Fiorotto

Hay un problema habitacional muy fuerte, por eso la cantidad de evacuados es tan grande.

Vos denuncias que hay una relación entre las inundaciones y el modelo de agronegocios
Claro. Se puede tomar un mapa de la Selva Paranaense, que atraviesa las cuencas de los ríos Paraná, Iguazú y Uruguay. Si lo comparás con la inundación es el mismo lugar. Ha sido deforestada de manera impresionante. Y se ha deforestado porque justamente se ha corrido la frontera agropecuaria. El límite que tenía la frontera agropecuaria pasó de 12 a 23 millones de hectáreas. Eso se puede comparar con otro mapa, la Republica Unida de la Soja, lo que Syngenta promocionaba como “la que iba a darle de comer al mundo”.

En uno de los mapas se muestra cómo se han reducido los bosques, selvas y humedales. La segunda imagen es de Syngenta, multinacional del sector agroindustrial. Los ríos que atraviesan la República unida de la soja, son los que aumentaron su caudal e inundan.

Esto es lo que trae aparejado este modelo agropecuario, con su paquete tecnológico con químicos, es el modelo que promocionan Monsanto, Syngenta y las multinacionales del agro. Es un modelo que contribuye a las inundaciones, porque erosiona los suelos de manera muy rápida y muy profunda, pero también hace que no se necesita tanta gente en el campo. Eso hace que aumenten los cordones poblacionales en las ciudades, porque expulsa a la gente del campo, y hace que esa gente se instale en los cordones urbanos, en una situación muy vulnerable, sin acceso a los servicios indispensables.

Así que la cuestión de los agronegocios no solo inunda, sino que disminuye fuentes de trabajos, y llega a matar. Con los químicos ha aumentado el cáncer de manera descomunal. Acá tenemos el caso de San Salvador, una ciudad que la mitad de las muertes son por cáncer y está muy asociado al glifosato, porque es la capital nacional del arroz. En Entre Ríos se ha talado de manera descomunal para llevar adelante esta agroindustria.

Además que el gobernador Bordet anunció que en los próximos cuatro años quiere hacer de nuestra provincia, fomentar la actividad forestal y agregarle valor. No nos olvidemos que enfrente tenemos a Botnia, que acá se produce mucho eucaliptus. En Misiones y Corrientes hay pasteras, la cuestión maderera es muy fuerte.

Las inundaciones no vienen por catástrofes naturales, sino que vienen de un modelo productivo que enlaza el perfil forestal y agropecuario. Además Entre Ríos está dentro del Plan Hidorocarburífero, y con las asambleas hemos logrado que se aprueben 31 ordenanzas libres de fracking.

Este modelo que denuncias ha crecido en la última década, y parece profundizarse…
Sin duda. No es casualidad que ni bien asume Macri cambia el nombre del Ministerio de Agricultura por el de Agroindustria, eso repercute no solo simbólica sino también materialmente. Un ministerio que se acote a un sistema agrícola industrial es una expresión de la matriz productiva que se fomenta. Quieren profundizar ese modelo.

La continuidad de Lino Barañao, como ministro de Ciencia y Tecnología, es la continuidad de Monsanto en las designaciones para las políticas agrícolas. Eso muestra a las claras el perfil del gobierno nacional. Macri vino a Concordia y prometió obras de infraestructura. Hay obras que se hicieron hace 15 años, como la Defensa Sur, y vemos los resultados.

Si no se atacan los problemas de fondo, como es este modelo agroindustrial, seguimos con políticas que nos inundan.

¿Cómo ha reaccionado la comunidad, con la solidaridad?
Concordia está muy movilizada, lo mismo otras localidades de Entre Ríos y el país. Se reciben camiones de toda la provincia, de Buenos Aires y otras provincias argentinas. Y es la gente es la que garantiza que las cosas lleguen a los lugares. Para los ciudadanos fue una emergencia, dejar un poco el clima festivo y tender una mano.

A nosotros nos agarró de sorpresa. El Estado tenía estudios de meteorología, de hidrología, que decían en setiembre que la corriente de El Niño iba a golpear fuerte. No sabemos cómo no tomó recaudos. Si no hubiese sido por la solidaridad de la gente no sé si se hubiese podido evacuar a 10 mil personas en 3 días.
Los maestros siempre han dado cátedra de estas cosas. AGMER es un gremio muy movilizado, a muchos nos han enseñado a salir a la calle. Hoy en día estamos más organizados, ya no hay que organizar la evacuación sino organizar que las donaciones lleguen a la gente.

Solidaridad: los docentes son el gremio que más se está movilizando, también mucha gente que viene suelta.

Prensa Agmer







Temas relacionados

Concordia    /    Mauricio Macri   /    Inundaciones   /    Monsanto   /    Entre Ríos   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO