Mundo Obrero México

CONFLICTOS MINEROS

Con operativo policíaco-militar Torex Gold reinicia operaciones en Media Luna

La empresa canadiense anunció el reinicio parcial de operaciones, pese al paro laboral y el bloqueo de las instalaciones que sostienen mineros y pobladores desde hace casi tres meses.

Marisol FN

@MariposaConejo

Miércoles 31 de enero | 18:15

Después de casi tres meses de un paro de labores sostenido por trabajadores de la mina Media Luna -cuya situación legal aún no está definida- la empresa canadiense Torex Gold anunció la reactivación parcial de la producción de dicha mina ubicada en Cocula, Guerrero.

Mediante un comunicado, la empresa informó que las actividades en las localidades de Guajes y el Limón Sur, se reactivaron desde el 18 y 24 de enero respectivamente, recuperando en poco menos de una semana, 12 mil 100 onzas de oro equivalentes a 303 millones 610 mil pesos. A pesar de millonarias ganancias, la empresa asegura que el conflicto sindical en Media Luna provocó la caída del 50% del valor de sus acciones en la bolsa canadiense.

Para reactivar las operaciones, Torex Gold recurrió a numerosos actos de violencia, intimidaciones y una fuerte represión contra los mineros de Media Luna. En el último periodo introdujo esquiroles a la mina, ordenó el asesinatos de mineros huelguistas con el apoyo de miembros de la CTM y grupos del crimen organizado y llamó al gobierno estatal y federal a enviar militares y policías para retomar el control de las instalaciones.

Te puede interesar: Gendarmeria, esquiroles y empresa canadiense buscan romper la huelga en Media Luna

Toma militar de las instalaciones

Mediante un fuerte operativo realizado el 26 de enero policías estatales, elementos de la Gendarmería, militares a bordo de vehículos y helicópteros, tomaron el control de las instalaciones bloqueadas por trabajadores sindicalizados de Media Luna desde hace casi tres meses. Ante la indiferencia y colaboración de sus dirigentes con la patronal, los mineros desconocieron a la burocracia de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y exigieron que la titularidad de su contrato colectivo pase al Sindicato Minero.

El descontento contra los charros cetemistas aumenta debido a que, según declaraciones de Indalecio Pérez Morones-delegado estatal del Sindicato Minero-, el gobierno, la empresa y la CTM recurrieron a engaños y mentiras sobre el supuesto secuestro de ocho trabajadores por los paristas, con el fin de justificar la toma ilegal de la mina por las fuerzas armadas y con ello, dar fin a la huelga de los mineros en lucha.

Cinismo empresarial

Tras la toma militar de las instalaciones el presidente de Torex Gold Resources, Fred Stanford declaró: “Apreciamos las acciones tomadas por el gobierno del estado, respaldado por el gobierno federal para restablecer la ley y el orden en la región de manera pacífica”. No cabe duda que el cinismo, el descaro y la avaricia de las empresas no tiene límites, ni qué decir de la disposición de las autoridades gubernamentales, la policía y el Ejército, para garantizar el saqueo de los patrones extranjeros.

¿De qué paz habla el empresario canadiense? Si desde el inicio del conflicto la empresa respondió con violencia y terrorismo hacia los mineros que denunciaban jornadas extenuantes a cambio de salarios de miseria. ¿Dónde estaba la ley y el orden, cuando matones de la CTM ejecutaron a los hermanos Víctor y Marcelino Sahuantitla Peña? Si a pesar de los más de 80 testigos del crimen, los asesinos continúan en libertad ¿Qué ha hecho el “estado de derecho”, ante el cobarde asesinato del líder minero y luchador contra la contaminación del río Nuevo Balsas, Quintín Salgado? Si para el gobierno estatal y federal es más importante cuidar las ganancias de las empresas, que proteger la vida de los mineros, los pobladores y sus familias.

Después de todas estas bárbaras y salvajes acciones, ahora la empresa canadiense divulga mentiras e información totalmente falsa para tratar de borrar los abusos, la represión, los asesinatos y la devastación ambiental que ha dejado a su paso, en las comunidades de Aztcala, Nuevo Balsas y otras comunidades de la zona conocida como el Cinturón de Oro en Guerrero.

La pelea aún no termina

Como escribimos aquí, la justicia para los mineros y sus familias no vendrá de las autoridades laborales, ni del gobierno y mucho menos de la empresa canadiense. Todos ellos tienen las manos manchadas de sangre de mineros, cuyas justas demandas -inaceptables para los patrones-, radican en el derecho elemental que tienen todos los trabajadores para elegir a sus representantes sindicales.

La huelga de Media Luna ha sido una gran y valiente gesta que han dado los mineros de Guerrero, junto a sus familias y con el apoyo de pobladores afectados por la contaminación de la empresa canadiense. Su admirable resistencia y combatividad hizo que la patronal, viera seriamente amenazadas sus ganancias ante la organización obrera y el apoyo del pueblo.

Sin embargo para vencer el terrorismo empresarial, apoyado por los matones de la CTM y el crimen organizado, el gobierno y sus fuerzas represivas, hizo falta mucho más. El movimiento sindical podía haberse expandido aún más a nivel nacional e internacional, si la dirección de Napoleón Gómez Urrutia hubiera llamado a un un Paro Nacional de todas las secciones organizadas en el Sindicato de Trabajadores Minero Metalúrgicos de la República Mexicana (STMMRM), mejor conocido como el Sindicato Minero), en solidaridad con los mineros de Media Luna y por el respeto a la libertad sindical de los trabajadores.

Leer: Las mujeres en la huelga minera de Media Luna en Guerrero

Esta dura pelea aún no ha terminado. Pese a los cobardes asesinatos de tres mineros, la represión y la toma militar de las instalaciones, la huelga en Media Luna se mantiene. Ahora es necesario recuperar fuerzas y discutir democráticamente al interior de las bases mineras, la organización de las próximas peleas, así como las lecciones correspondientes de estos tres meses de heroica lucha.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO