Sociedad

JUICIO Y CASTIGO

Con la excusa de la pandemia, se retrasan juicios a genocidas

Es el caso de los juicios en La Plata de los crímenes cometidos en los Centros Clandestinos de Detención dependientes de la Policía Bonaerense conocidos como “1 y 60”, “Pozo de Banfield” y “Pozo de Quilmes”.

Maine García

Hija de desaparecidos | Miembro del CeProDH y de Justicia Ya!

Viernes 10 de julio | 17:02

Foto: Javier Gonzalez |Enfoque Rojo

La crisis sanitaria desatada por la pandemia provocada por el COVID 19, además de facilitar beneficios injustificados a varios genocidas no contemplados en el resto de la población carcelaria, profundiza la impunidad ya que se posterga el comienzo de los procesos judiciales que investigan y condenarán los delitos de lesa humanidad sin fecha determinada.

Hace más de cuarenta años que les familiares, sobrevivientes y los sectores sociales que repudian el genocidio de clase perpetrado en Argentina durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica, luchamos y esperamos por la cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas.

En este marco es que este año estaban pautados los comienzos de la realización de los juicios sobre los crímenes de lesa humanidad perpetrados en el destacamento de los cuerpos de Infantería y Caballería de la Policía Bonaerense “1 y 60”, convertido en Centro Clandestino de Detención durante la dictadura, y en los conocidos Centros Clandestinos de Detención “Pozo de Banfield” y “Pozo de Quilmes”, eslabones del Terrorismo de Estado en territorio bonaerense comandados por el Jefe de la maldita Policía Ramón Camps. En estos últimos funcionaron, además, maternidades clandestinas y se efectuó el robo y la sustracción de identidad de bebés nacides en cautiverio y en condiciones inhumanas.

Por los crímenes cometidos en “1 y 60” se realizaron dos audiencias preliminares en las que se deliberó sobre distintas modalidades propuestas por el Ministerio Público Fiscal para llevar adelante el proceso que tiene a 18 genocidas imputados por los casos de 197 compañeres y sin embargo aún los jueces que estarán al frente del mismo, Ricardo Basílico, Roberto Lemos y Nelson Jarazo, no determinaron cuándo comenzará ni cómo se desarrollará.

Por los crímenes cometidos en “Pozos de Banfield y Quilmes” serán juzgados 20 genocidas por los casos de cerca de 400 compañeres. El Tribunal Oral Federel N° 1 que estará a cargo de este juicio, estaba constituído por los jueces subrogantes Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Eduardo Farah pero este último presentó hace unos días un pedido de apartamiento por motivos personales que sus colegas concedieron. Esto implica un nuevo retraso ya que debe nombrarse otre juez/a en su lugar quien tendrá que estudiar la causa para poder llevar adelante su función. Este nuevo retraso se da luego de ocho años de elevación a juicio de la causa a la que luego se le sumaron otros tramos y la consiguiente impunidad de varios genocidas que murieron sin ser juzgados.

En este proceso judicial que aún no comenzó ya había habido otras dilaciones cuando en reuniones previas los jueces propusieron que la sede del mismo sea en San Martín y la dificultad de viajar a La Plata dos o tres veces por semana. Por la unánime oposición de las querellas se decidió que el proceso será llevado adelante en la ciudad de La Plata.

Además tenemos pendiente la finalización del juicio que se viene desarrollando desde el 13 de Agosto de 2018 por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Brigada de Investigaciones de San Justo.

Podés leer: Pandemia: domiciliarias a los genocidas, hacinamiento y torturas a detenidos

Párrafo aparte merecen los pedidos realizados por los genocidas para obtener beneficios en el marco de la pandemia. Según el relevamiento realizado por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH) las solicitudes de arrestos domiciliarios y excarcelaciones presentadas desde Marzo fueron en total 177, formuladas por parte de 137 imputados y condenados en causas de lesa humanidad en las distintas jurisdicciones del país. La diferencia entre el número de pedidos y la cantidad de personas está dada porque en algunos casos un imputado/condenado tiene más de un expediente y/o ha realizado más de una petición. En el 19 por ciento de los casos se han concedido.

Todo esto se enmarca en lo que desde Justicia Ya venimos denunciando, la realización de los juicios de lesa humanidad a cuenta gotas y de manera completamente fragmentada desde la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final garantizando la impunidad a los genocidas.

Desde las querellas que integramos Justicia Ya exigimos al Estado que se juzgue a los genocidas garantizando los recursos necesarios y poniendo fin a las dilaciones de la justicia. Planteamos la necesidad de realizar juicios orales y públicos con los cuidados sanitarios pertinentes entre los cuales se encuentra el distanciamiento social, garantizar la publicidad de los mismos a través de la proyección del canal de you tube del Poder Judicial, Centro de Información Judicial, CIJ – TV y de otros medios de comunicación, como ya se hizo en juicios anteriores y la libre elección de testigos en cuanto a la modalidad presencial o virtual de brindar testimonio con la debida asistencia psicológica.

Defendemos y acompañamos la necesidad de varies sobrevivientes de dar testimonio de manera presencial en la sala de audiencias frente a los jueces, abogades, querellas y público como acto con cierto carácter reparatorio de los horrores sufridos además de seguir exigiendo, como hacemos desde hace años, las condiciones edilicias, horarias y tecnológicas adecuadas para la realización de las audiencias de los juicios y sin más beneficios a los genocidas que deben estar presentes en las mismas.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Genocidas   /    Juicio a Genocidas   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO