Política Venezuela

ELECCIONES PRESIDENCIALES ANTICIPADAS

Con gran abstención el CNE adjudica triunfo a Maduro y Henri Falcón desconoce los resultados

Maduro fue declarado electo con uno de los porcentajes de participación más bajos desde 1959, en un proceso cruzado con fuertes denuncias de irregularidades y con los otros candidatos llamando a desconocer los resultados.

Lunes 21 de mayo | 07:38

De acuerdo al primer boletín electoral de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), con una participación electoral del 46,01%, de más de 20,5 millones de personas habilitadas para votar, y con 96,2% de los votos escrutados, se le adjudica el triunfo a Maduro con 5,823,728. El CNE declaró que Henri Falcón obtuvo 1,820,552; Javier Bertucci 925,042; y a Reinaldo Quijada 34,614 votos.

De esta manera, estas elecciones presidenciales se caracterizan por una alta abstención electoral para los niveles venezolanos. En las elecciones presidenciales del 2006 la participación electoral fue del 74,7%; en las elecciones presidenciales del 2012, fue de 80,56%; en las presidenciales del 2013, las realizadas tras el fallecimiento de Chávez, las primeras de Maduro, la participación fue de 79,69%. Incluso, si se compara con las elecciones presidenciales de 1998, en la primera elección presidencial de Chávez, la participación electoral fue de 63,45%.

Y esta abstención electoral no fue mucho mayor por el chantaje político del gobierno de Maduro que llegó incluso a ofrecer dinero a través del Carnet de la Patria para el que fuera a votar “libremente”, es que a través de dicho carnet el gobierno dispone de una megadata de los votantes, sus necesidades, su ubicación y los beneficios que recibe del Estado. No era casual que fuera de los centros electorales se propagaban los llamados “puntos rojos”, donde la persona que votaba pasaba a registrar su Carnet de la Patria, en la esperanza de obtener el dinero ofrecido reiteradamente durante la campaña electoral.

Los votos obtenidos por Maduro representan el 28% del padrón electoral. Son porcentajes sumamente bajos en un país sumido en una gran catástrofe económica y social, lo que indudablemente expresan un rechazo político de un pueblo que viene sufriendo los grandes padecimientos de esta prolongada crisis económica. En las elecciones presidenciales del 2013 Maduro había obtenido7,505,338, perdiendo con el actual resultado 1,681,610 votos con un padrón electoral mucho mayor, es decir, en números relativos la caída es más grande aún.

Es que la jornada electoral estuvo marcada durante todo el día por la inexistencia de filas en los centros de votación y las irregularidades, tal como anticipamos en La Izquierda Diario. En Caracas y el interior del país se observaron calles vacías mientras que pocos centros electorales exhibieron colas que han sido una foto constante en elecciones presidenciales pasadas.

Pero momentos antes de que el CNE emitiera el primer boletín oficial, y antes de que el alto mando de las Fuerzas Armadas llamaran a respetar los resultados, Henri Falcón declaraba de antemano que desconocería los resultados de las elecciones presidenciales por las reiteradas violaciones a los acuerdos preelectorares del propio Maduro, según sus afirmaciones."El proceso tiene serios cuestionamientos de nuestra parte (...) y sin duda alguna el proceso carece de legitimidad y nosotros desconocemos este proceso electoral categóricamente", sostuvo enfáticamente en una rueda de prensa. Agregando que: "No reconocemos este proceso electoral como válido. Como cierto, como realizado. Hay que hacer nuevas elecciones en Venezuela…Pudieran hacerse elecciones en el mes de octubre y nosotros estamos dispuestos a participar. Pero sin ventajismo…”.

Al mismo tiempo exigía al Poder Electoral que las elecciones presidenciales venezolanas celebradas este domingo sean declaradas como nulas y que se convoque a un nuevo proceso tras considerar que “se violó el acuerdo preelectoral”. Entre sus denuncias estaba que, de acuerdo a Falcón, existieron casi 13 mil “puntos rojos” que representaban el 87% de los centros electorales y unas 120 mil denuncias de “voto asistido”, entre otras irregularidades. Habrá que ver de hoy en más el camino que seguirá la oposición de conjunto, pues horas antes el grueso de los partidos aglutinados en la llamada Mesa de Unidad Democrática, lo llamaban a desconocer las elecciones y sumar fuerzas contra Maduro.

La derecha criolla, el imperialismo y todo el derechismo continental seguramente celebrarán los niveles de abstención, y se adjudicarán que habrá sido por sus llamados. Pero su objetivo es completamente reaccionario, pues lo que buscan, detrás de la demagogia de la demanda de democracia, bandera que le dejan servida en bandeja las maniobras bonapartistas de Maduro, es imponer la más directa injerencia imperialista, la dictadura del FMI y la sumisión completa al capital financiero internacional. En este camino, quieren un fracaso del plan de Maduro para volver a insistir en un pacto con los militares que les permita imponer ese programa. A esos partidos de la derecha les interesa un comino los derechos y libertades populares, así como tampoco y mucho menos le interesa que el pueblo trabajador pueda pesar en las decisiones sobre el rumbo del país, ante la catastrófica situación nacional.

Maduro festejará su "triunfo electoral", pues no puede hacer otra cosa. Pero con un porcentaje electoral de participación tan bajo de las últimas décadas con respecto al conjunto del padrón electoral, e incluso un porcentaje bajísimo de votos obtenidos en relación también a dicho padrón, realmente será un gobierno con una gran crisis mayor de la que ya viene arrastrando. No consiguió su objetivo de buscar relegitimarse con un porcentaje más importante de votos en unas elecciones que incluso fueron diseñadas a su medida, al contrario, la alta abstención le constituye un revés. En tal sentido, para poder seguir gobernando, no lo podrá hacer más que acentuando su bonapartismo reaccionario asentado en las Fuerzas Armadas. Aún está por verse que hará el gobierno de hoy en más, pues como muchos analistas afirmaban, el gran problema de Maduro estará el “día después” de las elecciones.

Como ya habíamos anticipado en la declaración de la Liga de Trabajadores por el Socialismo frente a estas elecciones que: “Nada nuevo podemos esperar de la reelección de Maduro, más de lo mismo es lo que propone el chavismo, en medio de una crisis catastrófica a que ha conducido su proyecto de falso “socialismo del siglo XXI” con empresarios y transnacionales asociadas, sobre la base del viejo capitalismo dependiente y rentista del petróleo”. Así como también sosteníamos que “ni con la derecha y el imperialismo, que llaman a desconocer las elecciones para debilitar y aislar lo más posible al gobierno de Maduro y así forzar una negociación con las FFAA o cualquier otro esquema de “transición” que se subordine a los dictados de sometimiento del FMI y el capital financiero como salida a la crisis, y para imponer en Venezuela un gobierno abiertamente obediente a las directrices del imperialismo”.

Llamamos a redoblar el combate por la organización política independiente de la clase trabajadora, porque es la única fuerza social que puede dar una salida progresiva a la monumental crisis actual, pero para ello, necesita unir sus filas conquistando la más amplia independencia respecto al gobierno, al Estado y los partidos políticos patronales.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO