Mundo Obrero

EDITORIAL

¿Cómo frenar el ajuste?

PepsiCo no espera a las elecciones. Cerró su planta histórica y quiere dejar a 600 familias en la calle. Ni las patronales (hay decenas de cierres y/o despidos masivos) ni el gobierno esperan. La multinacional líder en snacks y papas fritas viola la ley y despide y el gobierno de Macri no hace nada, deja correr. Es cómplice.

Viernes 30 de junio | Edición del día

Macri dijo que hay que cambiar la ley de ART para beneficiar a los empresarios, no a los trabajadores. También atacó a los abogados laboralistas y lo que él llama “la industria del juicio”, que es el discurso de la UIA. Quieren rebajar los derechos laborales. Quieren aumentar la explotación, la precarización y la desprotección del trabajador. El plan “Empleo Joven” inspirado en el convenio Mc Donalds es para esclavizar a los jóvenes que buscan trabajo. Es que son el sector más golpeado por la desocupación. Macri gobierna para los ricos y ambos quieren más ajuste.

Nos recortan la vida

La crisis sigue golpeando. y la recesión continúa. Se multiplican las suspensiones y despidos. Los cierres, como antes eran Cresta Roja, AGR, Bangho, Sancor, ahora son la multinacional Pepsico y varias más. Según datos del gobierno en un solo mes hay 50.000 empleos menos en la actividad privada. ¡50 mil!

El salario mínimo estaba en $8000, las centrales sindicales pedían $14.000. No hubo acuerdo. El gobierno decidió solo aumentar ahora un 10%, y llevarlo a $10.000 en julio…del año que viene. Una provocación. La burocracia sindical protestó, se enojó, pero no hizo nada. Muchos convenios se relacionan con el salario mínimo. El menor sueldo para un docente debe ser un 20% por encima del salario mínimo vital y móvil, por eso ahora será de solo $10.500. A su vez los planes sociales se fijan en la mitad del salario mínimo, recién dentro de un año cobraran $5000 por mes. Por eso los movimientos piqueteros protestaron y fueron fuertemente reprimidos en el centro porteño.

Entre los recortes debemos resaltar el de los medicamentos del PAMI, que provocó tanta indignación. Y ahora quieren que las abuelas dejen de cobrar las pensiones de sus maridos fallecidos hace años hasta que no demuestren que están muertos. No es un chiste negro. Es una medida indignante. Estas medidas llevaron a un jubilado a pegarse un tiro en la oficina del ANSES en Mar del Plata. Sin palabras.
Y el recorte de gastos llegó a un proyecto de ley de la diputada del PRO, Paula Urroz, cercana a Patricia Bullrich, que dice que las vacunas infantiles NO deben ser obligatorias. Esto va contra todo lo que dice la ciencia médica, incluso la Organización Mundial de la Salud. Y quiere justificarlo por el supuesto derecho de los padres a no vacunar a sus hijos. Un disparate que solo busca ahorrar dinero, para engordar las arcas del Estado para pagar a los buitres, entre otros.

Discursos

Hay que ponerle un límite al ajuste dice el frente Ciudadano de Cristina Kirchner. O sea que el ajuste siga, pero gradual. “Limitar los tarifazos” es que suban las tarifas, pero no tanto, que haya pobres pero no tantos, que paguemos la deuda pero no a 100 años, que haya tope a las paritarias pero…

El peronismo va dividido en 3 listas en Provincia de Buenos Aires: Cristina, Massa y Randazzo. Macri no podría haber aprobado ninguna ley sin el voto de diputados y senadores de sus respectivos espacios. Son 83 las leyes que el FPV y el FR le aprobó al macrismo. Massa cogobierna en Mendoza y Jujuy con los gorilas radicales de Cornejo y Morales, Alicia Kirchner es la ajustadora de la Patagonia, Randazzo es amigo de la burocracia verde del ferrocarril, de la mafia de José Pedraza, entre otras perlas. Nada bueno pueden esperar los trabajadores, las mujeres y la juventud de ellos. Ni siquiera que puedan “limitar” el ajuste contra el pueblo.
La Argentina capitalista está en crisis y todos quieren que la paguemos los trabajadores. No va más.

¿Quién los para?

La fuerza de los trabajadores se mostró en marzo y abril con paros y marchas multitudinarias. Pero para el triunvirato cegetista el paro del 6 de abril fue para desahogarse. La CTERA, que dirigen los K levantó las medidas sin haber conseguido nada. Y ahora Vidal les tira un hueso que Baradel y cía están dispuestos a agarrar sin consultar a la base docente.

La fuerza social para frenar el ajuste está en la clase trabajadora y los sectores populares “agredidos” por este sistema. La cuestión es que los sindicatos (salvo pequeñísimas excepciones) y las centrales sindicales están en manos de la burocracia sindical de todo pelaje. Rodolfo Daer del sindicato Alimentación (STIA) ha actuado como un verdadero carnero ante el cierre de PepsiCo. La multinacional no está en crisis ni precisa cerrar la planta de Florida (BA). Su cierre es para “limpiar” de un plumazo toda forma de rebeldía, como antes hicieron en AGR. Daer dice que el gremio no puede hacer paro para rever ese cierre. Lo mismo dijo la Federación Grafica ante el cierre de Donnelley, Worldcolor, AGR, Cedinsa y decenas de talleres. El SMATA y la UOM han dejado pasar miles de despidos desde Tierra del Fuego para arriba en todo el país.

¿Para qué sirven los sindicatos si ni siquiera pueden frenar los cierres y despidos masivos? Hay que barrer a los traidores. Ellos, los burócratas sindicales millonarios, son los cómplices del gobierno y de las patronales. Son los que les han garantizado este ataque brutal al empleo y la rebaja general del salario. Estos burócratas han participado o apoyado las distintas listas del peronismo, salvo el fallecido Momo Venegas que tenía su partido propio y se hizo macrista.
Derrotar a la burocracia sindical de los gremios, de los cuerpos de delegados y de las comisiones internas es una tarea básica para poder luchar sin las manos atadas. Pero debemos ser conscientes que no solo son los empresarios quienes sustentan a estos traidores, sino que los partidos patronales (PJ, UCR, Pro, etc) los tienen como integrantes. Los trabajadores no podemos votar a los partidos que bancan a estos traidores.

El Frente de Izquierda

¿Cómo liberar esa enorme fuerza que tienen los trabajadores? Eso es lo que debe guiar a la izquierda, su estrategia. Ganar conflictos, ganar delegados y sindicatos, derrotar las medidas reaccionarias, conseguir más derechos, ganar diputados y legisladores son objetivos nobles y necesarios. Esas luchas parciales y esos logros temporales deben servir para forjar una conciencia de clase, en perspectiva revolucionaria, que se vaya plasmando en organización. La construcción del partido revolucionario es la herramienta clave necesaria para llevar las luchas tácticas, parciales, a la lucha por vencer e imponer un gobierno de los trabajadores y el comienzo de la construcción de una sociedad socialista, o sea la estrategia.

Hoy para poder pararle la mano a este gobierno y el ajuste antiobrero es necesario liberar la fuerza de los trabajadores. La izquierda debe postularse para formar una gran corriente política de decenas de miles de trabajadores, mujeres y jóvenes organizados no solo para intervenir en la lucha cotidiana sino para conquistar millones de votos para el Frente de Izquierda. Una gran votación del FIT en las próximas elecciones será la muestra de la fuerza conquistada entre las masas.
Esa fuerza no solo conquistaría nuevos diputados y parlamentarios para la izquierda, sino que, aun siendo minoritaria ante los candidatos burgueses, surgiría para las amplias masas como una alternativa ante la crisis capitalista y por eso mismo en un factor de la relación de fuerzas entre la clase empresaria y la clase trabajadora.

Como dice Nicolás del Caño en la entrevista que publicamos, es importante fortalecer el Frente de Izquierda: vamos a seguir luchando en los lugares de trabajo y en las calles, pero necesitamos construir una alternativa política de los trabajadores, para enfrentar los planes de los empresarios y sus políticos.
Sumate a pelear con nosotros por estos objetivos.






Temas relacionados

Cambiemos   /    Néstor Kirchner   /    Mauricio Macri   /    PepsiCo   /    Ajuste   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO