Internacional

INTERNACIONAL

Cómo enfrentar al gobierno golpista de Temer en Brasil

Reproducimos extractos de la declaración del Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT) de Brasil, ante la aprobación del impeachment a Dilma y las primeras medidas del nuevo gobierno.

Jueves 19 de mayo de 2016 | Edición del día

Abajo el gobierno golpista de Temer, por una nueva Constituyente para dar una salida de fondo a la crisis nacional

Temer anunció los ministros de su gobierno golpista. No hay ninguna mujer, ningún negro o indio. Está compuesto solo por hijos de las familias tradicionales de los oligarcas, coroneles, terratenientes y banqueros.

A pesar de mantener la demagogia sobre la continuidad de los programas sociales, el golpista Temer no ocultó su blanco principal: los trabajadores y la juventud. El nuevo gobierno intentará imponer el deterioro de los salarios, privatizaciones, ataques a la jubilación, recortes en gastos de salud y educación, avance del conservadurismo y de la opresión para la sociedad como un todo.

El golpe se consuma sin ninguna resistencia seria del PT y sus satélites
La prometida jornada de lucha del pasado 10 de mayo solo confirmó lo que ya se sabía desde mucho antes: algunas acciones, pocas y parciales, “solo para que quede constancia”. Que Lula ni siquiera haya aparecido el 1º de Mayo, que el líder del PT en el Senado garantice de antemano que “no quiere incendiar” al país, que las centrales sindicales oficialistas como la CUT y la CTB no hayan puesto su peso social para impedir el golpe: todo demuestra que no son direcciones en las que debamos confiar y que la lucha contra el golpe ya consumado y sus agresivos ataques se transforma inmediatamente en lucha por nuestro futuro.La lucha contra el golpe fracasó porque el PT, la CUT y la CTB temen más a la lucha de clases que a los golpistas.

La resistencia al golpe y los ajustes pone a la educación y a la juventud en el centro de la lucha de clases

Estamos frente a una enorme oleada de lucha de los estudiantes de la red de enseñanza pública, con ocupación de decenas y decenas de escuelas en San Pablo, que se expande a otros Estados como Río de Janeiro y Ceará y no se detiene.
En estos días, los estudiantes de la Universidad de Campinas (Unicamp) y de la Universidad de San Pablo (USP), iniciaron un gran movimiento de huelgas, con ocupación de la Rectoría en Campinas y de carreras como Letras en la USP.

La Universidad Estadual Paulista (Unesp) se sumaría en los próximos días. Es una lucha que tiende a ganar peso en todo el Estado, a partir del inicio de la huelga de los trabajadores de las tres universidades estaduales paulistas y el Sindicato de los Trabajadores de la Universidad de San Pablo (Sintusp) al frente. La energía de lucha que emana de estos procesos bien puede transformarse en una huelga nacional en defensa de la educación, uniéndose con la juventud carioca y del estado de Ceará.
Desde la dirección de varios centros de estudiantes de las universidades estaduales paulistas y como parte de la conducción del Sindicato de los no docentes de la USP (Sintusp), nosotros del MRT venimos dando esta pelea.

Batallamos por el desarrollo de la auto-organización del movimiento para masificarlo y proporcionarle una dirección democrática y combativa; al mismo tiempo que luchamos contra las tendencias corporativas de las direcciones que no quieren proyectar esta lucha como vanguardia de una batalla nacional contra los ataques a la educación y al conjunto de la clase trabajadora.

Impulsar todas las luchas bajo la bandera del combate al gobierno golpista de la derecha.

Queremos sacar a los golpistas y sus ajustes. Nuestro “Fuera Temer golpista”, no puede confundirse con el “que vuelva Dilma”, porque la tarea de sacar a Temer debe abrir el camino al cuestionamiento cada vez más profundo a este sistema político podrido y el sistema económico injusto que protege.

Nuestra resistencia se hará sentir en las calles, en las huelgas y las luchas, como ya ocurre. Pero es necesario levantar una alternativa política consistente y ella solo puede ser la lucha para derrotar a este gobierno usurpador, junto a las instituciones reaccionarias que allanaron su llegada al poder. La Cámara Federal y el Senado, junto al todopoderoso poder Judicial, pilares de un Estado que beneficia a un puñado de explotadores e impone miseria, opresión y humillaciones de todo tipo a la enorme mayoría del pueblo brasilero. Necesitamos una nueva Constitución, que arranque el poder no solo de Temer sino también de este Congreso y el Poder Judicial autoritario. No es una cuestión lejana, es una necesidad inmediata.

Una Asamblea Constituyente Libre y Soberana sería la plataforma democrática frente a la cual se estremecería el “país oficial”; frente a la cual se sacudiría el dominio de los políticos en Brasilia, de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), de la Federación Brasilera de Bancos (Febraban) y la Red Globo, y sus amos imperialistas. Una tribuna democrática para debatir los problemas profundos y donde, por eso mismo, hasta una pequeña representación revolucionaria independiente podría cuestionar todo el sistema, planteando las verdades que jamás son dichas, trayendo una onda de entusiasmo y movilización para que de norte a sur, los propios trabajadores y la juventud tomen en sus manos la tarea de gobernar su propio destino.

Por un gobierno obrero y popular que rompa con el capitalismo

Nuestra perspectiva estratégica no es meramente una Constituyente para votar mejores leyes para los trabajadores, leyes que difícilmente serían aplicadas mientras los capitalistas retengan las riendas del poder real en la sociedad, la propiedad de las grandes fábricas y empresas, de las tierras, el control sobre las Fuerzas Armadas y el poder judicial, los medios de comunicación, etc.

Lo fundamental es que, en el curso de la lucha, los trabajadores y todos sus aliados en la juventud y en el pueblo pobre oprimido, desarrollen su conciencia revolucionaria y sus organismos de poder, basados en la democracia directa, para establecer un verdadero gobierno obrero y popular, que rompa con el capitalismo e inicie una transición socialista que pueda extenderse a nivel internacional hasta poner fin a las guerras, la explotación y la opresión de todo el mundo.

Es en esa perspectiva que el Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT), en todos los lugares de trabajo, junto a la juventud Faisca – revolucionaria y anticapitalista, y con Esquerda Diário, impulsamos la lucha de clases en todos los frentes de batalla.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO