Internacional

CORONAVIRUS

Cómo Corea del Sur pudo aplanar la curva de la pandemia

Reproducimos a continuación un análisis del diario New York Times sobre los resultados obtenidos en Corea del Sur luego de aplicar los testeos masivos, y otras medidas para controlar el brote del coronavirus. Si bien se trata de uno de los principales diarios del imperialismo estadounidense, el artículo se basa en la principal referencia actual y que se debate a nivel internacional para frenar la pandemia. Más allá de las enormes diferencias que claramente tenemos con el New York Times, la información aquí vertida hecha luz sobre los déficits de la política oficial, tanto en EE. UU. como en Argentina, y otros países para contener la crisis.

Miércoles 25 de marzo | 00:30

Jung Yeon-Je/Agence France-Presse — Getty Images

El país demostró que es posible contener el coronavirus sin cerrar la economía, pero los expertos no pueden asegurar si sus lecciones pueden funcionar en el extranjero.

No importa cómo veas los números, un país se destaca del resto: Corea del Sur.
A finales de febrero y principios de marzo, el número de nuevas infecciones por coronavirus en el país explotó de unas pocas docenas, a cientos, luego a varios miles.

A finales de febrero y principios de marzo, el número de nuevas infecciones por coronavirus en el país explotó de unas pocas docenas, a unos cientos, a varios miles.

Durante el pico, los trabajadores de la salud identificaron 909 casos nuevos en un solo día, el 29 de febrero, y el país de 50 millones de personas parecía estar a punto de verse abrumado. Pero menos de una semana después, la cantidad de casos nuevos se redujo a la mitad. En cuatro días, se redujo nuevamente a la mitad, y ocurrió lo mismo al día siguiente.

El domingo, Corea del Sur reportó solo 64 casos nuevos, la menor cantidad en casi un mes, a pesar de que las infecciones en otros países continúan aumentando por miles diariamente, devastando los sistemas y economías de atención médica. Italia registra cientos de muertes diarias; Corea del Sur no ha tenido más de ocho en un día.

Corea del Sur es uno de los dos únicos países con grandes brotes, junto con China, en aplanar la curva de nuevas infecciones. Y lo ha hecho sin las restricciones draconianas de China sobre el la libertad de expresión y movimiento, o los bloqueos económicamente perjudiciales como los de Europa y los Estados Unidos.

A medida que las muertes por el virus aumentan más de 15,000 a nivel global, los funcionarios y expertos de todo el mundo están analizando el caso de Corea del Sur para obtener lecciones. Y esas lecciones, aunque no son fáciles, parecen relativamente sencillas y asequibles: acción rápida, pruebas generalizadas y rastreo de contactos, y un fuerte apoyo de los ciudadanos.

Sin embargo, otras naciones afectadas no siguieron el ejemplo de Corea del Sur. Algunos han comenzado a mostrar interés en emular sus métodos, pero solo después de que la epidemia se haya acelerado hasta el punto de que no puedan controlarla en el corto plazo.

El presidente Emmanuel Macron de Francia y el primer ministro Stefan Löfven de Suecia han llamado al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, para solicitar detalles sobre las medidas del país, según la oficina de Moon.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, elogió a Corea del Sur por demostrar que contener el virus, aunque sea difícil, "se puede hacer". Instó a los países a "aplicar las lecciones aprendidas en Corea y en otros lugares".

Los funcionarios surcoreanos advierten que sus éxitos son tentativos. Sigue existiendo un riesgo de resurgimiento, particularmente a medida que continúan las epidemias más allá de las fronteras del país.

Aun así, Scott Gottlieb, ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos, ha planteado repetidamente a Corea del Sur como modelo, escribiendo en Twitter: "Corea del Sur está demostrando que Covid-19 puede ser golpeado con un sistema de salud pública inteligente y contundente".

Lección nro. 1: intervenir rápido, antes de que sea una crisis

Solo una semana después de que se diagnosticara el primer caso del país a fines de enero, funcionarios del gobierno se reunieron con representantes de varias compañías médicas. Instaron a las compañías a comenzar a desarrollar inmediatamente kits de prueba de coronavirus para la producción en masa, prometiendo aprobación de emergencia.

En dos semanas, aunque los casos confirmados de Corea del Sur se mantuvieron en dos dígitos, miles de kits de prueba se enviaban diariamente. El país ahora produce 100,000 kits por día, y las autoridades dicen que están en conversaciones con 17 países para exportarlos.

Las autoridades también impusieron rápidamente medidas de emergencia en Daegu, una ciudad de 2.5 millones donde el contagio se extendió rápidamente a través de una iglesia local.

"Corea del Sur podría lidiar con esto sin limitar el movimiento de personas porque conocíamos la fuente principal de infección, la congregación de la iglesia, desde el principio", dijo Ki Mo-ran, epidemiólogo que aconseja la respuesta del gobierno al coronavirus. "Si lo supiéramos más tarde de lo que lo hicimos, las cosas podrían haber sido mucho peores".

Los surcoreanos, a diferencia de los europeos y los estadounidenses, también estaban preparados para tratar el coronavirus como una emergencia nacional, después de un brote en el año 2015 del síndrome respiratorio de Medio Oriente en el país que mató a 38 personas.

Se cree que el coronavirus tiene un período de incubación de cinco días, seguido a menudo de un período de síntomas leves que podrían confundirse con un resfriado, cuando el virus es altamente transmisible. Este patrón crea un retraso de una o dos semanas antes de que se manifieste un brote. Lo que parece un puñado de casos puede ser cientos; lo que parece cientos pueden ser miles.

"Tales características del virus hacen que la respuesta tradicional, que enfatiza el bloqueo y el aislamiento, sea ineficaz", dijo Kim Gang-lip, viceministro de salud de Corea del Sur. "Una vez que llega, la vieja forma no es efectiva para detener la propagación de la enfermedad".

Lección 2: Prueba temprana, frecuente y segura

Corea del Sur ha examinado a muchas más personas para detectar el coronavirus que cualquier otro país, lo que le permite aislar y tratar a muchas personas poco después de la infección.
El país ha realizado más de 300,000 pruebas, a una tasa per cápita más de 40 veces mayor que la de los Estados Unidos.

"Las pruebas son fundamentales porque eso lleva a la detección temprana, minimiza la propagación y trata rápidamente a los que se encuentran con el virus", dijo a la BBC Kang Kyung-wha, ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, y calificó las pruebas como "la clave que respalda nuestro muy bajo nivel de muertes".
Aunque a veces se describe a Corea del Sur como evitando una epidemia, miles de personas se infectaron y el gobierno inicialmente fue acusado de complacencia. Su enfoque para las pruebas fue diseñado para revertir un brote que ya está en marcha.

Para evitar que los hospitales y clínicas se vean abrumados, los funcionarios abrieron 600 centros de pruebas diseñados para evaluar a la mayor cantidad de personas posible, lo más rápido posible, y mantener a los trabajadores de salud seguros al minimizar el contacto.

En 50 centros de atención ambulantes (móviles), los pacientes son examinados sin bajar de sus autos. Se les entrega un cuestionario, se chequea la temperatura con un sensor y se coloca un hisopo de garganta. El proceso dura unos 10 minutos. Los resultados de las pruebas generalmente están listas en cuestión de horas.
En algunos centros de atención, los pacientes ingresan a una cámara que se parece a una cabina telefónica transparente. Los trabajadores de la salud suministran hisopos de garganta con guantes de goma gruesos que forman parte de la pared de la cámara.

Los constantes mensajes públicos instan a los surcoreanos a realizarse pruebas si ellos o alguien que conocen desarrollan síntomas. Los turistas extranjeros deben descargar una aplicación de en sus teléfonos que los guíe a través de auto chequeos de síntomas.

Las oficinas, los hoteles y otros edificios grandes a menudo usan cámaras térmicas para identificar a las personas con fiebre. Muchos restaurantes verifican las temperaturas de los clientes antes de aceptarlos.

Lección 3: Rastreo de contactos, aislamiento y vigilancia

Cuando alguien obtiene positivo en un test, los trabajadores de salud siguen los movimientos recientes del paciente para encontrar, evaluar y, si es necesario, aislar, a cualquier persona con la que la persona haya tenido contacto, un proceso conocido como rastreo de contactos.

Esto permite a los trabajadores de la salud identificar las redes de posible transmisión temprana, eliminando el virus de la sociedad como un cirujano que extirpa un cáncer.

Corea del Sur desarrolló herramientas y prácticas para el rastreo contundente de contactos durante el brote de MERS. Los funcionarios de la salud rastreaban los movimientos de los pacientes utilizando imágenes de cámaras de seguridad, registros de tarjetas de crédito, incluso datos de GPS de sus automóviles y teléfonos celulares.

"Hicimos nuestras investigaciones epidemiológicas como detectives de la policía", dijo el Dr. Ki. "Más tarde, revisamos las leyes para priorizar la seguridad social sobre la privacidad individual en momentos de crisis de enfermedades infecciosas".

A medida que el brote de coronavirus se hizo demasiado grande para rastrear a los pacientes con tanta intensidad, los funcionarios confiaron más en los mensajes masivos.

Los teléfonos celulares de los surcoreanos vibran con alertas de emergencia cada vez que se descubren nuevos casos en sus distritos. Los sitios web y las aplicaciones de teléfonos inteligentes detallan cada hora, a veces minuto a minuto, los plazos de los viajes de las personas infectadas: qué autobuses tomaron, cuándo y dónde subieron y bajaron, incluso si llevaban máscaras.

Se insta a las personas que creen que pueden haberse cruzado con un paciente a que se presenten en los centros de evaluación.

Los surcoreanos han aceptado ampliamente la pérdida de privacidad como una compensación necesaria.

Las personas encargadas de la cuarentena deben descargar otra aplicación, que alerta a los funcionarios si un paciente se aventura fuera del aislamiento. Las multas por infracciones pueden alcanzar los US$ 2,500.

Al identificar y tratar las infecciones de manera temprana, y al segregar los casos leves a centros especiales, Corea del Sur ha mantenido a los hospitales despejados para los pacientes más graves. Su tasa de letalidad es de poco más del uno por ciento, entre las más bajas del mundo.

Lección 4: Obtenga la ayuda del público

No hay suficientes trabajadores de salud o escáneres de temperatura corporal para rastrear a todos, por lo que la población en general debe participar.

Los líderes concluyeron que la supresión del brote requería mantener a los ciudadanos totalmente informados y pedir su cooperación, dijo Kim, viceministro de salud.

La programación en la televisión, los anuncios de estaciones de metro y las alertas de teléfonos inteligentes proporcionan recordatorios interminables para usar máscaras faciales, consejos sobre el distanciamiento social y los datos de transmisión del día.

El mensaje quiere inculcar un sentido de propósito común casi en tiempos de guerra. Las encuestas muestran una aprobación mayoritaria por los esfuerzos del gobierno, con confianza alta, pánico bajo y escaso acaparamiento.

"Esta confianza pública ha resultado en un nivel muy alto de conciencia cívica y cooperación voluntaria que fortalece nuestro esfuerzo colectivo", dijo Lee Tae-ho, viceministro de Asuntos Exteriores, a periodistas a principios de este mes.

Las autoridades también reconocen que el sistema nacionalizado de atención médica del país, que garantiza la mayor parte de la atención, y las reglas especiales que cubren los costos relacionados con el coronavirus, brindan a las personas sin síntomas mayores incentivos para hacerse la prueba.

¿Es transferible el modelo sur coreano?

Luego de observar la atención que merecen los éxitos de Corea del Sur, sus métodos y herramientas de contención no son prohibitivamente complejos ni costosos.

Parte de la tecnología que ha utilizado el país es tan simple como guantes de goma especializados e hisopos de algodón. De los siete países con brotes peores que los de Corea del Sur, cinco de ellos con más ricos.

Los expertos citan tres obstáculos principales para seguir el ejemplo de Corea del Sur, ninguno relacionado con el costo o la tecnología.

Una es la voluntad política. Muchos gobiernos han dudado en imponer medidas onerosas en ausencia de un brote a nivel de crisis.

Otro es la voluntad pública. La confianza social es más alta en Corea del Sur que en muchos otros países, en particular lo que ocurre con las democracias occidentales acosadas por la polarización.

Pero el tiempo plantea el mayor desafío. Puede ser "demasiado tarde", dijo el Dr. Ki, para que los países que están profundamente inmersos en epidemias controlen los brotes tan rápido o eficientemente como lo ha hecho Corea del Sur.

China frenó el primer brote catastrófico en Hubei, una provincia más grande que la mayoría de los países europeos, aunque a costa de cerrar su economía.

Los métodos de Corea del Sur podrían ayudar a Estados Unidos, aunque "probablemente perdimos la oportunidad de tener un resultado como Corea del Sur", dijo Sr. Gottlieb, el ex comisionado de la F.D.A., quien escribió en Twitter. "Debemos hacer todo lo posible para evitar el trágico sufrimiento que está sufriendo Italia".

*Publicado originalmente en inglés en The New York Times

Traducción: Gloria Grinberg







Temas relacionados

#TestsMasivosYa   /    Test   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Corea del Sur   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO