Géneros y Sexualidades

MUNDO OBRERO

Comisión de mujeres de UTA Córdoba: "Escuchá mi campana"

La Comisión de Mujeres de los trabajadores de UTA fue parte activa y central en los nueve días de lucha. Esta es una carta de Ivana, esposa de un chofer.

Viernes 16 de junio | Edición del día

1 / 1

Luego del conflicto histórico en Córdoba, la lucha continúa y son las mismas mujeres, que fueron sostén de la lucha, las que hoy responden a los medios que desataron una campaña furiosa para desacreditar a las trabajadoras y trabajadores de la UTA.

“Escuché decir por ahí que los médicos quieren ganar como choferes y no como médicos. Pensando en el caos que estamos viviendo como sociedad y el peso de la culpa que recae sobre cada uno de nuestros trabajadores de UTA y las familias, me llegó una imagen a la cabeza. Un profe nos dio un ejemplo en la Facultad, nos dijo: ‘Estos problemas son como una olla a presión. Se toma la olla, se llena de agua, se pone en el fuego y le vas sumando ingredientes. Algunos de a uno, otros todos juntos. En un momento la olla se llena, le pones la tapa, comienza a bullir, las partes se mezclan, los espacios son pocos, ya se puede ver que va a estallar. ¡Y la tapa presiona y presiona! Hasta que llega el momento en que tenés que decidir si sacas la tapa, observas lo cocinado y no te queda más que servir, o dejás que explote solo y te hacés cargo de lo que eso significa’.

Es un claro ejemplo de lo que está pasando. Como esposa yo también estoy cansada de esta situación, del desgaste físico y psíquico al pilar de nuestra familia, como madre, me reafirmo en lo que creemos y por lo que estamos luchando. Les digo a mis cuatro hijos que levanten la cabeza, que no son hijos de un ladrón, menos de un delincuente y que estén orgullosos de tener el padre que tienen, que lucha por lo suyo!

Sufro en este momento a la par de mi compañero los insultos, los malos tratos y la bronca de toda Córdoba. Algunos amigos me dieron la espalda, no quisieron escuchar mi voz y sólo escuchan la información que gatillan y gatillan los medios.

¡Escuchá mi campana! La que suena con la verdad, con lo verdadero de este reclamo. A los trabajadores se los ha tratado de delincuentes, de caraduras, de locos. Y un lamentable y largo etcétera. Pero somos un pueblo solidario, que cuando quiere estar unido lo hace. Entre las marchas en plena lucha, compartí con tantas personas de distintos sindicatos, de diferentes ideales, de personas comunes, como vos y yo, me di cuenta que somos muchísimos los locos. Que no estamos tan solos y que nos hemos unido en esta lucha”.






Temas relacionados

Mujeres trabajadoras   /    UTA   /    Córdoba   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO