Cultura

CINE MIGRACIÓN

Comedia absurda sobre la migración de Aki Kaurismäk, El otro lado de la esperanza

Khalen es un inmigrante sirio que busca asilo en Finlandia pero se encontrará con la insensibilidad burocrática y la xenofobia, pero también con la solidaridad de algunos.

Lunes 27 de noviembre | 19:45

Aki Kaurismäk se hizo del Oso de Plata al mejor director en el Festival Internacional de Cine de Berlín con su película El otro lado de la esperanza donde con toques de humor negro narra la vida de un inmigrante sirio que llega a Finlandia en busca de asilo.

Khaleb (Sherwan Haji) es un inmigrante sirio que llega al puerto de Helsinki como polizón en un barco carguero y se entrega a la policía en busca de asilo. En otra parte de la ciudad, Wikström (Sakari Kuosmanen) es un hombre mayor que deja a su esposa y busca darle un nuevo giro a su vida cambiando de empleo.

Wikström intenta rehacer su vida remata toda la mercancía de su antiguo negocio, pero necesita más dinero así que recurre al juego de cartas clandestino para multiplicar sus ganancias, la ludopatía es un problema social en Finlandia.

En tanto Khaleb se hará de amigos en un centro para migrantes y también recibirá advertencias sobre los peligros que se corre cuando no es local, la xenofobia está presente. El encuentro de los personajes será violento, los dos intentarán resolver sus problemas con soluciones absurdas.

El otro lado de la esperanza es un filme que retrata el problema de la inmigración en Europa, la violencia contra los recién llegados, Kaurismäk usa un tono de broma y humor negro, situaciones irracionales para contar un tema muy delicado como la crisis migratoria en Europa.

El director adereza su filme con una excelente banda sonora de rock finlandés que contrasta con las actuaciones inverosímiles, forzadas y con rostros inexpresivos de los actores. La película es parte de la 63ª Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.






Temas relacionados

Ciclos de cine   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO