PANDEMIA EN HOSPITALES

Colapsa la sala de pediatría en el Hospital Rivadavia

Médicos de las áreas de pediatría dieron positivo al Covid-19. Por falta de personal, debió cerrarse esta área. Los enfermeros y enfermeras que trabajan allí denuncian aprietes y amenazas de despidos, por reclamar que los aíslen a ellos también, no sólo a los médicos, y se aplique el protocolo correspondiente en todo el hospital.

Viernes 31 de julio | 14:11

A un mes y una semana del fallecimiento de José Aguirre, poco y nada ha cambiado en el Hospital Rivadavia. Se siguen amenazando a los trabajadores y trabajadoras del hospital por denunciar la falta de aplicación del protocolo, de las licencias y por la falta de elementos de protección personal.

Ahora se suma esta nueva noticia: que las autoridades, en vez de aplicar el protocolo y aislar a todos los trabajadores en contacto con estas áreas, sólo aislaron a los médicos, que en su totalidad dieron positivo a Covid-19. A su vez refleja la falta de personal, algo muy sentido también en enfermería, donde no sólo no los reconocen como profesionales, sino que también los exponen al virus, negándoles licencias a los que son factores de riesgo, o bajo amenaza de descuentos si llegaran a pedirla como fue el caso de José.

Es un gran desprecio por las vidas de los trabajadores, pretenden hacernos creer que hay trabajadores de primera, de segunda y de tercera. También pasa esto en los sectores de limpieza, maestranza y cocina, donde los aprietes son comunes todos los días por reclamar hasta lo más mínimo, como un barbijo o guantes. Todos son trabajadores esenciales, que están en la primera línea todos los días, teniendo que sostener hasta dos o tres trabajos para poder subsistir. Mientras tanto, el gobierno les echa la culpa de ser los responsables de contagiar a los pacientes o a los propios colegas, enfocándose en la responsabilidad civil, cuando los protocolos no se cumplen, los elementos de protección no alcanzan, y están trabajando en condiciones de exposición y precarización terribles.

Por eso, ya desde el comienzo de la cuarentena, las diputadas Myriam Bregman y Alejandrina Barry presentaron un proyecto en la Legislatura Porteña para que se testee a todo el personal de salud y se garanticen los elementos de protección para trabajar.

Te puede interesar: Es urgente: test masivos y protección para los trabajadores de la salud

Mientras desde los gobiernos nacional y porteño se levantan restricciones de la cuarentena, las y los trabajadores de la salud denuncian quelas camas de terapia intensiva están alcanzando el total de su capacidad, con un posible colapso.

Los sindicatos como ATE salieron a denunciar estar al borde del colapso en los medios, pero no llaman a una asamblea virtual ni toman ninguna medida, para discutir qué acciones se necesitan frente a la situación cada vez más grave en los hospitales porteños.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Hospital Rivadavia   /    Trabajadoras y trabajadores de la salud   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO