Géneros y Sexualidades

NACIONAL

Códigos contravencionales: una herramienta para criminalizar

Desde “actos de homosexualismo” hasta “vestirse con ropas del sexo opuesto” y “simulación de sexo”: los códigos contravencionales y de faltas pasaron décadas criminalizando a personas LGTBI y en situación de prostitución.

Martina Galli

Estudiante de Derecho y miembro del CeProDH

Sábado 26 de noviembre | Edición del día

Hasta el 2012 existían códigos contravencionales y de faltas que contenían artículos que habilitaban detenciones por identidad de género, orientación sexual o prácticas sexuales no normativas. Éstos expresamente sancionaban el “homosexualismo” o el “travestismo”, entre ellos los códigos de las provincias de Formosa, Mendoza, Neuquén, Santa Fe y Tierra del Fuego.

En la provincia de Mendoza rige el Código de Faltas sancionado en el año 1965, que si bien sufrió algunas modificaciones, mantiene vigente una figura titulada “Prostitución escandalosa y homosexualismo”, que criminaliza la prostitución de las mujeres y homosexuales.

Te puede interesar: Marcha del Orgullo: una historia de lucha y orgullo

El código contravencional de la provincia de Buenos Aires fue sancionado por el decreto 8031 del 73. Si bien sufrió varias reformas, muchas de ellas efectuadas durante la última dictadura cívico-eclesiástico-militar, no ha perdido el carácter autoritario y represivo. En CABA la convención constituyente (1996) aprobó la eliminación de los edictos policiales pese a las presiones del entonces presidente Menem y de De la Rúa, jefe de gobierno porteño de ese momento.

Se derogaron los edictos policiales dejando atrás –en teoría- la concentración de facultades legislativas, judiciales y represivas que desempeñaba el jefe de Policía. Éstos fueron reemplazados por un código de faltas que sancionó la Legislatura porteña, cuya sesión de comisión fue seguida por organizaciones LGTB y una delegación de las Madres de Plaza de Mayo.

De La Rúa durante su jefatura quiso inaugurar una cárcel contravencional donde por primera vez se iba a reconocer a las travestis al proponer un pabellón exclusivo para ellas. El proyecto también fue impulsado por la ahora ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Actualmente, a partir de la sanción de las leyes de matrimonio igualitario (2010) y de identidad de género (2012) y luego de algunas modificaciones, derogaciones y creación de nuevos códigos -como es el Código de Convivencia Ciudadana de la Provincia de Córdoba-, existen figuras vagas que siguen permitiendo de forma indirecta la persecución de personas gays, lesbianas, bisexuales y trans. Amparándose en la ofensa a la “decencia pública” o “moralidad pública” continúan las prácticas persecutorias homolesbotransfobicas. El caso más reciente ocurrió el pasado octubre en Córdoba, donde la policía demoró a dos chicas por besarse en una plaza, alegando que estaban realizando “actos obscenos en la vía pública” y que su comportamiento iba en contra de la “ética ciudadana”.

La sanción de las leyes de matrimonio igualitario y de identidad de género y la derogación de artículos que penalizaban la homosexualidad y a las personas trans y travestis permitieron que 10 mil personas pudieran acceder a su identidad registral y miles de parejas pudieran casarse. Sin embargo, los acosos, detenciones y torturas policiales a las travestis haciendo uso de los códigos contravencionales siguen siendo moneda corriente. Así ocurrió con la detención de Celeste en Tucumán, realizada sin ninguna orden judicial para ingresar al domicilio, que fue justificada por una “contravención por desorden en la vía pública”.

Te puede interesar: Marcha del Orgullo: ganemos la calle contra la violencia sexista

Son numerosas las campañas impulsadas por distintas organizaciones LGTBI y artistas y otros sectores criminalizados en contra de los códigos contravencionales y de faltas provinciales.

Porque la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida, porque miles de personas LGTBI siguen siendo objetivos de la persecución policial, porque la convocatoria oficial nada dice sobre los códigos contravencionales, ni sobre el gobierno macrista o los gobernadores del FpV-PJ, responsables de la realidad que viven las personas LGTBI, este sábado 26/11 en la XXV Marcha del Orgullo en la Ciudad de Buenos Aires el Frente de Izquierda convoca a marchar en Av. de Mayo y Bolivar a las 16 hs para que se escuche el grito contra los códigos contravencionales, exigir #JusticiaParaCeleste y denunciar a la Iglesia y los gobiernos que legitiman la homolesbotransfobia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO