Cultura

PATRIMONIO CULTURAL

Códice Maya, el manuscrito más antiguo de América: INAH

Investigadores del INAH y de la UNAM dieron a conocer los resultados de los estudios hechos en torno al Códice Grolier, que desde ahora será nombrado como “Códice Maya” y que data del año 1100 de nuestra era.

Viernes 31 de agosto | 14:33

Un códice es un libro manuscrito, en este caso se trata de antes llamado Códice Groiler ahora Códice Maya que, según los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es el más antiguo de América.

Fue hallado en 1964 en una cueva en Chiapas, México. Lo encontraron unos saqueadores que posteriormente lo vendieron a un adinerado coleccionista de antigüedades mexicano junto con otras seis piezas mayas. Éste lo llevó a Nueva York y fue expuesto en el Club Grolier de donde toma su nombre, aunque también se lo conoce como “Códice Sáenz”. Recuperado por México, actualmente se conserva en la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México.

El códice consta de 10 páginas –aunque se cree que originalmente tuvo 20–, realizado en forma de acordeón. Sus hojas solo han sido utilizadas por un lado, aunque se señala que son de higuera estucado por ambos lados. Sus dibujos se asocian con rituales mayas y con un calendario que sigue el movimiento de Venus.

Aunque durante decenios se pensó que era una falsificación, finalmente los expertos han dictaminado que es auténtico y que por lo tanto este códice maya es el manuscrito más antiguo de América. Los investigadores han tenido en cuenta el estilo, significado de su contenido, así como todos datos científicos de que han podido disponer por estudiosos e investigadores de la Universidad de Brown en EE.UU., entre los que destacan:

1. La datación por carbono del papel lo sitúa en el siglo XIII, lo que lo convierte en el códice más antiguo de América. Con esto demuestran que el papel fue fabricado en esta época, no que el códice sea auténtico, sin embargo los pigmentos utilizados refuerzan su autenticidad.

2. Los pigmentos de “azul maya” que hay en el códice no pueden ser falsos, ya que su composición es sumamente compleja y hasta la década de 1980 no se pudo averiguar cómo lo hacían.

3. El Códice fue hallado junto con un grupo de otros seis objetos mayas que se ha podido demostrar que son auténticos.

4. Los dibujos representan deidades de las que nada se sabía aún en 1964, por lo que es imposible que unos hipotéticos falsificadores las reprodujeran en el manuscrito.

Se sabe que el debate sobre si este documento era auténtico o falso llevaba varios años. Durante este jueves y viernes se llevará a cabo el simposio “El Códice Maya de México, antes Groiler” con mesas de trabajo donde se abordarán los estudios históricos, el lenguaje, la materialidad, la materia prima y la datación hecha con radiocarbono, a cargo de especialistas del INAH, de la UNA; y de la Universidad de Colorado, entre otras instituciones.

El gobierno mexicano ha indicado que quiere seguir realizando pruebas e investigaciones, antes de exponerlo. En el marco de la XXIX Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia, que se llevará a cabo del 27 de septiembre al 7 de octubre en el Museo Nacional de Antropología se presentará una edición facsimilar que incluirá los resultados integrales del proyecto, además de que se contará con la exposición “El Códice Maya de México”.







Temas relacionados

Historia de México   /    Códice Maya   /    INAH   /    Chiapas   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO