Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Coca Cola FEMSA persigue y discrimina a sus trabajadores

Entrevista a un integrante de la Agrupación Marrón, que relata la persecución que está teniendo lugar en la planta de Pompeya de la multinacional.

Jueves 1ro de marzo | 12:33

En estos días, la patronal de Coca Cola comenzó una caza de brujas contra activistas de la Agrupación Marrón, opositora a la conducción del sindicato Sutiaga. La Izquierda Diario entrevistó a Oscar Zunzunegui, integrante de dicha agrupación, quien relató lo que está sucediendo en la planta ubicada en Pompeya.

¿Por qué motivo te suspendió la empresa?

Trabajo en esa fábrica desde hace más de 20 años; nos hacen trabajar 12 horas, sin contar horas extras. Se trabaja a tales ritmos que uno termina muy cansado. El tema acá es que pasó un gerente e informó a Recursos Humanos que me había quedado dormido. Me inventaron una causa para suspenderme 3 días. La suspensión obedece no sólo a una causa armada, sino a un ataque a mi persona porque soy miembro de una agrupación clasista y antiburocrática. Es parte de la persecución que hace la empresa hacia los miembros de la Marrón.

¿Hubo otros casos de compañeros tuyos suspendidos?

Sí, recientemente suspendieron a Walter Lell por 8 días y por 4 días a Gabriel Zapata. Estos dos compañeros, también de la Marrón, fueron reinstalados por la justicia con una medida cautelar, dimos pelea en las calles para que se los reincorpore. La patronal los viene persiguiendo desde hace años. Primero fue despidiéndolos de forma arbitraria, sin motivo alguno. En la fábrica todos saben que a ellos y a otra decena de compañeros los rajaron por ser activistas sindicales y miembros de la Marrón. La patronal tiene encargados que se la pasan armando causas, sobre todo a los compañeros reinstalados; esos encargados incluso salen de testigos en los juicios contra los trabajadores y a favor de la patronal. Una vergüenza realmente. Otro problema grave es el que está afectando a compañeros como Daniel Acuña, Gerardo Gorosito, Alejandro Jaimes y otros, quienes han sufrido enfermedades por casusa de tantos años de trabajo y ahora la empresa no quiere reconocerles el alta médica, dejándolos sin tareas y sin salario. Todo este ataque es parte de un plan mayor. Un plan para seguir avanzando contra los trabajadores, ejerciendo mayor control, aumentando los ritmos de producción, etc. Quieren avanzar por fábrica y por sector con la reforma laboral que no pueden hacer pasar en el Congreso. Y para eso necesitan atacar y meterle miedo a los compañeros con este tipo de medidas.

Frente a estos atropellos de la patronal ¿el sindicato y los delegados intervienen?

Lamentablemente la patronal hace lo que quiere con los trabajadores. Hace poco decidieron cambiarnos la obra social para ahorrar costos. No hubo una sola medida de lucha para que mantengamos nuestras conquistas. Fue algo que afectó no a uno, sino a todos los trabajadores de la planta. Lo único que "lograron" fue seguir en la obra social, pero con una cobertura más baja. Cuando despiden compañeros no hacen nada tampoco. Y no hacen nada ante cada suspensión.

¿Qué tendrían que hacer ellos?

En principio pararle la mano a la patronal, que hace lo que se le antoja con los trabajadores. Y en cada ataque intervenir defendiendo a los compañeros. Quienes fueron reincorporados no recibieron el apoyo del gremio ni de los delegados. Tuvieron que salir a luchar sin ellos. Es más, los defendimos los ex delegados, los de la lista Marrón, yo era uno de ellos. Ante cada ataque de la patronal siempre me pregunto: ¿qué va a hacer el sindicato? Y tienen el mérito de hacer siempre lo mismo: justificar a la patronal y lavarse las manos. Ni siquiera hacen asambleas para que los trabajadores participen democráticamente de las decisiones. Pero los compañeros que integramos la Marrón no nos vamos a quedar de brazos cruzados y le devolveremos a la patronal cada golpe.
Esta agrupación nació al calor de la lucha por tener delegados en la planta, por el pase a planta de los contratados, por la solidaridad con los demás trabajadores, por recuperar las conquistas que se perdieron en los 90. Y eso la patronal lo sabe, por eso no nos quieren. Saben que nunca vamos a rendirnos. Y contra eso no hay nada que hacer.







Temas relacionados

Coca-Cola   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO