Mundo Obrero México

MAESTROS EN LUCHA

Claves para entender el conflicto docente en México

Desde inicios de esta semana inició un paro de docentes en varios estados de México y como medida de lucha se instaló un campamento frente a la Secretaría de Gobernación. ¿Qué piden los maestros?

Óscar Fernández

@OscarFdz94

Miércoles 6 de junio | 14:50

Los maestros y maestras de varios estados de México iniciaron el 4 de junio una huelga contra la reforma Educativa del gobierno. Al paro indefinido que votaron se le suman acciones como el campamento que instalaron frente a la Secretaría de Gobernación en el Distrito Federal y a marchas, como la de este miércoles, a la bolsa de valores y actos frente a embajada de EE.UU.

El conflicto es organizado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y se siente en los estados de Chiapas, Michoacán, Guerrero y Oaxaca, así como en otros donde esta organización tiene fuerza.

La CNTE tiene sus orígenes en los grupos de oposición del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el sindicato más grande de América Latina y que acumula, según el propio SNTE, a 1.619.990 de maestros.

Durante años, el SNTE ha estado controlado por burocracias sindicales (llamados "charros" en México) que imponen las medidas draconianas del gobierno, además de que pertenece a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), brazo sindical del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que se caracteriza por su control férreo de las organizaciones obreras.

Frente a esto surgió en 1979 la CNTE, que se reivindica opositora a los charros y tiene presencia sobre todo en los ya mencionados estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán (y algunas secciones en otros estados), que en su mayoría tienen poblaciones en situación de pobreza y con una presencia fuerte de comunidades indígenas. Son secciones cuyas demandas particulares son invisibilizadas por los charros.

A esto tenemos que sumarle la implementación de la reforma educativa que pretende llevar a cabo el gobierno de Peña Nieto (del PRI). Ésta plantea una evaluación estandarizada para hacer más "competitiva" la educación, a la vez que quita recursos y presupuesto del gobierno, deja en virtual "autonomía" a las escuelas, pretende eliminar las normales rurales como la de Ayotzinapa, recorta salarios y cesa a los maestros que "falten" a dar clases (muchos teniendo que recorrer grandes distancias o cuyas escuelas se encuentran en condiciones inviables para laborar).

En particular, las normales rurales, las que muchas veces son la única opción en México para jóvenes de comunidades indígenas o en el campo, donde enseñan su lengua y costumbres y preparan a los normalistas para dar clases en sus pueblos, son las que poco a poco el gobierno quita recursos y va cerrando a cuentagotas con el objetivo de elitizar más la educación.

Tan sólo en la UNAM, "la máxima casa de estudios" y la universidad más grande del país, 9 de cada 10 alumnos que pretenden ingresar no logran obtener el puntaje requerido en el examen de ingreso, que además es muy complicado y con una variedad de temas que muchas veces ya no serán de mucha utilidad para el alumno en su carrera. La reforma educativa de Peña Nieto pretende mantener y profundizar esta situación.

Los medios y los políticos del régimen, como la candidata a jefa de gobierno de la Ciudad de México por la coalición Por México al Frente (integrada por el Partido Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y el partido Movimiento Ciudadano), Alejandra Barrales, dicen que el campamento instalado por la CNTE "[tiene] tintes electorales, con el fin de trastocar la vida de los capitalinos". Esto por las simpatías que despierta entre los maestros de la CNTE el candidato del Morena Andrés Manuel López Obrador, e incluso lo señalan como artífice de las manifestaciones, como recientemente hizo el candidato del PRI a la presidencia, José Antonio Meade, pero lo cierto es que no son sólo los maestros de la CNTE los que están inconformes con esta reforma.

En 2013 y después en 2016, maestros de estados donde la CNTE no tiene presencia fuerte y de secciones del SNTE charro donde llevaban décadas sin movilizarse salieron a las calles maestros de Yucatán, Guanajuato, Nuevo León, Quintana Roo y el Estado de México para protestar contra las condiciones a los que los dejaba la reforma de Peña Nieto.

Ahora, los maestros están en un campamento frente a la Secretaría de Gobernación, cuyo titular es el segundo al mando del país y es a quien le exigen una mesa de negociación para implementar un plan educativo alternativo que contempla las condiciones de los maestros de otros estados.

En conversación con La Izquierda Diario, Arturo Méndez, profesor de secundaria de la ciudad de México señaló que "es fundamental rodear de solidaridad esta lucha para que los maestros pueden ganar", y como parte de esta campaña hizo un llamado a "todos los maestros y maestras de México y toda América latina a que manden fotos con la leyenda #YoEstoyConLosMaestros para que esta lucha no quede aislada y pueda triunfar".







Temas relacionados

Mundo Obrero México   /    México   /    Paro magisterial   /    SNTE   /    CNTE   /    Reforma educativa   /    Educación   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO