Internacional

POLÍTICA INTERNACIONAL

Claves de la amenaza arancelaria de Trump y la respuesta de México

Donald Trump anunció la imposición de aranceles a los productos mexicanos como medida de presión para que López Obrador tome medidas más contundentes para frenar las oleadas migratorias.

Óscar Fernández

@OscarFdz94

Viernes 31 de mayo | 02:03

Este jueves 30 de mayo, Trump anunció que impondrá aranceles a productos mexicanos a partir del lunes 10 de junio.El aumento sería inicialmente del 5%, incrementando a 10% en julio, 15% en agosto, 20% en septiembre y 25% en octubre. Estas son las cuestiones claves alrededor de este tema:

  • Se trata de, según Trump, una medida que pretende presionar al gobierno de López Obrador porque el magnate de la Casa Blanca considera que México no ha tomado las medidas necesarias para detener el flujo de migrantes que cruzan el territorio al sur del río Bravo.
  • "Las tarifas se mantendrán permanentemente en el nivel del 25 por ciento hasta que México detenga sustancialmente la entrada ilegal de extranjeros (...) Por lo tanto, esperamos y apreciamos las acciones rápidas y efectivas que esperamos que México instale de inmediato", aseguró el gobernante yanqui.
  • Como consecuencia del anuncio de estas medidas, el peso mexicano cayó frente al dólar. De estar a $19.17 MXN por dólar, subió a $19.59 MXN. El 2.1 % en unas cuantas horas.
  • Estas posturas, son acordes a las tan ansiadas propuestas de campaña que había prometido a su base social, que usa el discurso xenofóbico para impresionar a los sectores más conservadores de la sociedad estadounidense. Así la amenaza económica apunta a revivir dichas promesas para el proceso de recambio presidencial del 2020 en el que el magnate aspira a reelegirse.
  • También dicha amenaza encaja en un contexto en el que EE UU se dedica a imponer aranceles a varios países para hacer valer sus intereses, en particular China.
  • Las expectativas de escaso crecimiento del PIB estadounidense para el próximo año hace que Trump intente exprimir un poco más la planta exportadora mexicana, adicionalmente a lo ya estipulado en el T-MEC, que será aprobado en las próximas semanas por EE UU y Canadá.
  • Sin embargo, los aranceles de Trump son sólo otra cara de la moneda xenófoba del imperialismo estadounidense que cree que puede reducir su crisis expulsando la mano de obra migrante. Ya en 2014, durante la administración del demócrata Obama, se había destapado un escándalo por niños migrantes no acompañados que estaban recluidos en centros de detención migratoria en el gigante del Norte. La respuesta ante ello fue la creación (e imposición para México) del Plan Frontera Sur, el cual el gobierno del derechista y represor Peña Nieto aplicó solícito, fungiendo como policía migratoria e incrementando las detenciones de centroamericanos.
  • Pero esta política le valió fuertes críticas a Peña Nieto por parte de organismos de Derechos Humanos y de ONGs, de tal modo que una de las promesas de campaña de López Obrador fue la de incorporar una política migratoria más humana para hacer frente a la oleada de gente que atravesaba el territorio mexicano.
  • La postura original de López Obrador fue la de generar un plan de inversión de 30 mil millones de dólares del sudeste mexicano para la generación de empleos permanentes para los habitantes de esos municipios y empleos temporales con permiso laboral de estadía para los migrantes centroamericanos en coordinación con Honduras, Guatemala y El Salvador.
  • Pero esto resultó ser una más de las promesas electoreras incumplidas. Todo lo contrario, el gobierno López Obrador ha dado la espalda en los últimos meses a los migrantes centroamericanos convirtiéndose en un deportador igual de eficiente y brutal que su antecesor Peña Nieto. Por esta razón suena incomprensible el argumento trumpiano de que la incapacidad deportadora de AMLO es una amenaza a la seguridad de EE UU.
  • En ese sentido, no ha habido un cambio cualitativo en materia de política migratoria, ya que las instituciones gubernamentales siguen tratando de manera inhumana a los migrantes, como se vio en el caso de una niña migrante que murió en custodia del Instituto Nacional de Migración en Iztapalapa.

¿Respuesta enérgica?

  • Los aranceles de hasta un 25 por ciento que aplicaría Washington a México en represalia por los migrantes indocumentados que cruzan su territorio hacia Estados Unidos son algo "muy extremo" que podría llevar a una guerra comercial entre los dos países, agregó Jesús Seade en tono "beligerantea2. Aunque inmediatamente se calmaría y aclararía que primero hay que "iniciar contactos discretos para saber de qué estamos hablando y asegurarnos de que eso no pase realmente".
  • A su vez, López Obrador respondió a la amenaza de Trump mediante una carta que publicó en sus redes sociales. En ella, rotulada como "Al presidente Donald Trump en son de paz", llamó a Trump su "amigo" y pretende llegar a "un acuerdo en beneficio de las dos naciones".
  • Cabe aclarar también que en esa misiva, López Obrador hace referencia a cómo en 1938 "el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt entendió las profundas razones que llevaron al presidente patriota Lázaro Cárdenas a actuar en favor de nuestra soberanía"; pero hay un "pequeño" detalle que deja de lado: cuando Cárdenas expropió el petróleo sufrió un embargo de, Inglaterra y Holanda y... el EE.UU. de Roosevelt.
  • Así, vemos que, ya sean administraciones demócratas (estereotipadas como "progresistas") o administraciones republicanas, el establishment político del imperialismo estadounidense busca mantener una relación de subordinación con su vecino del sur. A su vez, los gobiernos mexicanos, ya sean de la derecha histórica (como las administraciones panistas y priístas) o la "progresista" de López Obrador, buscan mantener esa relación completamente sin un ápice de insubordinación -es decir, de independencia- a los designios de la Casa Blanca.

Se concluye, pues, que ningún gobierno de cualquier lado del río Bravo puede ofrecer una solución que sea en favor de las mayorías de quienes habitan y transitan por ambos países. La actual crisis migratoria sólo muestra que en esta época las fronteras sólo son un obstáculo innecesario para la mano de obra migrante y que coadyuva a violar la dignidad de las personas y su derecho a transitar y establecerse en el lugar de su preferencia. ¡Abajo el muro de Trump! ¡Basta de perseguir a los migrantes!

La unidad de los trabajadores del norte y del sur del continente es imprecindible para parar los ataques de la cúpula imperialista solapados por los gobiernos dependientes y sumisos del patrio trasero latinoamericano.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO