Cultura

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO

Clarín pide represión en la Feria del Libro

En una nota del Editor al lector, Ricardo Roa se lamenta de que no haya ingresado la policía contra los manifestantes en la inauguración de la Feria del Libro.

Elizabeth Yang

@Elizabeth_Yang_

Jueves 3 de mayo | Edición del día

Docentes y estudiantes en defensa de la educación (Juan Manuel Foglia)

La nota citada despliega una amalgama de hechos que no tienen nombre. Compara a los docentes y estudiantes que fueron a protestar contra el cierre de 29 terciarios, con una patota de Guillermo Moreno, el exministro de Cristina Kirchner, cuando en una Feria del Libro (2010) durante su Gobierno fue a repartir sillazos a la presentación del libro Indek. Historia íntima de una estafa.

En primer lugar, los docentes y estudiantes no dejaron hablar a los ministros de Cultura, es decir, apenas interrumpieron su palabra y no hubo ningún sillazo ni acto mayor de violencia. Esta, podríamos decir, es la primera falsedad que intenta hacer pasar “el gran diario argentino”.

En segundo lugar, comparar el legítimo reclamo de un sector muy importante la comunidad educativa de la Ciudad de Buenos Aires, aquellos que estudian para ser docentes y a los formadores de docentes, con una patota de un ministro de la calaña de Moreno, actuando en el 2010 desde el mismísimo poder del Estado, solo puede tener intenciones maliciosas.

¿Cuál es el objetivo de hacer esta amalgama entre dos hechos que no tienen ni punto de comparación?

Los docentes y estudiantes terciarios porteños vienen reclamando contra la formación de la Unicaba, un proyecto que cierra los terciarios y abriría una supuesta universidad en la que no se garantiza ni la continuidad de los puestos docentes, ni la validez de los títulos, y sobre todo, no hubo hasta ahora ningún canal de diálogo con el intendente Rodríguez Larreta con la comunidad educativa, los más afectados en este proyecto de cambios sustanciales en la educación de la ciudad. Una política verdaderamente autoritaria.

Reclamar la presencia policial en la Feria para reprimir solo puede interpretarse como forma de imponer por la violencia el autoritarismo del ejecutivo de la ciudad.
La decisión de Martín Gremmelspacher, presidente de la Fundación del Libro que organiza la Feria fue correcta: “no corresponde la presencia policial ni menos podemos plantear la represión”.

El propio ministro Avelluto, en el mismo día de la inauguración, salió por TN (canal de cable del mismo grupo Clarín) a tratar de fascistas a los docentes y estudiantes que protestaban. Es verdad que impidieron que pudieran hablar los ministros en la inauguración de la Feria. Pero ¿qué pretendía el ministro de Cultura cuando la amenaza es que se cierren centros educativos, algunos de ellos centenarios en la ciudad? ¿Cree que es posible dejar pasar un evento cultural como la inauguración de la Feria, sin hacer siquiera mención a semejante destrucción de la educación pública?

Puede interesarte Avelluto trató de "fascistas" a estudiantes que reclaman contra cierre de terciarios

Además, Gremmelspacher y la escritora Claudia Piñeiro sí pudieron hablar. Y lejos de desplegar loas al Gobierno y a las autoridades, pusieron sobre la mesa la situación por la que pasan las editoriales nacionales, por un lado, y escritoras y escritores por el otro.

El presidente de la Fundación del Libro criticó la política del Gobierno que hace que 7 de cada 10 argentinos reduzcan sus gastos, y que “las importaciones superan las exportaciones”, refiriéndose al mercado de los libros. A su vez, la afamada escritora argentina denunció los contratos leoninos de la editoriales para con los escritores que apenas cobran el 10 % del precio de tapa del libro y muchas veces en cuotas. Y para que quede claro cuál piensa que debe ser el lugar del escritor se refirió a un discurso de Griselda Gambaro recordando que en un momento u otro, el escritor estará en conflicto con la autoridad, "entendiendo por autoridad, en nuestro caso, el Estado, la industria editorial y los intolerantes que pretenden imponer cómo debemos vivir".

Con muchas más razones y con el derecho que les da tener una causa justa, la defensa de la educación pública, los docentes y estudiantes de terciarios y bachilleratos populares hicieron escuchar su voz.

Te puede interesar CABA: terciarios contra el cierre de los profesorados







Temas relacionados

Claudia Piñeiro   /    Pablo Avelluto   /    Feria del Libro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO