Géneros y Sexualidades

"La Manada"

Cientos de personas protestaron en Córdoba, España, por la condena a “La Manada”

El pasado jueves 26, después de casi 2 años, se dictó la sentencia a la violación de Sanfermines. “La Manada” fue condenada a 9 años de prisión, 5 años de libertad vigilada y un pago de 50mil euros a la víctima.

Martes 1ro de mayo | 07:42

Sentencia a “La Manada”

Los magistrados, el jueves pasado, condenaron a los 5 integrantes de “La Manada” solo por abuso sexual; quedando absueltos de agresión sexual (violación), robo con violencia, delito de intimidación y contra la intimidad. La sentencia de 9 años de prisión es totalmente menor a la solicitada por la Fiscalía, 22 años y 10 meses por la presunta violación múltiple.

Esta condena tan baja, se debe a que esta situación fue catalogada como abuso sexual por los magistrados, en vez de agresión sexual. Con la observación de que no existió violencia ni intimidación en el acto ocurrido.

En la ley española el delito de abuso sexual se diferencia del de violación en que el primero no involucra violencia o intimidación, castigándose con penas mucho menores. Para que se catalogue de violación tienen que haber amenazas de por medio, frente a la negación de la víctima a participar en una determinada acción sexual.

Todos los integrantes de la manada penetraron bucalmente a la mujer; algunos vaginal y analmente. La victima entro en shock y se sometió esperando que todo acabara lo más rápido posible. Hicieron 7 vídeos. Tras lo ocurrido la abandonaron. Le robaron el celular y se ufanaron por medio de WhatsApp de lo que hicieron.

Se ha juzgado mucho a la querellante por no haber ofrecido resistencia física a la violación y por haber intentado continuar con su vida. De hecho, la defensa de los imputados utilizó a un detective privado para que averiguar sobre la vida de la esta tras la agresión sexual. Buscando desacreditar su denuncia, ya que su accionar pos violación no concordaba con el de una víctima violada. Si no está traumatizada, ni demostrando lo desastrosamente mal que va su vida, sino cumple con el papel de víctima que esta sociedad quiere que sean es para dudar de la fiabilidad de su denuncia. De esta manera, también se buscaba afirmar que el acto sexual habría sido consentido.

La única protección a la que pudo recurrir la involucrada fue la de no resistirse a lo que estaba sucediendo. El primero de los vídeos mostraba a la chica en cuclillas, con los 5 acusados rodeándola con los pantalones abajo. ¿De verdad pueden creer que en ese momento ella podía decir “No quiero hacer esto” o “Me voy, adiós” y que ellos la dejarían marcharse libremente? ¿Qué es necesario para que un abuso sexual sea considerado violación o para que exista una “intimidación suficiente”? Si el sexo era consentido, ¿Por qué la abandonaron y le robaron el celular?

Córdoba se sumó a las manifestaciones contra la sentencia a “La Manada”

A penas se conoció la sentencia a “La Manada”, los colectivos feministas se pronunciaron en contra convocando a concentraciones en toda España.

Córdoba no se quedó atrás, la plataforma “Nosotras decidimos” y “Plataforma Córdoba contra la Violencia a las Mujeres” convocaron, el mismo jueves 26, en la tarde una concentración contra la condena otorgada por el Magistrado en el Bulevar del Gran Capitán con una masiva asistencia. Al término, un gran número de manifestantes se dirigieron hasta la sede del Colegio de Abogados de Córdoba, donde el ministro de justicia presidia un acto.

Los casos de violencia de género son los únicos en los que se cuestiona el comportamiento de la mujer y no el de los acusados. Es la expresión de un sistema judicial patriarcal que culpabiliza y cuestiona a la víctima y naturaliza las agresiones sexuales, la violencia hacia las mujeres y los femicidios. Donde un juez tiene el poder de interpretar a su gusto los hechos, según su propia perspectiva. Como el magistrado Ricardo González quien pidió la absolución de los integrantes de “La Manada”, por entender que al no haber resistencia física la joven estaba accediendo a mantener relaciones sexuales con los 5 involucrados. Donde, según él, los gemidos que emitía la joven eran de excitación sexual, no de dolor.

Frente a estas estructuras patriarcales profundamente arraigadas en todo lo que es nuestra sociedad, aumentar la pena a los crímenes sexuales no será la solución al problema de violencia de género. Esta no lograra moldear una “conducta correcta”. Lo que debe cambiar es esta sociedad machista, la manera en la cual nos relacionamos que es influenciada directamente por el ambiente en el que nos desenvolvemos.

Ahora, el violador no es un anormal. No es un ser individual patológico, brotado espontáneamente en nuestra sociedad. En él irrumpe un contenido y determinados valores que están presentes en toda la sociedad, que influencian en este. Donde él vendría siendo el protagonista de una acción de toda la sociedad.

Como expreso A. Kollontai: “Para terminar con siglos de opresión de las mujeres hará falta una verdadera revolución psicológica de la humanidad, pero ésta no podrá siguiera comenzar a bosquejarse en un sistema donde impere la propiedad privada, el machismo, el racismo, el individualismo y el sometimiento de millones de hombre y mujeres bajo el poder de unos pocos”







Temas relacionados

"La Manada"   /    Patriarcado   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO