Sociedad

CIENTÍFICOS EN LUCHA

Ciencia en emergencia: trabajadores del Conicet votan paro y contra el desalojo en Guernica

En asamblea virtual, personal de las carreras de investigación y de apoyo, becarios y administrativos del Conicet y Agencia, votaron paro y movilización para fines de octubre y la solidaridad con las familias de Guernica.

Daniel Gorber

Agrupación Marrón | CNEA

Miércoles 14 de octubre | 11:27

La situación de las y los trabajadores de la ciencia no escapa de la situación general que viven los trabajadores estatales en todo el país. Ayer martes, se reunieron en asamblea virtual, trabajadores de las carreras de investigación y del personal de apoyo, becarios y administrativos nucleados en el Conicet y Agencia. Ante la falta de instancias de organización y debate convocadas por los sindicatos, la modalidad virtual y autoconvocada sirvió para que trabajadores y agrupaciones de becarios de distintos puntos del país, puedan discutir acciones de lucha para fines de octubre, entre ellas un paro y una movilización al Polo Científico. También se votó el apoyo y solidaridad con las familias de Guernica, que están luchando contra el desalojo y por un pedazo de tierra para vivir.

La paritaria estatal firmada por el gobierno y UPCN cerró en un escandaloso 7% con la promesa de volver a reabrirse en diciembre. El acuerdo firmado va en línea con el ajuste del gasto público que impulsa el Gobierno Nacional de cara a las negociaciones con el FMI.

En este contexto, los trabajadores de Ciencia y Tecnología, que acumulan una pérdida de salario real del 70% en los últimos diez años, ven cómo sus ingresos siguen cayendo en picada. El anuncio del Directorio del Conicet de un aumento del 10% es insuficiente hasta para igualar la inflación de 2020. En la asamblea, el sector administrativo denunció que el mencionado anuncio ni siquiera los incluye. Una situación que se repite en la institución, donde las medidas siempre son parciales y nunca se da una solución al conjunto de los trabajadores.

Esta es también la problemática histórica que viven los becarios, quienes reclaman plenos derechos laborales. La pandemia agravó la situación de este sector precarizado. Un grupo de ellos reclama que tras la finalización del plazo de prórroga de sus becas, se quedarán sin ingresos en medio de la pandemia. El reclamo por un convenio colectivo, las jubilaciones del personal de apoyo y las problemáticas del teletrabajo, fueron algunos de los reclamos que también se hicieron escuchar con fuerza.

Como si todo esto fuera poco, el presupuesto que se votará en los próximos días en el Congreso Nacional, tampoco trae buenas noticias para el Conicet. El 2021 llegará con una nueva reducción presupuestaria para esta institución, emblema de la investigación científica del país.

En una situación económica y social cada vez más crítica, la organización más amplia posible, sin corporativismos e incorporando los reclamos de todos los sectores se vuelve más necesaria que nunca. Por este motivo resulta auspicioso el pronunciamiento por una importante mayoría de la asamblea, en solidaridad con las familias de Guernica y el repudio a las amenazas de desalojo. Las y los trabajadores de la Ciencia no son ajenos a esta problemática de la vivienda, y su unidad con las familias que se encuentran en las tomas de terrenos tiene un valor estratégico fundamental. Solo por este camino se podrá lograr que no sean los trabajadores quienes paguen una vez más la crisis.

A pocos días de la última visita de los emisarios del FMI, la asamblea de los trabajadores de la Ciencia dejó un mensaje claro: Plata para Ciencia, salud, educación y vivienda. No para la deuda.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Conicet   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Universidad   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO