Política

EDITORIAL CHUBUT

¿Chubut somos todos o unos pocos? Acerca de la resistencia sin aguante

Comenzamos esta primera editorial provincial de Chubut analizando el escenario político y las lecciones que dejan el cierre de Cerámica San Lorenzo ante el avance de los despidos y suspensiones

Iván Marín

Trabajador de prensa de diario El Chubut

Miércoles 15 de febrero | 09:16

La distancia sideral entre las preocupaciones de la casta política provincial y el resto del pueblo trabajador, habitual en épocas de bonanzas, se multiplicó con el transcurrir de la crisis económica, en especial en las últimas semanas. Mientras el gobernador Mario das Neves, y su partido Chubut Somos Todos (Chusoto), anuncian que el próximo 4 de marzo lanzarán el frente electoral de cara a las elecciones a legisladores nacionales de este año, en el Partido Justicialista (PJ) amenazan a los díscolos que si se suman al dasnevismo podrían ser expulsados del partido. La Unión Cívica Radical (UCR) se reunirá en plenario el mismo día que el Chusoto para elegir a su presidente. Los más de 4000 despidos en la provincia, solo en el sector formal, son un mero detalle para estos partidos patronales.

La consultora E&M Patagonia elaboró un ranking de las provincias con mayores índices de despidos en el período noviembre de 2015 a noviembre de 2016. A partir de un relevamiento efectuado por la Subsecretaría de Políticas, Estudios y Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, la consultora concluyó que uno de cada tres despidos se produjo en las provincias patagónicas. De un total de casi 73.000 despidos, casi 23.000 corresponden a la Patagonia. El estudio, a su vez, resalta que “esta región del país aporta tan solo el 6,7 % en la cantidad de trabajadores privados activos”. Además, describe que: “Analizando el número actual de trabajadores activos, y los empleos perdidos en el año, en la Patagonia se dejaron en el camino un total de 22.998 trabajadores (medido entre puntas noviembre de 2015 vs. noviembre de 2016), sobre un total de 408.782 obreros activos en blanco en el último mes disponible, lo que representa un 5,63% de la masa total”.

La situación de Chubut no deja de ser preocupante: 3892 puestos de trabajo se perdieron en el período citado. A ello hay que sumar que de noviembre a la fecha se sumaron cientos de despidos. Ahí está la histórica Soriano en Gaiman, fábrica dedica a la industrialización de productos derivados de las algas donde más de cien trabajadores ven peligrar su fuente laboral. Otro tanto sucede en Comodoro Rivadavia con la también histórica Textil Guilford, que cerró sus puertas dejando en la calle a 150 obreros. En la misma ciudad los despidos en las operadoras petroleras y las empresas de servicios se desarrollan ante la pasividad de la conducción del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, en manos de Jorge Ávila, a quien el FPV querría impulsar como precandidato a diputado nacional. En el parque industrial de Trelew las textiles despiden y suspenden trabajadores. En Puerto Madryn a la crisis del sector pesquero se le sumó el cierre de Cerámica San Lorenzo y el consecuente despido de sus casi 140 obreros.

Las especulaciones sobre el apuro de Das Neves en presentar su frente electoral a principios de marzo, teniendo en cuenta que la fecha de cierre es recién en junio, apuntan a que el intendente de Trelew Adrián Maderna y el referente del Frente Peronista, Gustavo Mac Karthy, cierren filas cuanto antes con su proyecto. Recordemos que ambos siguen afiliados al PJ. Sin embargo, otra lectura complementaria enfatiza que de esta manera el gobernador, en complicidad con los medios de comunicación afines, corre la mirada de los reales problemas que le importan al pueblo, por caso el citado aumento del desempleo, para ponerla sobre la politiquería de poco vuelo.

Referentes del PJ y del Frente para la Victoria (FPV) no se quedan atrás. En las últimas semanas se pudo observar a varios manifestando intenciones de presentarse a candidaturas para el año 2019, en particular a la intendencia de Trelew. Más allá de la obvia intención de usar como excusa aquella elección para en realidad ganar terreno para las de medio tiempo de este año, no deja de llamar la atención la pasividad con la que se oponen a las políticas oficiales. En general no van más allá de declaraciones públicas de distintos cuerpos legislativos o solicitadas.

El radicalismo se debate entre aquellos sectores que buscan mayor independencia del PRO a nivel provincial y aquellos que, por el contrario, apuntan a fortalecer los débiles vínculos existentes. Ambas tendencias parecen no sacarse terreno. Das Neves, que a nivel nacional pertenece al espacio de Sergio Massa, intenta sacar provecho de esta situación y tienta a dirigentes del macrismo para que se sumen a su proyecto político.

Esperando el milagro

El cierre de Cerámica San Lorenzo viene a confirmar no solo las bravuconadas impotentes que Das Neves dirige hacia el gobierno nacional, sino también la tibieza (por no decir traición en muchos casos), de los dirigentes sindicales del PJ y el FPV. Como se sabe, la lucha de los trabajadores de AGR-Clarín tiene a la izquierda y sector antiburocráticos a la cabeza de aquellos que se solidarizan con la misma. Durante el casi mes de ocupación de la fábrica, el PJ y las distintas agrupaciones que simpatizan con el FPV casi no aparecieron, demostrando que la supuesta lucha contra las empresas hegemónicas de comunicación era más relato que oposición concreta. De hecho, los medios de comunicación afines al kirchnerismo en general vienen siendo parte del cerco mediático patronal para invisibilizar la lucha.

En la cerámica ubicada en Puerto Madryn el rol de la conducción del sindicato fue fundamental para que los trabajadores hayan decidido aceptar la indemnización propuesta por la empresa de capitales mexicanos. Armando Moyano, titular del sindicato y secretario Adjunto de la CGT del Valle Inferior del Río Chubut, en una asamblea desarrollada el domingo en el acampe que efectuaban los obreros en las puertas de la empresa, responsabilizó a los trabajadores y al gobierno nacional primero, y después al provincial y municipal de la situación. Aunque cueste cree, le echó en cara a los obreros que mientras el sindicato estaba en el ministerio de Trabajo de Nación negociando una salida, en Madryn al menos cuarenta ceramistas arreglaban su desvinculación con la empresa. En ningún momento planteó una alternativa de lucha, si por eso se entiende sugerir aceptar subsidios o exigirle al gobierno municipal o provincial algún puesto precario en el Estado para los despedidos.

No puede sorprender entonces que, frente a la crisis textil, sus dirigentes actúen parecido. Por ejemplo, Sergio Cárdenas, integrante de la conducción de la Asociación Obrera Textil y referente sindical del PJ, manifestó que ante las suspensiones y despidos que se vienen registrando en Trelew desde octubre del año pasado, lo que se debe hacer es presentar lucha y oposición en las urnas. No se refiere a ninguna opción clasista al interior del sindicato, claro, sino a las elecciones a legisladores. Un mensaje que no se presta a doble lecturas: nada se puede hacer contra los despidos, salvo esperar el milagro…

"No hay patrón en Zanon y la cosa parece que marcha bien..."

Andrés Blanco, secretario Adjunto del Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas de Neuquén, obrero de Zanon y dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) en el Frente de Izquierda, se refirió a la resolución de la situación en Cerámica San Lorenzo. Consultado de la actitud de Moyano y la dirigencia del sindicato en responsabilizar a los propios trabajadores por aceptar las indemnizaciones, Blanco remarco que “lo primero que un dirigente debe hacer es jamás responsabilizar a la base. Si hay compañeros que tomaron ese destino es porque justamente si la alternativa que los trabajadores barajan desde sus conducciones es que no queda otra alternativa que aceptar las condiciones que impone la patronal, es lógico que los compañeros se sientan acorralados y tomen una decisión que en última instancia es pensando en lo inmediato”. Agregó que, “obviamente todo el cronograma de conflictividades que hay en ese tipo de situaciones devienen no solamente de la burocracia sindical, sino también de las responsabilidades políticas tanto del ministerio y secretaría de Trabajo, los gobiernos mismos. Yo creo que es parte de un plan sistemático de este gobierno, tanto de nacional como los provinciales, de implementar a la fuerza un plan de ajuste. Esto significa entonces que muchos trabajadores van a quedar desempleados para que de esta manera sea disciplinatorio para el resto e imponer condiciones a la baja, que es lo que está buscando este gobierno, para que lleguen las famosas inversiones, que en este caso incluso ahí se puede palpar directamente. Un grupo mexicano que compró la firma San Lorenzo con promesas de crecimiento y ahora están encontrándose con esta realidad”.

Blanco interpretó que seguramente esta resolución estuvo tramada “de alguna manera u otra con la complicidad del sindicato porque sino esto no puede pasar. No podés no darte cuenta, después de lo que pasó en San Luis, que posiblemente ahí en Puerto Madryn iba a pasar lo mismo”.

Desde ya, el dirigente del PTS hizo mención a la situación que les tocó vivir en Zanon y en el resto de las cerámicas de la zona que, ante un panorama similar al de la madrynense, lograron salir a flote poniéndolas a producir los propios obreros. “El caso de la historia nuestra que fue en su momento por defender los puestos de trabajo, desde la organización, desde el sindicato, nos dimos una tarea que era ante el cierre recurrente de las fábricas por parte de las patronales, tomar al destino en nuestras manos y buscarle una salida propia que no sea el desempleo”, comienza. Profunda reflexionando que “volvemos a un escenario muy complicado en lo que tiene que ver a las conquistas de los trabajadores. Está claro que el plan de las patronales es el despido. Lamentamos el desenlace de la lucha de los compañeros ceramistas de la planta San Lorenzo en Puerto Madryn porque nos parece a nosotros que si las direcciones no te dan alternativas, los trabajadores por más voluntad que tengan quedan a la exposición de luchar o no de las burocracias”. De lo que desprende que “nos parece hoy por hoy que se reaviva la historia del control obrero, y en el caso nuestro como una alternativa ante el desempleo, que es lo que se está viendo recurrentemente en distintos sectores”.

Blanco también puso como ejemplo la enorme lucha que están llevando adelante las obreras de Textil Neuquén. Relata que mientras ellas “estaban de vacaciones, les alertaron una semana antes de que volvieran a reincorporarse, de que la patronal se estaba llevando las máquinas de la fábrica. Las compañeras tomaron la planta”. Continúa: “Yo quiero transmitirles algo que acá está conmoviendo a la sociedad neuquina, que son unas leonas estas compañeras, que de las 36 compañeras que estaban ahí, están las 36 dando la pelea. Están conmoviendo a la sociedad porque ven mujeres organizándose, plantándose, tomando la fábrica, tomando el destino en sus manos de alguna manera, y rodeadas de una solidaridad que solamente lo vimos en algún momento cuando empezamos la lucha de Zanon, donde la gente para a dejar alimentos, colabora con el fondo de huelga. El destino todavía no está dicho hacia dónde va a ir la lucha de las compañeras, pero lo que hay es una decisión de pelearla”.






Temas relacionados

Chubut   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO