Audiencia por violencia policial

Chubut: Revés para los abusos de Arcioni y Massoni en la provincia

Arcioni y Massoni deberan dar marcha atrás con sus resoluciones provinciales y adherir al protocolo de seguridad nacional pero la audiencia, poco cuestionó la violencia policial. Además, es el mismo protocolo por el cual, miles de trabajadoras y trabajadores son violentados día a día en el país por las fuerzas represivas. Massoni continúa en el cargo.

Lunes 20 de abril | 23:43

De la audiencia participaron organismos de Derechos Humanos, Defensa Pública Provincial, Ministerio de Justicia de Nación, el Ministerio Público Fiscal y por parte del gobierno sentados en el banquillo, José Grazzini (ministro de Gobierno) y Federico Massoni (Seguridad). Al finalizar, la jueza a cargo Mirta Moreno, resolvió derogar las resoluciones de Federico Massoni y que el gobierno de Chubut se ciña a los protocolos del Ministerio de Seguridad Nacional, al decir "acá lo que se estaba buscando es un cambio en la forma de cómo llevar adelante el control".

Te puede interesar: Habeas corpus y pedido de renuncia para Massoni por la violencia policial

Aunque la jueza Moreno anuló las resoluciones de Massoni que implementa el uso de motocicletas de la policía en la vía pública, las detenciones compulsivas, el traslado a comisarías y centros de detención, las sirenas a las 19:30 horas y otras medidas, sigue dejando la puerta abierta para la continuidad de la violencia policial e institucional. Además indicó que el habeas corpus cesará cuando el gobierno provincial emita efectivamente el DNU 44/20, presentado ante la audiencia, por el cual el gobierno de Chubut suscribe a los protocolos de Nación.

A su vez, la jueza no se expidió en ninún sentido respecto a las denuncias concretas de violencia policial refiriendo que "si existieron o no abusos, apremios, vejaciones [...] escapa al ámbito de investigación o decisión que debo tomar en esta audiencia" y que las mismas tienen curso en el Ministerio Público Fiscal. A este último, nada parece preocuparle los casos de extrema violencia, como lo fueron las mujeres trabajadoras de Madryn obligadas a devestirse en una comisaria.

Te puede interesar: "Nos mandan a una guerra sin armas": médicos y enfermeras en riesgo

Cinismo "nao tem fin"

La cuota de cinismo del gobierno, no se hizo esperar. En medio de los intercambios, Grazzini trató de justificar el violento actuar de la policía provincial diciendo que es por la "situación extraordinaria" de la pandemia, que es algo novedoso que nadie vivió y por eso "pedimos que haya una comprensión que a veces el cansancio, las horas en la calle, el tratar todo el día con la gente, que está a veces de mal humor". Grazzini responsabiliza a la gente, parece seguir la receta del titular de la ANSES Alejandro Vanoli, quien hace unas semanas responsabilizó a los jubilados que se "agolpaban" para cobrar sus salarios. 

A su vez se justificó al decir que la policía está actuando de igual manera en todo el país refiriéndose concretamente a la represión de Penta en el barrio de Quilmes y a otras provincias. Como vemos, el marco nacional implementado por el Frente de Todos y respaldado por el resto de las fuerzas políticas del orden, es el marco de actuación de los gobernadores y las policias provinciales.

Pese a las resoluciones, Massoni y la violencia policial continúan

La resolución de la jueza Moreno en la audiencia de hoy, aunque elimina las resoluciones del Ministerio de Seguridad de la provincia a cargo de Massoni, ni siquiera lo cuestionó en el cargo pese a las denuncias realizadas por organizaciones de Derechos Humanos como APDH, la Comisión contra la Impunidad y la exigencia de renuncia. Una vez más, desde el gobierno nacional se prefiere negociar y sostener a funcionarios como Massoni en sus funciones.

Además, el hecho de poner a la provincia bajo los mismos protocolos nacionales, no garantiza el respeto de las libertades individuales. Sin ir más lejos, en el marco de ese protocolo se violentan día a día a miles de trabajadoras, trabajadores y a las grandes mayorías populares en las calles, en los barrios y lugares de trabajo.

Te puede interesar: Sin grieta: Fernández y todos los gobernadores garantizan la cuarentena con represión

Lo vimos con el accionar de la bonaerense reprimiendo a trabajadores en el frigorífico Penta del barrio de Quilmes, la violencia a miles de trabajadores "golondrina" varados en las calles, las persecuciones y golpizas en los barrios a punta de pistola, los patrullajes aéreos de la Fuerza Aérea, entre cientos más. Según los últimos informes de las organizaciones de Derechos Humanos, suman más de 100 mil las detenciones y demoras en el país, que se realizan a costa de violencia policial sobre los que el gobierno de Alberto Fernández guarda silencio absoluto.

El protocolo del Ministerio de Seguridad nacional es el mismo que justifica e impulsa la violencia institucional en todo el pais y el ciberpatrullaje, como lo ha denunciado Nicolás del Caño y el Frente de Izquierda.

Por eso la lucha contra la violencia policial y la institucional, tiene que ser una lucha a fondo. Con un programa integral para que la crisis no la pague el pueblo laborioso.

Un programa integral contra la crisis y la pandemia. Que la crisis la paguen los capitalistas

Desde el PTS en el Frente de Izquierda repudiamos profundamente que las fuerzas represivas esten patrullando las calles y los barrios, política defendida a ultranza por Alberto Fernández y los gobernadores, a fin de disciplinar y hostigar al pueblo laborioso en el cual continúan descargando la crisis en conivencia con los empresarios y las burocracias sindicales.

Además, planteamos que se elimine el uso de las fuerzas represivas y que esos recursos sean puestos en los presupuestos de Salud -donde verdaderamente se enfrenta a la pandemia- en trabajo y salarios. Para que se invierta masivamente en tests, barbijos, guantes, alcohol en gel, camas, respiradores, instalaciones y partidas para que dejen de infectarse personal de Salud y limpieza que están en la primera línea de batalla. 

Planteamos un programa integral que parta de dejar de pagar la deuda y que además se cobre un impuesto progresivo a las y los 15 mil empresarios de mayor riqueza para garantizar mayores recursos en los presupuestos y un salario de 30 mil pesos para las y los trabajadores que deban permanecer en sus casas y no tengan un sustento. Reconversión de la industria bajo gestión de sus trabajadores para la producción de los insumos necesarios a fin de elaborar y distribuir alimentos e insumos a toda la población.

¡Fuera la policia de los barrios y las calles!
¡Luchemos a fondo por plata para salud, salario y trabajo, no para la represión!

Te puede interesar: Deuda: los especuladores rechazan la oferta de Guzmán







Temas relacionados

Coronavirus   /    Chubut    /    Federico Massoni   /    Mariano Arcioni   /    Alberto Fernández   /    Audiencias    /    Violencia policial   /    Violencia institucional   /    Chubut

Comentarios

DEJAR COMENTARIO