Mundo Obrero

LA PLATA

Choferes de la línea Este: crónica de dos semanas de lucha y organización obrera

El conflicto que empezó por despidos, mejores condiciones de trabajo y la libertad sindical para poder elegir a sus delegados se transformó en una pulseada donde el resultado va a dejar lecciones importantes para el conjunto de los trabajadores de la región.

Sábado 29 de octubre de 2016 | 15:35

Fueron desoídos por el municipio, el Ministerio de Trabajo y la UTA, y por si no quedó claro el mensaje, también fueron reprimidos brutalmente por la bonaerense de Vidal. Un plan perfecto al servicio del empresario del transporte Osmar Corbelli. El conflicto aún no se resuelve y los trabajadores del transporte siguen en pie de lucha.

Once días llevan los chóferes de la línea Este y sus familias sin recibir respuesta. Para ellos -los chóferes- no son demasiados, ya que desde hace meses vienen aguantando persecuciones, suspensiones -por motivos muchas veces inventados- y despidos. Pero los últimos cinco despidos que sufrieron fueron la gota que rebalsó el vaso.

Hace dos semanas estos cinco trabajadores quisieron organizar elecciones para que sus compañeros tengan delegados que los representen y así empezar a enfrentar los ataques de la patronal. Pero a Osmar Corbelli (dueño de Nuevo Expreso donde pertenece la línea Este) y a Oscar Pedroza- titular de UTA La Plata- no les pareció auspicioso para sus intereses este proceder de los choferes.

El lunes 17 por la madrugada la empresa hizo efectivo estos cinco despidos, y ante esto los trabajadores decidieron empezar un paro indeterminado con acampe en la entrada de la línea Este y 520.

Así se fue la primera semana, en idas y vueltas donde la empresa y la UTA no se presentaron a las audiencias en el ministerio y el ministerio no hizo nada para garantizar que esto se resuelva.

La represión de Vidal al servicio del empresariado

Después de un fin de semana donde las familias y vecinos fueron a dar su apoyo al acampe que mantenían los chóferes, se esperaba el martes una nueva audiencia para destrabar el conflicto. Sin embargo el gobierno provincial de María Eugenia Vidal tenía otros planes, mandar infantería y a la bonaerense a reprimir duramente a los chóferes que permanecían de manera pacífica con sus familias en la puerta de la línea.

Fueron 27 los detenidos y varios heridos el saldo del operativo de 300 oficiales que mandó la gobernadora para aleccionar a los 100 chóferes que defendían sus puestos de trabajo.

Queda claro una vez más cuál es la receta del gobierno de los CEO’s: Tarifazo, despidos y flexibilización contra el pueblo trabajador y palos si hay resistencia. Todo un mecanismo para cambiar la relación de fuerzas a favor de que los empresarios aumenten su tajada de ganancia a costa de la sangre obrera.

Crece la resistencia y la simpatía popular

La represión lejos de amedrentar y aislar a los chóferes, genero lo contrario. Mayor legitimidad en la población y persistencia en las medidas de lucha. Las notas de La Izquierda Diario -dónde venimos difundiendo el conflicto desde el primer día- y los videos, tuvieron cientos de miles de reproducciones. Los docentes, las familias y los vecinos de barrios aledaños muestran día a día mayor apoyo a la lucha de los chóferes. Saben que trabajan en malas condiciones y que son trabajadores igual que ellos, entonces, a pesar de tener problemas para llegar a su trabajo o a la escuela de sus hijos, quieren que esto se resuelva a favor de los trabajadores del transporte porque esto a la vez significa mejorar el servicio para los usuarios.

Por otro lado en respuesta a la represión los trabajadores convocaron- junto a organizaciones sociales políticas y sindicales- a un corte en el centro de la ciudad y permanecieron allí hasta que liberaron a los detenidos. Una vez que lograron que los liberen decidieron interrumpir la salida de los colectivos en la ruta para presionar a que se resuelva esta situación. Al otro día los chóferes de otras líneas empujaron a que haya un paro total del transporte de algunas horas. Esto es señal que por abajo en todas las líneas de colectivos apoyan lo que hacen los chóferes porque sufren las mismas condiciones de explotación que los de la Este. Es que Osmar Corbelli tiene más del 80% del monopolio del transporte (nueve líneas de micro) y todos trabajan en las mismas condiciones.

Un conflicto testigo para los trabajadores de la región

Ante la persistencia de la UTA -que hoy es más que evidente que juega en el mismo bando del patrón- de desconocer la organización y los reclamos legítimos de los chóferes, y del gobierno municipal y provincial que dejan hacer a su amigo Corbelli lo que quiera con los trabajadores, más la resistencia y combatividad de los chóferes hicieron que el conflicto llegue a este punto.

La fortaleza de los chóferes reside en la unidad que forjaron en estas semanas de lucha, unidad basada en la convicción de que deben cambiar las condiciones en la que venían ya que están cansados de los atropellos de la empresa y de que UTA no los represente. Son una camada de trabajadores jóvenes combativos junto a algunos chóferes de más de veinte años en actividad que cuentan con algunas experiencias de lucha, que empezaron a discutir en asamblea y a bancar las medidas de acción necesarias para conseguir sus demandas.

Ya llevan una huelga de dos semanas con acampe en la puerta de la línea y en la ruta. Cortaron el centro de la ciudad y en el ministerio de trabajo. A la vez que lograron el apoyo de diputados-que firmaron un repudio a la represión- y de organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, sindicales y partidos políticos. La confianza en sus propias fuerzas y en los métodos de la clase obrera como son las asambleas -donde todos participen y voten- y tomen medidas a la altura de los ataques, son su única garantía para pelearla hasta el final.

Es difícil ver la resolución a corto plazo, la lucha de los chóferes puede convertirse en una lucha testigo a la hora de medir fuerzas con el gobierno de Vidal. La experiencia que vienen haciendo los trabajadores de la Este enfrentando a la UTA, a la empresa y la represión policial son una buena base para avanzar en la conciencia obrera a la hora de enfrentar futuras peleas y son todo un ejemplo para los chóferes de las otra líneas- que ven con mucha simpatía la pelea que están dando- y para los trabajadores de toda la región. Si triunfan los chóferes de la Este, sin dudas, todos ellos estarán en mejores condiciones.







Temas relacionados

Choferes   /    La Plata   /    Ministerio de Trabajo   /    UTA   /    Despidos   /    Provincia de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO