Internacional

CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA

China: Xi Jinping se queda con la suma del poder, sin sucesor a la vista

El Comité Central del Partido Comunista Chino votó este miércoles al nuevo Comité Permanente compuesto por siete personas. Todos hombres de confianza de Xi Jimping, que queda con la suma de todo el poder.

Miércoles 25 de octubre | 12:48

El Partido Comunista de China dio este miércoles un giro respecto de sus políticas de los últimos años al revelar a los nuevos integrantes de la cúpula de poder sin dejar en claro quién sucederá más adelante al presidente Xi Jinping, que se ha convertido en el líder más poderoso en el país desde Mao.

El jueves con la elección del nuevo Comité Central de 204 miembros, se había votado que la "filosofía" de Xi Jinping quedara plasmada en los estatutos del partido (que funge como Constitución) lo que le da un estatus similar al de Mao. Este viernes la elección del Buró Político, de 25 miembros, y del Comité Permanente de 7 miembros, y principal órgano de poder del país, confirmó la suma de poder con la que queda Xi al elegir para los próximos 5 años a funcionarios que, según las reglas del partido, por su edad (todos tienen más de 60 años) no podrán suceder a Xi Jinping en el poder después de 2022.

Además del presidente, el primer ministro Li Keqiang fue el único que conservó su cargo tras una reorganización radical del Comité Permanente. Li Zhanshu, Zhao Leji, Han Zheng, Wang Huning y Wang Yang fueron promovidos para reemplazar a cinco miembros del comité que se retiraron, incluido el jefe anticorrupción Wang Qishan, un aliado clave de Xi.

Por primera vez, ningún miembro del Comité Permanente del Politburó habrá nacido antes de la Revolución China de 1949.

El miembro considerado más cercano a Xi es Li Zhanshu, quien a menudo ha acompañado al presidente en viajes al exterior en un rol similar al de jefe de gabinete en calidad de líder de la oficina general del partido.

Li, que no está relacionado con el primer ministro, fue nombrado el tercero en la jerarquía del comité, lo que implica que posiblemente asumirá el cargo de presidente del parlamento, una entidad que básicamente tiene poca autoridad.

El secretario del partido de Guangdong, Hu Chunhua, y el jefe del partido de Chongqing, Chen Miner, habían sido considerados previamente como candidatos para suceder a Xi entre los llamados líderes de la sexta generación del partido, pero no fueron incluidos en el Comité Permanente. Ambos fueron nombrados en el Politburó de 25 miembros, un nivel por debajo del comité.

Xi, que había prometido durante el Congreso convertir a China en una potencia indiscutible para 2035 con el objetivo de superar a Estados Unidos en 2050, tiene ahora un poder dentro de la cúpula política y en el país como no se vio en más de 40 años. Algunos analistas consideran que este poder casi imperial será necesario para cerrar filas detrás de una política agresiva de apertura y expansión económica, como de su poderío militar, mientras que otros creen que la época de crecimiento acelerado de China ya quedó en el pasado y que la necesidad de un control político fuerte responde a las necesidades de un mayor control interno ante un posible descontento social que ya ha venido produciendo la desaceleración económica. Posiblemente la "verdad" esté en algún punto intermedio entre esas dos lecturas.

Unos días antes de iniciar el Congreso del Partido Comunista, el gobierno anunció un aumento del salario mínimo, como muestra de una de las promesas que supone mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Sin embargo, como destaca el China Labour Bulletin, en la mayoría de las ciudades los trabajadores ganan entre un 20% a un 35% del salario promedio, lo que apenas alcanza para pagar el transporte, alimento y alojamiento. Esto ha venido generando tanto un aumento de los conflictos locales, como así también la detención de activistas laboralistas. Los informes revelan que tampoco "despegan" los salarios de una nueva clase media aún en formación, y con más aspiraciones de consumo que de poder de compra real.

Por el momento el sueño de una China con fuerte consumo interno, con el que se ilusiona el gobierno, esta todavía muy lejos de ser una realidad. Quizá incluso muy lejos aún de 2035 o de 2050...








Temas relacionados

Xi Jinping   /    China   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO