Cultura

CULTURA

Chile: cuando el arte expresa la conmoción de lo político

Reproducimos la columna cultural de Pateando el Tablero Jujuy, una mirada acerca del lugar del arte y el compromiso de artistas y trabajadores de la cultura en tiempos de rebelión popular.

Miércoles 30 de octubre | 22:46

En estos más de 10 días de lucha del pueblo chileno, artistas de Chile, Latinoamérica y el mundo comenzaron a expresar su solidaridad, apoyo, repudio a la represión, torturas violaciones y asesinatos por parte de los PACOS, carabineros asesinos a las órdenes de Piñera.

Francisca Valenzuela, Mon Laferte, Gepe, Julieta Venegas, Garbage, Ana Tijoux con la canción cacerolazo, Camila Moreno, Residente entre los más contundentes asegurando que “estos asesinos siempre serán culpables porque la historia no perdona”. También Jorge Drexler diciendo: "Chile despertó y tomó las riendas de su destino. Emocionante. ¡Viva Chile!". Skape, Ricky Martin y cientos de artistas independientes sumaron su apoyo a este despertar chileno.

Pero el arte no solo se hizo presente desde la voz de los mismos artistas, o de los más reconocidos sino en las calles. Así vimos cientos de guitarras anónimas en una plaza llenísima acompañando un coro de miles de jóvenes, mujeres y trabajadores que convirtieron en himno (nuevamente) de estas jornadas canciones como “el derecho de vivir en paz" o la de Los Prisioneros “El baile de los que sobran” que dice por ejemplo:

A otros dieron de verdad esa cosa llamada educación
Ellos pedían esfuerzo, ellos pedían dedicación
Y para qué, para terminar bailando y pateando piedras.

Únanse al baile de los que sobran
Nadie nos va a echar jamás
Nadie nos quiso ayudar de verdad

Esta canción es de un disco del año ’86 y vuelve a sonar en estos tiempos, lo que musicalizaron Los Prisioneros era sólo el inicio de un Chile neoliberal, y que hoy millones, luego de más de 30 años buscan darle muerte. En las marchas se escuchaba cantar la canción que compuso Victor Jara contra la intervención yanqui en Vietnam y 48 años después tiene plena vigencia, la cual generó que un grupo de músicos chilenos, entre ellos la voz del grupo Illapu grabara una re versión de este tema para difundir su apoyo a la lucha de los chilenos.

Ayer, se realizó una Jornada cultural contra la represión y detenciones de jóvenes, se hizo en la calle, afuera de la universidad de Antofagasta, lo pudimos ver en una transmisión en vivo de LID Chile. Arte como manifestación, como expresión del descontento, la bronca y también de la emoción de vivir un despertar que quiere acabar de una vez con toda la herencia de la dictadura pinochetista.

Con ejemplos como estos podemos ver que el arte puede, de infinitas maneras, expresar la conmoción de lo político, y mucho más en tiempos de rebelión popular porque expresa la parte más sensible de la cultura. El arte, los artistas sufren los golpes junto a los pueblos sobre los que se descargan todas las crisis. Hubo increíbles montajes de fotos de bailarinas de ballet clásico en las calles, fotógrafos que inmortalizaron momentos en una imagen, las pancartas de muchos jóvenes son verdaderas obras de arte y sus consignas de las más creativas y combativas. En tiempos de revueltas, la imaginación se pone al frente. Nos recuerda alguna de las consignas del mayo francés:

“Queremos que la revolución que comienza liquide no sólo la sociedad capitalista sino también la sociedad industrial. La sociedad de consumo morirá de muerte violenta. La sociedad de la alienación desaparecerá de la historia. Estamos inventando un mundo nuevo original. ¡La imaginación al poder!”

¿A dónde vamos con todo esto? Creemos que cuando las convulsiones sociales y la revuelta cultural tienden a coincidir, “la cultura” respira una bocanada de aire fresco y deja huellas que son imborrables, como lo que venimos contando que acontece en Chile, que a su vez revive otras huellas imborrables de su pasado.

Pero ojo, porque también se puede dejar otro tipo de huellas. Porque tanto los capitalistas individuales como el Estado utilizan en beneficio propio al arte, y le dan mucha importancia en función de aumentar sus ganancias o mejorar su “imagen pública”.

En momentos como los que se viven en Chile, los sectores poderosos, las burocracias y partidos cómplices pueden intentar usar el arte y cooptar artistas para desviar, desmovilizar, desmoralizar.

Por ejemplo, hace tres días la CUT chilena convocó a un festival cultural por “el derecho de vivir en paz” con varios artistas reconocidos. Planteando consignas como “No más abusos”, "¡Nos cansamos, nos unimos!" "No estamos en guerra, estamos unidos". Un festival al que convocaron las burocracias a tono con el desvío que tiene como responsables directos al Partido Comunista y al Frente Amplio, que no quieren que caiga el gobierno de Piñera con la fuerza de la lucha de clases, la huelga general y movilización, sino que al contrario, se juegan a salvarlo dentro de los marcos del régimen y sembrando falsas expectativas en supuestas salidas favorables al pueblo, cumpliendo las reglas que impuso la dictadura.

Camila Vallejo, por ejemplo, llegó a pedir que el presidente llame a carabineros a “actuar con criterio” y “resguardar la seguridad de las personas”. Nada tan alejado de lo que expresa y exige el pueblo en las calles. El Partido Comunista le pide criterio a los represores, violadores y asesinos del pueblo trabajador. Bueno, Camila y su partido era una de las convocantes a este acto cultural, que encima se apropió, para vaciar de contenido, del nombre de la canción de Víctor Jara. Canción que habla de triunfar, con todas la letras. ¡Nada de pedir criterio a la represión!

León Trotsky en Literatura y Revolución, dice que en la sociedad clasista “toda obra de arte auténtica implica una protesta contra la realidad, protesta consciente o inconsciente, activa o pasiva, optimista o pesimista. Cada corriente artística nueva comienza con la rebelión. El poder de la sociedad burguesa se ha expresado durante largos períodos de la historia, al saber combinar la presión y la exhortación, el boicot y los halagos, para lograr disciplinar y asimilar cada movimiento artístico ’rebelde’.

Hacemos esta reflexión y diferencia, porque estamos convencidos de que el arte tiene que volver a enfrentar al capitalismo. ¿Por qué decimos volver? Porque durante el siglo XX artistas plásticos, cineastas, actores, poetas, libraron verdaderas batallas junto a los trabajadores para liberase del capitalismo y liberar en ese mismo acto la creatividad. Combatieron. Seguros de que el arte por sí mismo, no hace la revolución; pero también convencidos hasta los huesos de que como dijeron Bretón, Trotski y Rivera en el “Manifiesto por un arte revolucionario independiente”: “tenemos una idea muy elevada de la función del arte para rehusarle una influencia sobre el destino de la sociedad”.

Por todo esto creemos que artistas y trabajadores de la cultura debemos, tenemos la obligación de rescatar del pasado esos grandes momentos de inspiración donde el arte respiró libremente uniendo revuelta cultural con revolución social, para también poder sacar lecciones de los errores cometidos, para no sucumbir ante la resignación de ser los que canten mientras el barco se hunde. Un adolescente chileno, Amaru, compuso un rap que en su estribillo dice: rap para no dejar de movilizar.

Ahí está la clave, movilizar el alma, las ideas, el cuerpo, y organizarnos. La música, el teatro, la danza, la plástica, las canciones, poesías, el arte todo va a ser parte necesariamente, pero junto a quienes de verdad van a cambiar el curso de la historia: los trabajadores, las mujeres, los jóvenes organizados y en las calles.

El capitalismo no va a caer solito dando lugar a una nueva sociedad. Por eso estamos seguros de que no alcanza con un “basta de abusos”. Ya lo dice todo Chile: no son 30 pesos, son 30 años. Por eso la pelea se tiene que dar por la caída de Piñera, con la huelga general y que sobre las ruinas del régimen político heredado de la dictadura de Pinochet se convoque una asamblea constituyente que pueda discutir cómo cambiar todo. ¡Viva la lucha de los jóvenes y el pueblo chileno!







Temas relacionados

Rebelión popular en Chile   /    Arte de protesta   /    Chile   /    Revuelta   /    Jujuy   /    Cultura   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO