Internacional

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL EN CHILE

Chile: 100.000 estudiantes en las calles contra el lucro y por la gratuidad en la educación

A apenas cinco semanas de la asunción de Sebastián Piñera, los estudiantes chilenos volvieron a mostrar su fuerza en las calles de todo el país. Rechazaron un fallo judicial que habilita el lucro en la educación y protestaron contra negocio educativo, por la educación gratuita y no sexista. Fuerte cuestionamiento al ministro de Educación.

Pablo Torres

Comité de Redacción / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Viernes 20 de abril | Edición del día

Foto portada: bartolomachuca, Instagram

“Salimos a la calle nuevamente, la educación del pueblo no se vende ¡se defiende!” fue uno de los gritos históricos que se escuchó este miércoles por las calles del país. "El tiempo de las marchas ya pasó” había señalado hace un mes el recién asumido ministro de Educación, el ultra liberal Gerardo Varela, una expresión de deseos como demostró la jornada de lucha. Con batucadas y cánticos se escuchaba: “Y va a caer y va a caer la educación de Pinochet”, “Piñera, Varela afírmense la pera”.

Los estudiantes se manifestaron contra el lucro, el negocio educativo, contra el endeudamiento para poder estudiar, por la educación gratuita y no sexista. La jornada de lucha fue convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), el Colegio de Profesores y el movimiento contra el sistema previsional privado “NO+AFP”.

Más de 100.000 personas se movilizaron en Santiago y decenas de miles en las distintas regiones del país. Marcharon decenas de miles de estudiantes secundarios tras las banderas de sus escuelas, algunas de las cuales se encuentran en lucha, como el liceo Carmela Carvajal, que se encuentra en una toma votada masivamente.

También salieron a las calles los estudiantes universitarios, que paralizaron la mayoría de las universidades del país y algunas que se encuentran en lucha por demandas propias, como el endeudamiento de alguans universidades.

Se sumaron además organizaciones que apoyan la causa mapuche y la huelga de hambre (que cumple 97 días) del machi Celestino Córdova, que se encuentra preso por el Estado chileno, y organizaciones de migrantes que rechazan el decreto anti inmigración de Piñera y su primo hermano, el ministro del Interior y Seguridad Pública Andrés Chadwick Piñera.

Un fallo del Tribunal Constitucional encendió la reacción de los estudiantes. El antidemocrático y pinochetista órgano judicial decidió que algunas instituciones privadas que participan del sistema de educación superior puedan “lucrar”.

Una importante primera respuesta

Una nueva generación en liceos y universidades realizó frente al nuevo gobierno una primera demostración de fuerzas, dejando claro que el movimiento estudiantil sigue vivo, a pesar de no haber conseguido sus demandas históricas y a los diversos intentos de los gobiernos anteriores de desviar su lucha, neutralizar y derrotar su movimiento.

Movilizados en las principales ciudades del país, la jornada fue una importante primera respuesta en las calles de la juventud, que muestra en potencia que puede surgir un nuevo movimiento estudiantil que ponga la agenda de la educación en el centro, que reactive las luchas y que abra la perspectiva de unidad de jóvenes, trabajadores y mujeres para enfrentar los planes del gobierno.

El gobierno y la policía quisieron minimizar la magnitud de la movilización diciendo que solo marcharon 30.000. Sin embargo, la masividad de la protesta mostró el fracaso del intento de Piñera de neutralizar la movilización con un anuncio el lunes de que ampliaría la gratuidad al 70% de los estudiantes vulnerables en los Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales (terciarios). La medida es una trampa, pues beneficia solo a 13.000 estudiantes (8%), otorgando subsidios millonarios a instituciones privadas (controladores).

Tampoco sirvieron para desactivar esta marcha los “5 acuerdos nacionales” que presentó Piñera en su discurso de asunción, una maniobra con la cual intenta cambiar la agenda hacia la cuestión securitaria.

El gobierno respondió con represión

El gobierno respondió a las demandas estudiantiles una vez más con represión, y buscó dividir las columnas con el uso del hidrante y gases lacrimógenos. Al final de la marcha, detuvieron a decenas de estudiantes y un joven universitario resultó gravemente herido producto del atropello de la policía, con total impunidad. Como señaló un estudiante "lo pisaron y le quebraron las piernas. Tuvimos que sacarlo nosotros de entremedio de los autos, porque Carabineros quería llevárselo y no auxiliarlo".

Piñera intenta fortalecer el poder de la policía, que se encuentra en una crisis histórica por escándalos de corrupción en Carabineros, en caso de debilitarse su agenda de “acuerdos” y sea más eficaz la fuerza que el consenso.

El “diálogo” de Piñera va de la mano con represión a los que luchan, como mostró en la marcha estudiantil y en la criminalización de los luchadores mapuche. Cualquier “modernización”, “reforma” y financiamiento al aparato represivo de Carabineros será utilizado contra los trabajadores, mujeres, el pueblo mapuche y los movimientos sociales, que Piñera busca sacar de las calles.

El Frente Amplio, fuerza de la izquierda neoreformista que conquistó una enorme bancada parlamentaria en las elecciones pasadas y cuenta con un intendente en la ciudad de Valparaíso, viene participando de la “comisión de trabajo” de seguridad del gobierno, y no ha denunciado esta agenda de fortalecimiento de las fuerzas represivas.

El ministro de Educación, un flanco débil del nuevo gobierno

El fallido intento del gobierno de neutralizar la movilización en plena “luna de miel” genera preocupación en el gobierno. Gerardo Varela, el actual Ministro de Educación, es un columnista ligado a grandes empresarios y a sectores de la derecha directamente anti movimiento estudiantil.

El ministro se pronunció abiertamente contra la penalización del lucro en la educación, demanda central del movimiento estudiantil y tampoco se ha ahorrado expresiones machistas. Su figura no solo neutralizó la estrategia de Piñera, sino que encendió los ánimos en el movimiento estudiantil.

Aun que le han ordenado que se muerda la lengua, la debilidad ha quedado expuesta. El nuevo “rey” del Mineduc está desnudo, y está por verse si podrá navegar en estas aguas que se empiezan a agitar, en la cartera donde menos tiempo duran los ministros.

De debilitarse más, este “flanco” puede abrirle al gobierno una crisis que desnude la fragilidad de su actual fortaleza, más motivada por las debilidades ajenas (de enemigos y adversarios) que por las fortalezas propias.

Esta contradicción puede ser aprovechada por el movimiento estudiantil y ampliar las brechas por donde entrar junto al movimiento de mujeres y trabajadores, y abrir un camino de ascenso de luchas que debilite al gobierno y sus planes, poniéndolo a la defensiva, despertando el fantasma de las calles, la verdadera oposición al nuevo gobierno. La auto organización, la movilización independiente y unitaria en las calles, serán claves para que las nuevas generaciones hagan su experiencia de lucha y ganen fuerza y confianza.

Las trampas de las “mesas de diálogo” y la rosca parlamentaria demostraron no resolver la crisis de la educación pública, el aumento de las ganancias de los grandes grupos económicos, ni el aumento de la deuda de estudiantes y sus familias.

La estrategia de “movilización por hitos” de las direcciones del Frente Amplio o del Partido Comunista (mayorías en el Confech y Colegio de Profesores, en ambas con peso central de las organizaciones frenteamplistas), donde movilizan para luego negociar en los salones parlamentarios con la derecha y “progresismo”, solo ha llevado al desgaste y los desvíos, fortaleciendo las trampas “dialoguistas”.

Para pasar a la ofensiva y vencer hay que confiar en las propias fuerzas de los estudiantes, consiguiendo la alianza con los trabajadores, mujeres y oprimidos, sin confianza ni en los viejos partidos del régimen ni en los métodos parlamentarios, un verdadero callejón sin salida para las demandas de los últimos años.

El próximo domingo está convocada una marcha del movimiento NO+AFP, que puede ser otro punto de apoyo hacia un plan de lucha y movilización nacional. El ejemplo que están dando los estudiantes y trabajadores en Francia enfrentando las contrarreformas del derechista Manuel Macron, amigo de Macri y Piñera, a 50 años de la gesta del Mayo Francés, puede ser una gran inspiración para esta batalla.








Temas relacionados

Chile   /    CONES   /    ACES   /    Sebastián Piñera   /    Colegio de Profesores de Chile   /    Estudiantes   /    CONFECH   /    Frente Amplio   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO