Cultura

MÚSICA // ROCK

Charly García: un merecido homenaje con el libro No bombardeen Barrio Norte

En el día del cumpleaños 65 de Charly, entrevistamos a Martín Zariello, autor del libro biográfico que se centra en la primera etapa solista del músico y en el disco “Yendo de la cama al living”.

Andrés Ruiz

Columnista de Rock (programa “Segurola y Habana” – Futurock)

Domingo 23 de octubre de 2016 | 11:58

¿Cómo surgió la idea de escribir un libro sobre Charly García y por qué Yendo de la cama al living fue el disco elegido?

Yo ya tenía la idea de antes pero no sabía cómo abordarlo. Empecé a escribir pero al no tener un eje que me marque la cancha lo dejé inconcluso. Justo ahí Roque Di Pietro, editor del libro, me propuso escribir un disco sobre Charly para una nueva serie de la editorial La edad de oro/Perro Andaluz, dentro de la colección Vademécum, que parte de la idea de que un autor escriba sobre un disco en particular. Elegí Yendo de la cama al living por varias razones. En principio porque con respecto a Clics Modernos y Piano Bar, los otros dos discos de su trilogía inicial, Yendo es el que quedó más rezagado. Después porque es una etapa de transición (Charly no sólo deja atrás a Serú Girán sino a su etapa como líder de bandas) en el que la música de García remite tanto al pasado como a lo que vendrá. Eso me servía para que, aunque el libro gire en torno a Yendo/Pubis, tenga la oportunidad de hacer un recorrido por toda la carrera de Charly. Desde otro punto de vista porque es uno de mis discos favoritos.

Por tu edad retrataste una época de Charly que no viviste, aunque da la impresión que sí estuviste ahí cuando sucedieron los acontecimientos que narrás en "No Bombardeen Barrio Norte"...

Esa impresión puede deberse a que en el libro expreso mis opiniones de fan (llegando a decir cosas con las que probablemente no todos estén de acuerdo) pero en todo momento intenté que hubiera un contrapeso con la parte bibliográfica: notas, libros, videos de Youtube, discos piratas (que por otro lado es el material que atesora todo fan de Charly). Mi idea (y creo que la del editor también) fue ejercitar la subjetividad dentro de un marco de contención de tipo periodístico.

Una de las virtudes del libro es contar canción por canción en orden, de hecho escuché el disco a medida que lo leía. ¿Considerás Yendo de la cama al living como parte de una trilogía junto a Clics modernos y Piano bar o es el fin de una etapa?

Creo que podría ser las dos cosas a la vez, algo que no sería raro si tenemos en cuenta que Charly siempre manejó un nivel de ambigüedad bastante importante. Sin dudas inicia la trilogía pero también cierra la etapa del Charly setentista.

El libro refleja un costado de gran admiración hacia García de tu parte. Como que no pudiste o no quisiste despegarte de tu apreciación casi fanática hacia él. ¿Es lo que provoca Charly? ¿No se puede tener un término medio hacia la apreciación de su arte?

En mi caso fue una decisión. Me pareció que escribiendo con el tono de un fan el libro iba a tener más fuerza que si lo hacía desde una posición equidistante. Por otro lado no me costó mucho recrear ese tono porque soy muy fan de Charly. De alguna manera en el libro intento combinarla cercanía afectiva del fan con la distancia de alguien que no es del palo, que escribe sobre músicos y periodistas que no conoce, casi como si estuvieran en un terreno mítico o de ficción.

Estamos a 20 años del gran quiebre en la historia de García, a 20 años del polémico disco Say no more. ¿Qué sentís hoy al escucharlo? ¿Es un disco bisagra? Mi opinión es que es un disco exagerado en cuanto a lo que generó, no lo considero que haya sido para tanto en cuanto a la locura musical que hay en ese disco...

Opino un poco como vos. Yo veo a Say No More como el reflejo en García del auge del under y lo alternativo en los 90. Escuchándolo ahora uno encuentra temas como “Cuchillos”, “Say no more”, “Alguien en el mundo piensa en mí” o “Canciones de jirafas” que, excepto por la manera en que fueron grabados y cierta irresolución para el formato pop, podrían haber sido parte de otros discos más “normales” de Charly. La hija de la lágrima, a la distancia, parece un disco más rupturista. Creo que el quiebre asociado a Say No More tiene que ver con las partes más experimentales del disco pero también con situaciones relacionadas con la vida pública de Charly (me refiero a los años 96/97: presentación accidentada del disco, “Droga sin sol”, polémica por su participación en el Cosquín, etc).

¿Por qué la sociedad argentina necesita polemizar permanentemente sobre gente que se destaca? ¿Es su frustración? ¿La envidia? ¿Por qué Charly García siempre fue cuestionado? ¿Sentís que está pagando el precio como canalizador de la locura argentina?

Habría que ver si eso sólo sucede en la Argentina. Escribiendo el libro me di cuenta que Charly siempre resultó una figura controvertida para la opinión pública, ya no de la sociedad, sino del rock. Se lo acusó de vendido, de cirquero, de blando, de comercial. Es decir, incluso dentro del rock Charly fue un freak. En ese sentido creo que siempre pagó el precio de ser el exponente más reconocido de todo un movimiento.

Me pareció que escribiendo con el tono de un fan el libro iba a tener más fuerza que si lo hacía desde una posición equidistante.

¿Cuál fue tu primer concierto o primer contacto con él? Imagino que fue a fines de la década del ’90 por tu edad. Una etapa muy cuestionada. ¿Qué te parece esa época junto a la banda que lo acompañaba? ¿Por qué Charly quiso casi tener un espíritu amateur en cuanto a los recitales? ¿Se había hartado de sí mismo?

La primera vez que lo fui a ver fue en enero de 2002 en el Teatro Roxy de Mar del Plata. Ahí ya estaba tocando temas nuevos (que iban a formar parte de Influencia) y cosas de la vuelta de Sui Generis. Ahora que lo pienso debe haber sido una de los últimos conciertos de la banda antes que entraran los chilenos. Creo que esa banda anterior a la de los chilenos (como vos decís, algo amateur, desprolija, chiquita con respecto a la grandilocuencia de otras) representaba la esencia del Charly de esa época y también obedecía a una necesidad personal (y tal vez del mundo del rock que ya ubicaba a otros grupos y solistas en una posición de mayor predominio comercial) de alejarse un poco del centro de la escena.

¿Qué opinás del Charly García de hoy? ¿Qué sentimiento te despierta?

Su último recital propio fue en el Cosquín Rock 2014 y después sucedieron algunos hechos imprevistos y bastante traumáticos (me refiero, en primer término, a la muerte del Negro García López y también a su operación de cadera) que desembocaron en una etapa de transición que me genera tanta incertidumbre como expectativas. A partir de ahora pueden pasar muchas cosas: la edición del disco que viene grabando, volver a tocar en vivo o seguir con su faceta de artista de culto, apareciendo de vez en cuando como público en recitales masivos o acompañando a algunos de sus amigos como estrella invitada (Juanse, Lebón, Fito, etc).

¿Cómo siguen tus proyectos en cuanto a lo literario? Has escrito cuentos y tenés un blog que es muy concurrido. ¿Habrá otro libro sobre otro disco de Charly?

Yo sigo escribiendo siempre en mi blog (ilcorvino.blogspot.com) y ahora también lo hago para La Agenda. Ahora mismo estoy trabajando en un cuento para una antología y tengo otros que voy puliendo. Me gustaría escribir otro libro sobre otro disco de Charly pero probablemente no tendría el mismo formato que éste.

Cuando salga publicado este reportaje será el cumpleaños 65 del bicolor. Hagamos de cuenta que Charly va a leer esta nota. ¿Qué querrías decirle por este medio?

No voy a ser muy original: le diría gracias y que sepa que el recorrido por su obra es uno de los mayores placeres que puede deparar la cultura argentina de los últimos cincuenta años.

*********

Clásico instantáneo desde su aparición en octubre de 1982, Yendo de la cama al living es uno de esos discos que, sin dejar de ser autorreferenciales, atraviesan toda la cultura de un país.

Obsesivo, ilustrado, subjetivo, virtuoso en el arte de la digresión, fan y aliado, Martín Zariello escucha, observa, analiza y reconstruye a Yendo de la cama al living desde múltiples ángulos. La antena referencial de García es tan grande que su obra convive y dialoga con naturalidad con Erik Satie, Bob Dylan, Chopin, Spinetta, Borges, Manuel Puig, Mercedes Sosa, la guerra de Malvinas, los Beatles, Pete Townshend, The Clash, el tango, el rap, el trip-hop antes de su existencia, Phil Collins, Frank Zappa, Fowgill, Milton Nascimento, Carl Gustav Jung, el hijo de Horacio Salgán y la máquina de ritmos Roland TR 808.

¿Qué clase de sensibilidad posee ese extraordinario artista conocido como Charly García para lograr semejante impacto a través de la banda de sonido de una película y un longplay pop-rock de ocho canciones?

***

Martín Zariello nació el 30 de octubre de 1984 en Mar del Plata. Publicó dos libros de ensayos (Sobre el rock y En realidad quería hablar de otra cosa) y dos de cuentos (La luna y la muralla china y Cuatro). Mantiene el blog www.ilcorvino.blogspot.com

* Playlist seleccionado por La Izquierda Diario para disfrutar la obra de Charly en su cumpleaños 65






Temas relacionados

Martín Zariello   /    No bombardeen Barrio Norte   /    Libro   /    Charly García   /    Rock nacional   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO