Sociedad

ALTERNATIVAS AL AGROMODELO

Chaco: economía agrícola qom es rescatada utilizando métodos biodinámicos de cultivo

Hace quince años que no producían, pero ahora ocho familias aceptaron incursionar en los métodos alternativos de la agricultura biodinámica. La iniciativa es acompañada por el INTA.

Jueves 6 de julio | 14:28

La comunidad qom de la colonia Campo Medina y Pampa Chica, Departamento Gral. San Martín, fue una reconocida sociedad algodonera inmersa en el Chaco. Sin embargo, en 2016, Antonio Heinze, veterinario y representante de la agricultura biodinámica del Chaco, encontró a una sociedad que cumplía ya quince años sin sembrar: “Las plagas y la sequía siempre terminaban perjudicando sus plantas, y en el caso de poder cosechar, la ganancia posible era tan baja que no valía la pena el enorme sacrificio que les representa a causa de las condiciones de la tierra”.

Las semillas transgénicas usadas por las empresas algodoneras de alrededores terminaron de extinguir las especies de algodón nativas, y los aviones fumigadores enfermaron a los suelos y a su gente. Las leyes no los ampararon hasta que las fumigaciones mataron a un niño qom. Hoy, las avionetas ya no pueden fumigar en su área, pero el daño ya está hecho: no dejaron más que polvo, y animales moribundos.

Heinze llegó a esta comunidad con la propuesta del método de cultivo biodinámico que les permitiría recuperar la fertilidad, combatir las plagas y volver a sembrar el algodón. Después de días de reuniones y discusiones, finalmente cinco familias aceptaron, de las cuales sólo dos cumplieron, con una hectárea cada una.

Heinze les enseñó a aplicar los preparados biodinámicos 500 y 501 sobre esas dos hectáreas pioneras, y emprendió un largo camino para buscar semillas orgánicas y nativas de algodón, recorriendo bancos de semillas y otras comunidades algodoneras del país. Se fue dejándoles la tarea de aplicar los preparados al otro campo, pero ellos, quizá por falta de crédito, nunca aplicaron los preparados a la segunda hectárea.

Heinze consiguió información de que el INTA del Chaco sembraba y guardaba semillas del algodón nativo hace más de veinte años, y al acudir a ellos le entregaron la suficiente cantidad de semillas, aunque desentendiéndose, en ese momento, de cualquier resultado.

Heinze volvió y encontró a una comunidad preocupada y llena de dudas, porque hace meses que no llovía. Juntos sembraron las dos hectáreas de polvo, esperanzados porque este proyecto pudiera devolverles su actividad y función ancestral.

Cuando vino la lluvia, no paró durante días, y la preocupación de los qom crecía más y más. Al volver Heinze, unos meses después, se encontró con las dos hectáreas cubiertas de algodón. Acudieron los representantes del INTA y declararon estar viendo el mejor algodón en los últimos veinte años.

Pero no todo salió bien en primera instancia; el terreno que no había recibido los preparados, tenía a todas sus plantas enfermas. Heinze utilizó un método biodinámico para afrontar las plagas, solucionando definitivamente el problema, sorprendiendo de nuevo a los expertos del INTA pero sobre todo a los nativos. En la hectárea donde todo debía haberse perdido, la plaga retrocedió y se recuperó la productividad que había mermado en las plantas enfermas.

Los nativos ya convencidos de que este método venía a salvar su fuente de trabajo y paz, hicieron nuevas reuniones y ocho familias se ofrecieron voluntarias para comenzar el próximo emprendimiento. Para este nuevo proyecto Heinze les propuso emprender un sistema de huertas biodinámicas para alimentarse, además de continuar con la producción de algodón. Otorgándoles, una solución a su hambre, devolviéndole su función originaria y terminando con una crisis como sociedad marginada y olvidada por el país.

A causa de los resultados de la comunidad, la empresa que fumiga y trabaja con transgénicos en miles de hectáreas alrededor, ha comenzado a buscar a Heinze para que los guíe y oriente, y así emprender el método biodinámico de cultivo y abandonar un sistema de fertilización y control de plagas que no sólo demuestra ser ineficiente, sino que también caro, condicionante, perjudicial y, sobre todo, mortal.






Temas relacionados

Agricultura   /    Qom   /    Ecología y Medioambiente   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO